Parte 2 – Ernesto Tenembaum, Periodista.

ERNESTO TENEMBAUM, PERIODISTA. (PARTE 2)

Date: Wed, 21 Feb 2007 17:46:20 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: guilllermoalfieri@gmail.com
Subject: agarrala que ahí va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Aqui te envío uno de esos típicos textos que dejan un tendal de enemigos solamente porque uno no se le ocurre nada mejor que escribir. Suerte en la vida.

Chapita:
Poder

Título:
Botox

Bajada:
¿A usted le aburren los muchachos de Gran Hermano? No se ensañe, que hay algo peor. Ya empezó la campaña electoral. En fin.

Por Ernesto Tenembaum
   La pregunta es casi existencial: ¿no se aburren nunca?.
   Porque es, realmente, algo tan repetitivo.
   Y dedican su vida a esas cosas.
   Por si usted no se ha dado cuenta, este es un año electoral.
   Y los políticos, que al fin y al cabo son seres humanos: se excitan en estos tiempos.
   Hay algo que los trastorna, los conmueve, los saca de las casillas, les hace perder la perspectiva.
   Y entonces empiezan a hacer cada cosa.
   Daniel Filmus y Jorge Telerman ya largaron. Si se mira bien, son dos personajes más o menos parecidos. El que no estuvo con Menem estuvo con Grosso. Los dos participaron en el primer gabinete de Anibal Ibarra. Ambos se reivindican kirchneristas. Son moderados, bastante cuidadosos, para bien o para mal: conocen desde chicos las reglas para estar siempre cerca del fogón. Es difícil entender qué es lo que los separa, cuando se lo mira desde la perspectiva de una persona común. Uno parece más disciplinado. El otro más colorido. En el fondo, fondo, quizá tengan una idea sutilmente distinta sobre como organizar el país. Pero eso en el fondo, fondo, fondo. 
   Si se lo consulta a Telerman por qué hay dos candidatos, dirá: “Preguntenle a ellos”.
   Filmus, en cambio, explicará que hay diferencias de proyectos políticos, que él es el kirchnerista verdadero y que de lo que se trata es de renovar la política, bla, bla bla.
   Pero lo cierto es que en el armado de uno y otro, en términos de trayectoria, no hay demasiadas diferencias. No tiene sentido particularizar, para no ofender gratuitamente, pero, lo cierto, es que tanto con uno como con otro, hay cada nene.
    Busque, rasque, escuche: se diferencian en que uno es pelado y otro es barbudo.
    Poco más. 
   La razón de la pelea es que un sector de la Casa Rosada y Telerman nunca se llevaron bien. Y, bueno. Así las cosas, no pueden hablar como gente grande, deponer diferencias menores, posponer alguna ambición, compartir espacios de poder.
   No.
   Es, simplemente, una guerra a muerte porque se llevan mal.
   Así de menor.
   Y una vez que comienzan las hostilidades, todo se pone realmente ejemplar.
   La gente de Alberto Fernandez, el impulsor de Filmus, denuncia ante la justicia a Telerman por la usurpación del título de licenciado.
   De repente, les agarró por el lado de la indignación republicana.
   Y una legisladora, que fue empleada, socia y aliada de Macri, pero ahora es kirchnerista de la primera hora, va a tribunales a intentar de que, por una vez, se haga justicia.
   La gente de Telerman denuncia a dirigentes del kirchnerismo por haber incendiado casillas de una villa.
   Y una ministra, muy indignada, concurre a otra sede judicial a presentar las pruebas.
   Es decir, que luego de años de tenerlo en el redil, a Fernandez, Ibarra, Filmus y compañía, les empezó a molestar que Telerman se llamara a si mismo licenciado cuando no lo era.
   Y que Telerman convivió durante años con personajes capaces de realizar las más abyectas canalladas, entre ellas, incendiar viviendas de una villa para desestabilizar a un Gobierno.
   Todos durmieron con el enemigo.
   Unos con un usurpador.
   Otros con pirómanos peligrosos.
   Los equipos de campaña, además, ya están divertidísimos distribuyendo encuestas, que los diarios –ay!—publican como si tuvieran alguna credibilidad. Y llamando a los medios –desde el jefe de Gabinete para abajo, dedicados a eso—cuando difunden una que los perjudica.
   Todo, además, como si a alguien le importara demasiado que Filmus subió de 8 a 10 y medio o que Telerman se mantiene en sus trece.
   Seguro que de lejos se intuye, pero es increíble lo que se ve hacer a gente inteligente cuando uno está un poco más cerca.
   Esta semana, ocurrió un hecho realmente curioso. El Presidente debía compartir con Telerman un acto protocolar. Como su preferido es Filmus, lo incluyó en la reunión –aunque no tenía nada que ver– y lo sentó a su derecha. Filmus fue. Y luego, operadores de la Casa Rosada, explicaban a periodistas que la derecha es el lugar más importante, y que con ese gesto el Presidente quiso mostrar quien era el preferido.
   Otra vez: como si a alguien le importara.
   Miguel Bonasso esta semana explicaba que no podría apoyar a Telerman porque fue funcionario de Menem y Duhalde, mientras Luis D Elía explicaba que él sí podíoa apoyar a Daniel Scioli, que fue un niño mimado por Menem y Duhalde.
   Es gente inteligente atrapada por una lógica, digamos, no muy edificante.
   Las acusaciones por usurpación de títulos, y por piromanía intencional, son apenas las primeras. Los muchachos se conocen demasiado. Deben tener mucho para decir los unos de los otros. Apenas se están mostrando las uñas, enseñando las dentaduras.
   En una campaña puede pasar de todo.
   Un buen ministro se puede transformar en  un candidato forzado.
   Un candidato que nunca vivió en la provincia de Buenos Aires puede ser eyectado hacia un lugar complejísimo que nunca conoció.
   Un radical aliado puede inventar la existencia de una cuenta secreta de un opositor al Gobierno justo en el momento oportuno.
   Un piquetero que se reivindica revolucionario puede apoyar a un vicepresidente que es cualquier cosa menos revolucionario.
    Puede pasar que el jefe de policía deba recibir a un candidato oficialista para que parezca que este está comprometido con la seguridad de la gente o que el PAMI le abra las puertas para que parezca que está involucrado en el problema de la jubilación.
   O que se acuse de mafioso al hombre que depositó al acusador en el poder, se armen causas judiciales que luego desaparecen misteriosamente del escenario.
   Personas que se llenan la boca con la lucha contra la corrupción, de repente, en campaña electoral, no tienen problemas en fotografiarse con maleantes que, supuestamente, acercan votos: sindicalistas procesados, punteros, patoteros, etc., se hacen su fiesta. Muchos de ellos llevan gente a los actos, o proveen remisses, o simplemente aportan calor popular.
   Cuando no –como ocurrió esta semana en La Rioja—un candidato, el embajador Jorge Yoma, acusa a su ex aliado, el gobernador Angel Maza, de estar perturbado estetica y mentalmente por el abuso en la aplicación de botox.
   En otras épocas, los políticos peleaban –o parecía que peleaban—por ideas.
   Ahora que las ideologías, algo pasó con ellas, es curioso ver la frenética danza que comienza con cada campaña electoral.
   Se ponen nerviosos, paranoicos, excitados.
   Exhiben como genialidades actos pueriles.
   Se preocupan ante cada imprevisto.
   Organizan comidas tediosas donde se pronuncias discursos incomporesnibles, entre otras razones, porque nadie los escucha.
   Y nada de eso tiene la menor importancia, salvo que deberían estar todos dedicados a otra cosa.
   Botox.
   ¿No estarán usando todos demasiado botox?
   De otro modo, no se explica tanta pasión por el aburrimiento.
   Y esto recién empieza.
   Ni los muchachos de Gran Hermano han logrado tanto.   

Date: Wed, 17 Jan 2007 16:10:36 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: operadora@costao.com.br
Subject: Reserva
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Hola, mi nombre es Ernesto Tenembaum. En elk dìa de hoy he enviado un faz confirmando mi reserva para una semana de estaria a partir del 4 de febrero. Por teléfono me confirmaron que la documentaciòn habìa llegado. Y quedaron en fconfirmarme la reserfva definitiva por este medio. Por eso es que escribo.
Espero la respuesta.
Gracias

Date: Wed, 17 Jan 2007 16:07:53 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: va la nota
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Poder
Otra lectura sobre la ofensiva judicial contra Isabel Perón

Título:
Muchachos peronistas
Eran los de antes

Volanta:
Isabel no tiene quien la defienda. Peor aun: Juan Domingo Perón, tampoco. ¿Dónde están los muchachos peronistas? Ni mú, dicen. “El malevaje extrañao, los mira sin comprender”. Los duros que, al fin de cuentas, son dóciles, mansitos y obedientes.

Por Ernesto Tenembaum
   Parece mentira.
   Si se los mira de cerca, dan una impresión.
   Uno se tomaría toda la sopa de un trago con tal de no cruzárselos.
   Es gente dura, con el rostro marcado, y cicatrices de todo tipo en el pasado.
   Hugo Curto, por poner un ejemplo. O José Manuel de la Sota. O Manuel Quindimil. O Gerardo Martinez. O José María Díaz Bancalari.
   Sin embargo, esto es la Argentina. No hay que fiarse de las apariencias.
   Los machos, en cualquier momento, se vuelven dóciles, mansos y obedientes.
   Dejan de discutir y hacen la venia.
   No es que les pase todo el tiempo.
   Pero, la verdad, ya no se puede creer en nadie.
   O, como dice Discepolo, y sin ánimo de ofender: “El malevaje extrañao, me mira sin comprender…”.

   La sociedad argentina ha comenzado en estos días un debate casi histórico sobre la figura de Juan Domingo Perón. Todavía no explotó como, seguramente, lo va a hacer.  Lo que se discute, palabras más, palabras menos, es si Perón era un líder popular o era un asesino. Por supuesto, hay de las más variadas opiniones sobre si era lo uno, lo otro, o las dos cosas en distintos porcentajes. Pero el dato, hasta ahora no demasiado evidente, es que se empezó a discutir a Perón en esos términos. ¿Era un asesino? ¿Fue él quien inició el terrorismo de Estado? Es demasiado ingenuo pensar que María Estela Martinez era una dirigente con autonomìa.
   Los disparadores de este debate fueron dos jueces, uno de Mendoza y otro de la Capital. Con curiosa sincronización de sus relojes, ambos pidieron la captura de la ex presidente María Estela Martinez de Perón.
   Es decir, que la viuda del general Perón fuera presa.
   Y ningún peronista dijo ni una palabra. Ni Antonio Cafiero, que es la voz de las entrañas del movimiento.
   Los dos jueces quieren a la señora de Perón entre rejas por motivos distintos aunque vinculados entre sí. El mendocino sostiene que la desaparición de dos jóvenes, en su provincia, en 1975 alcanza como razón para apresar a la señora, ya que ella firmó los decretos que facultaban a las Fuerzas Armadas a “aniquilar” a la “subversión”. La verdad es que la decisión de   XXX   XXXX, es cuestionable, a tal punto que Julio Cesar Strassera, la calificó como un “mamarracho”. El razonamiento de Strassera es casi aristotélico. La idea de que aquel decreto daba luz verde para hacer cualquier cosa fue esgrimida, hace màs de veinte años, por la defensa de Videla & Cia, para justificar que toda la represión ilegal, en realidad, fue autorizada por un gobierno constitucional. Si un juez de la democracia, establece una relación causa-efecto entre el decreto y la desaparición de dos personas, en realidad, refrenda la versión de la historia que beneficia a los dictadores, y que ya fue desestimada por la Justicia en aquel juicio histórico.
   Strassera es un jurista radical y se atreve a defender a Isabel.
   Los muchachos, en cambio, mutis por el foro.
   El silencio es salud.
   Hay otras razones por las cuales el primer pedido de captura a Isabel es frágil. Cualquier principiante en el estudio del derecho penal explicaría lo problemático que es establecer la responsabilidad en un crimen de alguien que no lo cometió fìsicamente. Mucho más, cuando el autor mediato y el directo ni se conocían ¿Cuántos de los crímenes de la dictadura son atribuibles personalmente a Videla? ¿Cuáles? ¿Por qué? Ese fue uno de los principales debates de la cámara que juzgó a los ex comandantes. Analizaron cientos de hechos. Descartaron algunos, Atribuyeron otros. Y, finalmente, en base a la cantidad, la magnitud, la repercusión, la cantidad de subordinados involucrados, los testimonios, aquellos jueces establecieron la existencia de un plan criminal y condenaron a cinco de los nueve integrantes de las primeras juntas militares. En este caso, el pedido de captura de Isabel se apoya en dos casos aislados, que resuelve un juez, así, de un plumazo.
   Hay argumentos para defender a la viuda del general.
   Pero los muchachos, ¿dónde están los muchachos?
   “El gran argentino”, “para un peronista no hay nada a mejor que otro peronista”, “que grande sos”, “un grito de corazón”, “una cosa que empieza con pé”, ¿para que todo termine así?

   El segundo pedido de captura fue emitido por Norberto Oyarbide, un juez porteño, que llegó a su lugar en el mundo gracias a Carlos Menem, casi sin antecedentes, salvo algunos cursos que le había dado a la Policía Federal. Oyarbide cree que Isabel debe estar presa por su participación en los crímenes de la Asociación Anticomunista Argentina, la temible triple A, una organización paraestatal que asesinó a cerca de mil disidentes durante la década del setenta, antes de la llegada de los militares al poder. Esa organización era liderada por el entonces ministro de Bienestar Social, José López Rega, la mano derecha de Isabel.
   Esta causa es mucho más complicada que la anterior por una serie de causas que conviene enumerar:
•        Si los asesinatos de la triple A no prescriben, como cualquier delito penal, a los veinte años, es porque son considerados parte del terrorismo de Estado. Esto es, que la represión estatal no comenzó durante el gobierno militar sino durante el peronista.
•        SI bien es cierto que la mayor parte de los asesinatos se produjeron luego de la muerte de Juan Domingo Perón, está claro que a éste le cabe una responsabilidad central en aquellos hechos. Para empezar, Isabel llegó donde llegó porque era la mujer del general. Solita mi alma, no llegaba ni a Buenos Aires. Para seguir, José López Rega no fue designado por la señora sino por el propio Perón. Y para terminar, los primeros asesinatos de la triple A se produjeron antes de la muerte del líder. El sociólogo kirchnerista Artemio López recuerda en su pagina web esta semana que el homicidio del cura Mujica ocurrió con Perón en el poder.
•        En otras palabras, si Perón viviera, Oyarbide quizá hubiera pedido su cáptura.
   Por supuesto, que las conclusiones de Oyarbide no son necesariamente inevitables. Para ponerlo en perspectiva y salvando las obvias distancias: ¿Felipe Gonzalez debe o no ir preso por los crímenes del GAL? Sería un debate razonable pero habría múltiples consideraciones históricas, políticas y jurídicas que sostendrían una u otra posición.
   Aquí, el silencio.
   Nadie se atreve a decir nada.
   Los muchachos, chito.
   Silban bajito.

   Una lectura rápida concluiría que la dirigencia peronista, de dura, no tiene nada. Ante ciertas tentaciones –una obra pública, un cargo en un ministerio, un subsidio—o ciertas amenazas –una obra pùblica menos, el congelamiento polìtico, la demora en un pago—entregan cualquier cosa.
   Las empresas del Estado.
   A Carlos Menem.
   A Eduardo Duhalde.
   A Isabelita.
   Y a Perón.
   Lo que importa es la quintita.
   Quién necesita columna vertebral, cuando la plata, el puestito, el futuro, o lo que sea, llega cuando una obedece.
   No se trata, obviamente, de que Isabel o Juan Domingo Peròn merezcan ser defendidos.
   Pero los jueces, alentados por el positivo clima favorable a los juicios por violaciones a los derechos humanos, se están metiendo con el General.
   Ni mú, dicen los muchacho peronistas.
   ¿El General?
   ¿Quién era el General?
   ¿El General Electric?
   
       
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Wed, 17 Jan 2007 09:06:47 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Detalle depósito
Ahí va el excelito
 beso

dolo

acordate que tengo el cheque para pagar American (importe?)

Content-Type: application/vnd.ms-excel; name=”Cheques Ernesto.xls”
X-Attachment-Id: f_ex1pla9p
Content-Disposition: attachment; filename=”Cheques Ernesto.xls”
 Cheques Ernesto2.xls

Date: Wed, 10 Jan 2007 19:40:11 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: va compañero
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Volanta:
Madonna: una película argentina

Título:
Hoy por tí

Bajada:
Hay tiros. Matones de caras curtidas. Millones que desaparecen. Polìticos poderosos que miran para otro lado. Cerveza. Frases cèlebres. Solo le falta la música. Y una buena mina. Solo eso.

Por Ernesto Tenembaum
   Si tengo un problema en la calle, te llamo, eh?
   Le dijo el tordo.
   El le guiñó un ojo, como quien dice quedese tranquilo hombre, que los favores, donde vivo yo, se pagan, hoy por ti mañana por mi, una mano lava la otra y las dos lavan la cara.
   Si tengo un problema en la calle, te llamo, eh?
   Y se separaron.
   Habían tomado unas cervezas, un rato antes, en Palermo Hollywood, distendidos, alegres, mientras uno de ellos concedìa una entrevista al diario La Naciòn.
   Es una buena escena, no?
   Happy end.
   Ya estamos tranquilos, ganamos, relajemonos, tomemos una cerveza, guiño, palmada en la espalda y frase redondita de despedida.
   Si tengo un problema en la calle, te llamo, eh?
   Primer plano de uno: sonrisa contenida mientras masca chicle. Primer plano del otro que se acomoda la corbata italiana. Toma aèrea que muestra còmo se separan. Y música acorde. Es ficìcil encontrar una que no sea un lugar común. Pero debe haber. Solo le falta la música.
    
   Hay gente con suerte en la vida.
   Quien pudiera.
    Por momentos, parece que van a perder. Están ahí al borde del abismo. Y luego, que no, que todo se recompone y terminan brindando en Palermo Hollywood.
   Uno, el tordo, es Daniel Llermanos, el juez de la muzzarela podrida, que refirió irse de la magistratura antes de que las cosas terminaran mal –la elegancia de la retirada, como quien dice—y reapareciò mágicamente como abogado del poderoso sindicato de los camioneros, justo en el momento en que los muchachos tienen pasta como para tirar manteca al techo.
   El otro, naturalmente, es Emilio “Madonna” Quiroz, el delegado camionero que apareció disparando en medio de la pelea entre bandas gremiales que rodeó el traslado del cajón de Juan Domingo Perón a San Vicente. Quiroz se entregó unos días después del episodio y fue liberado gracias a las gestiones del abogado de su sindicato. En otras palabras, Moyano puso la plata para que liberaran a Quiroz, el de los tiros. Llermanos operó. Y final feliz.
   No solo para él.
   Había otro muchachote, al lado de Quiroz, que exhibía una faca. Marcelo “Batata” Ferreira, se llama. Tenía antecedentes penales. Retumbero, el hombre. Estuvo prófugo todo el tiempo. Es difícil saber si algún policía lo buscó. Además, como están las cosas, mejor no hacerse esperanzas. Les cuesta encontrar gente últimamente. Así que nadie debería especular con que “Batata” sigue libre por complicidad del Gobierno con los camioneros. Las cosas se dan como se dan. Sospechar lo otro serìa demasiada mala voluntad.
   En fin, que luego de los destrozos de San Vicente, todos están libres, los unos, los otros, los del pata medina y los del negro moyano, los de kirchner y los de duhalde.
   No está escrito, pero el código sindical es así: los trapitos sucios los arreglamos entre nosotros. ¿Qué se tiene que meter la Justicia?
   Y si tengo un problema en la calle, te llamo, eh?

   El problema, para el país, es que quien puede lo más puede lo menos.
   Dicho de otro modo: si alguien puede andar a los tiros en medio de una multitud y quedar libre, cual es el límite?
   Todo se puede.
   Para poner un ejemplo, completamente arbitrario: quien va a detenerse a pensar si se puede robar, cuando está claro que se puede andar a los tiros?
   En los últimos meses se ha acumulado una abrumadora cantidad de denuncias sobre corrupción sindical, producidas no por el periodismo ni por la oposición sino por organismos oficiales. Esos documentos afectan a algunos de los principales aliados del Gobierno. Conviene detallarlas para percibir la magnitud de las revelaciones:
•       La primer semana del año, el fiscal Carlos Stornelli –el funcionario judicial que logró que Carlos Menem estuviera preso—pidió al juez Norberto Oyarbide que citara a declaración indagatoria a más de doscientos popes sindicales y empresarios de la salud por el desvío de 360 millones de dòlares destinados a reconvertir las obras sociales. Uno de los principales implicados es José Luis Lingieri quien, en el momento de producirse el supuesto desfalco, era el superintendente de servicios de salud, el que debía controlar el destino de la plata. Curiosamente, uno de los empresarios que recibió parte del dinero es socio de la familia Lingieri en distintos emprendimientos comerciales. Lingieri, pèse a su pasado ultramenemista, es hoy el hombre fuerte de la empresa de aguas.
•       Stornelli pertenece al Poder Judicial. En agosto del año pasado, la Sindicatura General de la Nación –un organismo del Poder Ejecutivo— concluyó que entre 1999 y 2005 las obras sociales de los principales sindicatos del país no rindieron gastos por unos 330 millones de pesos. Los principales implicados son dirigentes conocidìsimos como Armando Cavalieri, Gerardo Martinez, Luis Barrionuevo, Andrés Rodríguez, Juan José Zanola, entre otros.
•       Ademàs del Ejecutivo y el Judicial, el otro poder que falta, el legislativo, llegó exactamente a la misma conclusión. En junio del año pasado, la Auditoría General de la Nación, que depende del Congreso, objetó la falta de control en el otorgamiento de subsidios por 1600 millones de dòlares a empresas y sindicatos vinculados con el transporte. Entre ellos, figuraba un adelanto nunca rendido de 17 millones de pesos para el sindicato de Moyano.
   Si lo que abunda no daña, corresponde consignar que, en el medio de todas estas denuncias de organismos oficiales, el periodismo pudo consignar la compra de una estancia carísima por parte de los principales dirigentes del gremio de colectiveros, el principal aliado de Hugo Moyano, en la conformación del bloque sindical hiperoficialista.
   En general, se trata siempre de lo mismo. Dirigentes sindicales que nadan en dinero. Plata de las obras sociales –es decir, originalmente dirigida a cuidar la salud de los trabajadores—que desaparece. Organismos oficiales de los más diversos que denuncian el desfalco. Y todo, que sigue como si tal cosa. Los apañaba Menem, repartía dinero De la Rua para aprobar leyes antilaborales, les concede negocios Nestor Kirchner.
   Casi, casi, como ocurre con los caciques locales en el conurbano.
   Y si tengo algún problema en la calle, te llamo, eh?

   Cualquier sociòlogo de barrio llamaría casta a algunos de estos sectores. Grupos de privilegiados con los cuales nadie se mete. O es mejor no meterse. Ni la Justicia, ni los tribunales de cuenta, ni los presidentes.
   Mejor dejar las cosas como están.
   Cuestan.
   Cientos de millones.
   Algún muerto cada tanto –como    Pablo Donato Molina   , el delegado de la UOCRA que fue acuchillado durante una disputa interna en el sindicato de Quilmas.
    Sobreprecios por todos lados.
    Y cierta sensación extendida de mugre e impunidad.
    No es mucho.
    Un país, si la soja está cara, puede seguir viviendo con Madonna Quiroz libre.
   ¿O no?
   Además, él, sus jefes, el tute muhamad, y tantas otros, ya deben estar movilizando gente para la campaña que está por empezar.
   Como quien dice.
   Si tengo un problema en la calle, te llamo, eh?
   Hay que buscar alguna música.
   Hay matones con la cara curtida, ex jueces con corbata italiana, millones que desaparecen, cerveza en Palermo Hollywood, tiros al aire, momentos de tensión, intriga política yu final feliz.
   Hay que buscar alguna música.
   Ah.
   Y una mujer de esas que rajan la tierra.
    En Hollywood lo saben.
    No hay buen guiòn sin historia de amor o, al menos, sexo.
    Falta una mujer de armas llevar.

  

  

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Thu, 4 Jan 2007 21:24:32 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: IVA Diciembre
beso

 iva ventas 2006(1)(1)1.xls

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Thu, 4 Jan 2007 06:48:30 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 3/1
Ahí va archivo

beso
dolo
 Cheques Ernesto1.xls
Date: Wed, 3 Jan 2007 17:32:19 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: guidovaleri@gmail.com
Subject: dni
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Guido: el nombre de mi hijo es Juan Tenembaum. Su nùmero de documento es 41646258. Venciò el 3 de noviembre de 2006. Nos vamos el 20 de enero. Lo mejor serìa que, para nuestra trsanquilidad, se hiciera el trámite mañana. Si no es posible, el lunes o el marte. Gracias Guido. Un abrazo.
Date: Wed, 3 Jan 2007 16:33:56 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: 1ra version
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
No la mandes que tengo una entrevista importante a las 18.30 sobre el tema. a la salida te aviso si hay cambios o no. pèro esto es lo que hay hasta ahora.

Chapita:
Poder

Volanta:
Verdades y mentiras del caso Gerez

Tìtulo:
La punta del ovillo

Bajada:
Más allá de todas las discusiones y debates polìticos, lo cierto es que, en los ùltimos tres meses, hubo cuatro secuestros y ninguno fue esclarecido. El nuevo desafío para la democracia.

Por Ernesto Tenembaum
   Los políticos argentinos son eso. Apenas políticos argentinos. Siempre y en todo momento. Es difícil pedirles que no sean lo que son. Alguna vez, quizá, las cosas sean diferentes. Mientras tanto, es lo que hay. Así es la vida. Los debates posteriores a la aparición de Luis Gerez son un reflejo de esa incapacidad para dejar de ser quienes son. El Gobierno se apresura a exhibir todo como un logro del Presidente y a tratar de controlar la información que llega a la prensa. La oposición se atreve a sugerir que fue un autosecuestro. Otros pretenden investigar a la víctima. Otros siguen disfrutando de sus vacaciones. Y, en el medio, pareciera que se pierde que algo importante está ocurriendo en el país.    
   Un primer grupo de políticos – a los que se suman algunos medios conservadores—intenta instalar la idea de que el secuestro de Luis Gerez fue una maniobra del Gobierno para demostrar una eficiencia que no existió en el caso de Jorge Julio López. Carlos Menem y Luis Patti son los voceros más claros de esa posición. “Quizá fue la gente del Gobierno”, dijo Patti. “Es un cuento”, agregó Menem. La verdad es que no hay ningún motivo, ningún dato, que permita deducir que haya existido esa operación y que Nestor Kirchner, por ende, se haya vuelto completamente loco. Las afimaciones de Patti y de Menem –mientras no aporten ningún elemento concreto— son reveladoras de la naturaleza de quien las emite. Patti y Menem son dos miserables. Lo han sido en toda su vida. No sorprende que intenten ganar espacio o defenderse apelando a cualquier argumento.
   Luego, está el Gobierno, cuya actuación luego de la aparición con vida de Gerez es francamente llamativa. Es curioso que Nestor Kirchner haya pronunciado su discurso solo media hora antes de la aparición del secuestrado y que no haya exigido su liberación, como si ya hubiera sabido que el hombre estaba ubicado. Eso se hace mucho más curioso cuando, al aparecer Jerez, Felipe Solá y León Arslanian se apuraron a interpretar que los secuestradores tomaron la decisión de liberarlo luego de escuchar ese discurso. Como si todo estuviera pensado para transformar un hecho fortuito en una victoria: la palabra presidencial tiene un poder màgico, liberador. Luego, Gerez y su entorno actuaron como militantes políticos, tomando decisiones tácticas extrañas, como  lo fue ofrecer una conferencia de prensa sin repreguntas, como si hubiera algo que no convenía decir. Es tan tipicamente kirchnerista todo: se produce un hecho y toda la Casa Rosada se pone a pensar en cómo exhibirlo para obtener rédito político. Se calculan tiempos, modos, montajes. Alberto Fernandez, por ejemplo, opinó que no tiene pruebas para acusar a Patti, pero que, como en todos los libros policiales, hay que preguntarse quien se beneficia con el crimen.
   Es decir, Patti acusa al Gobierno sin pruebas.
   Y el Gobierno acusa a Patti sin pruebas.
   Y siguen los éxitos.
   Mientras tanto, se produce un novedoso intento de investigar a la víctima. Los medios tradicionales se preguntan por qué Gerez no exhibe las marcas de sus presuntas torturas. ¿Fue torturado mucho, poquito o nada? Además, Patti sugiere que Jerez se cuida de sus malas compañías, en alusión a una vieja causa por extorsión de uno de sus aliados políticos. O sea que, el problema de Gerez no es que fue secuestrado, sino que anda con malas compañías y miente.
   Notable.
   José María Orgeira, el abogado de Roberto Viola en el juicio a los ex comandantes, no lo hubiera hecho mejor.
   Y luego hay un grupo que disfruta de sus merecidas vacaciones, como Mauricio Macri y Elisa Carrió. No se sienten obligados a hablar del tema.
   Lo curioso es que nada de esto es realmente importante.
   Solo al Gobierno, a la oposición y a un sector del establishment periodístico, en este caso, le importan estos debates.
   Así es el discurso político: gira en círculos, se realimenta todo el tiempo a sí mismo y, en muchos momentos, pierde completamente el sentido.
   La verdad es que, en la Argentina, en los últimos meses, se produjeron cuatro secuestros de gran repercusión pública que no pudieron ser esclarecidos por el Gobierno: ese es el fenómeno nuevo que la democracia debe enfrentar. Lo demás, comparado con esto, parece menor.
   Conviene enumerar los hechos para percibir la magnitud –mucha o poca—del problema.
   El primer secuestro fue el de Julio Jorge López, uno de los testigos claves en el juicio por el que fue condenado Miguel Etchecolatz. Su desaparición generó múltiples debates. Desde el Gobierno mismo, primero se enojaron cuando Felipe Solá o calificó como el primer desaparecido de la democracia. Luego Hebe Pastor de Bonafini sembró sospechas sobre la víctima –como ahora lo hace Luis Patti respecto de Jerez. Y finalmente el oficialismo fue reconociendo que no lograba esclarecer el caso. Más de tres meses después, López está desaparecido, y nadie tiene datos sobre sus secuestradores. Ningún funcionario duda, ni en privado ni en público, que fue víctima de un secuestro.
   El segundo hecho afectó a Hernán Ianone, secuestrado durante 26 días y liberado luego de que los delincuentes cobraran un abultado rescate. Ianone es el hijo de un próspero empresario, cuya actividad central consiste en proveerle madera al municipio de José C. Paz, cuyo jefe político, Mario Ischi, es un niño mimado del goberndor y del Presidente. Uno de los detenidos –después liberado—fue un ex policía exonerado por corrupto y luego contratado por el municipio, y mantenido en el cargo pese a que hio exhibición de armas largas durante una gresca interna entre bandas del peronismo local. El secuestro de Ianone, dos meses después de producido, no fue esclarecido. Es el primer caso en dos años en que eso ocurre.
   El tercer secuestro tuvo menos difusión en los medios. La víctima fue un militante de derechos humanos de Venado Tuerto llamado Héctor Darío Bustos. Estuvo trece días desaparecido. Fue vejado, torturado y finalmente liberado con una svástica dibujada con quemaduras sobre su pecho. En esas casi dos semanas, la policía no pudo encontrarlo. Los secuestradores siguen libres. No hay ninguna información oficial acerca de quienes fueron.
   Y el cuarto fue el de Luis Gerez. Se trata, otra vez, de la misma historia, con algunas variaciones: menos tiempo de desaparición, no se paga rescate, las torturas parecen haber sido más leves.
   Pero los secuestradores lo liberan y, al menos hasta el cierre de esta nota, nadie sabe quienes fueron y, mucho menos aun, están detenidos.
   El último domingo, Horacio Verbitsky agregó dos nuevos casos: ” el presunto suicidio del testigo clave correntino Albino Montecucco, ex agente civil de la inteligencia del Ejército que apareció ahorcado el mismo día en que debía declarar en Paso de los Libres; la paliza a otro testigo que ya había declarado en la misma causa, Carlos Lozada, frente a la ex sede militar en que fue torturado hace tres décadas”.
   A primera vista, da la impresión de que existe un fenómeno nuevo en el país. Al menos, en tres de los cuatro casos, las víctimas son militantes políticos, vinculados de una manera u otra a la causa de los derechos humanos, que fueron secuestrados. Y, en los tres casos, no fueron identificados ni, lógicamente, detenidos. Es decir, que hay gente dedicada a secuestrar militantes, a extorsionar por la vía de la acción física, y el Gobierno no sabe quiénes son.
   Eso no quiere decir que la Argentina esté gobernada por un grupo de inútiles, como concluiría rapidamente un opositor.
   Ni que estemos al borde del caos.
   Quiere decir que existe un problema nuevo, serio, que todavía no encuentra su solución y que, de no hallarla, se expresará otras veces.
   El Gobierno en todos estos casos no es el victimario. Parece más bien una de las víctimas. Pero es también el que debe resolver el problema. Y, al menos hasta ahora, no lo está haciendo bien. Mucha Policía Federal, mucha bonaerense, mucha SIDE, pero –hasta aquí—nada ha servido.
   Y van tres meses de derrotas.
   Ojalá logren encontrar la punta del ovillo rápido, porque de lo contrario se vivirán nuevos momentos angustiosos.
  

  
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Wed, 3 Jan 2007 07:22:22 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Detalle de cheques
Ernest, te adjunto el listado de cheques que tengo. Este archivo te lo voy a ir mandando siempre para empezar un 2007 más prolijo (justo lo que necesito…)

beso
dolo
Content-Type: application/vnd.ms-excel; name=”Cheques Ernesto.xls”
X-Attachment-Id: f_ewhlpe78
Content-Disposition: attachment; filename=”Cheques Ernesto.xls”
 Cheques Ernesto.xls

Date: Wed, 27 Dec 2006 19:16:22 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Progresistas

Por Ernesto Tenembaum
   Es notable lo que puede hacer la vida con la gente. Si se conserva cierta ingenuidad, es dificil no sorprenderse.
Esta semana, por ejemplo, Daniel Scioli se definió como un hombre “progresista”.
   Quien lo hubiera dicho.
    Progresista.
    Já.
   La semana pasada, en un hecho que pasó más o menos desapercibido, en cambio, Scioli había recibido en su domicilio a media docena de intendentes bonaerenses: Hugo Curto, Raul Otahacé, Baldomero Alvarez de Olivera, Manuel Quindimil, Julio Pereya, entre ellos. Los muchachos necesitaban conocerse. Al fin y al cabo, tienen un largo camino por delante. El será el candidato a gobernador y ellos le juntarán votos. Mejor no imaginar que ocurriría si no se conocieran.
   Es difícil saber qué se conversó en esa reunión. En realidad, cualquier periodista debe reconocer que es casi imposible conocer que pasó en cualquier reunión privada. Pero, en tren de especular, una especie de ya que estamos, se puede pensar que los muchachos le explicaron al candidato cómo son las cosas en el gran Buenos Aires –quien manda, que necesitan–, que para eso están donde estén desde que el tiempo es tiempo. Y el candidato debe haber escuchado con atención, anotado los mensajes, los metamensajes, los paramensajes y todos los mensajes que sobrevolaron el encuentro.
   Unos prometieron seguramente la victoria.
   El otro aseguró que todo seguirá como hasta ahora.
   Como una gran familia.
   Luego, unos días después, el candidato se proclamaría “progresista”, en uno de los tantos reportajes que concedió.
   Progresista.
    Notable, no?
    Scioli progresista.
    Este país genera una sorpresa tras otra.
   No necesariamente fue un gesto de hipocresía. Quizá Scioli sea progresista. Por eso, por ejemplo, los ex frepasistas lideados por el ex comunista Eduardo Sigal lo apoyan.
   Porque es progresista.
   Por eso lo impulsa el presidente Nestor Kirchner, un hombre que siempre fue progresista.
   El progresismo, en la provincia de Buenos Aires, hoy está expresado por Daniel Scioli y los intendentes Curto, Otahacé, Alvarez, Quindimil, Ischi y Pereyra.
   Lo que no se entiende de todo esto, en realidad, es el revuelo previo.
   Hace un año, el presidente y su mujer rompían con Eduardo Duhalde para reformar la política en la provincia de Buenos Aires. Con Duhalde en pie, se argumentaba, las cosas quedarían iguales para siempre: la misma gente estaría sentada siempre en los mismos lugares. El triunfo kirchnerista, con Cristina como candidata, fue arrollador. Los intendentes que la apoyaron, ganaron y los que no, perdieron: es decir, fue ella quien ganó en todas partes. Acumulado tanto poder, era el momento de emprender reformas, impulsar liderazgos alternativos, generar un recambio, si alguien, que la inocencia les valga, tenía esa idea.
   ¿Qué pasó con todo ese proyecto?
   Nada.
   Aire.
   Vacío.
   No solamente la Casa Rosada siguió en excelentes relaciones con los intendentes que apoyaron a Cristina, lo que –en todo caso—podría comprenderse. A todos los que habían perdido, es decir, que estaban al borde del precipicio, solo necesitaban un empujoncito, el kirchnerismo les mandó la ambulancia y los reincorporó al reino de los cielos. Así las cosas, Quindimil quiere la reelección y la negocia con Scioli –pese a su derrota en la última elección–, Alvarez ya no teme ir preso –como se difundía desde la Casa Rosada luego de un efrentamiento armado que hubo en la campaña en Avellaneda–, y Curto sabe, como lo supo siempre, que si uno controla más o menos bien las cosas en el terruño los candidatos, los gobernadores, los presidentes siempre caen al pie.
   Que así son los progresistas: gente sensata, equilibrada y, sobre todo, con un gran estómago.
   Cuestión que, a la vuelta del camino, todo está como era entonces, solo que en lugar de Eduardo Duhalde figura Daniel Scioli, lo que no se sabe si es un progreso o un retroceso, aunque para el caso da lo mismo. Solo que con superavit, record de ventas en los shoppings y todo eso, parece todo tan diferente.
   Es realmente una pena.
   En el conurbano bonaerense está el principal problema social del país: la droga, la delincuencia, la desprotección social, el trabajo en negro, los pibes sin destino, está casi todo allí. Es dificil saber cuánta es la responsabilidad en el tema que les cabe a los intendentes. Al fin y al cabo, hubo siempre cuestiones macroeconómicas que los desbordaron. Pero el que no está allí hace doce años, está desde hace más tiempo. Algo deben tener que ver. La mayoría son excelentes para conservar el poder, para contender desbordes, o liberarlos. Pero, a juzgar por los resultados, no saben como construir cloacas, erradicar villas, cuidar la salud de la gente o evitar que haya niños descalzos sobre calles de tierra.
   La consolidación de la misma gente, en los mismos lugares, sobre todo cuando Kirchner, Cristina, Scioli tienen tanto poder, que podrían hacer casi cualquier cosa, es una pena.
   Una pena progresista, por supuesto.
   Pero una pena al fin.
   Hace un par de semanas, cuando se enteró de la mudanza de Scioli, un periodista filo K, es decir, progresista y porteño, le dijo a Alberto Fernandez.
   –Te tengo que agradecer por el favor de mudarlo a Scioli fuera de esta ciudad.
   A.F. respondió:
    –Ustedes los progresistas nunca entendieron nada.
   Eso me dejó confundido. ¿Ustedes los progresistas? ¿No eramos nosotros los progresistas? ¿O eran ellos?
   En fin, que ya nadie sabe quien es quien en este país.
   Ni donde queda el progreso.
    Debe quedar en los shoppings.
   Cómo gastó la gente en esta navidad.
   Qué progresista.
  

   
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Subject: Variable
Date: Tue, 26 Dec 2006 15:35:37 -0300
X-MS-Has-Attach:
X-MS-TNEF-Correlator:
Thread-Topic: Variable
Thread-Index: AccpHKK+vgSfIxr8RUmQqNk5AsoY5Q==
From: “David Ramirez” <Dor@ElOsoProducciones.com.ar>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>,
        “Ernesto Tenembaum ” <ertenembaum@hotmail.com>,
        “Marcelo Zlotogwiazda” <zloto@arnet.com.ar>
Cc: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>,
        “Yanila Ghio” <YGhio@ElOsoProducciones.com.ar>
Adjunto Jul-Ago-Sep.
Esta semana libramos los cheques.
Un abrazo.
________________________________________
     
 PERIODISTAS LA ERA DE HIELO
 VENTAS UTILIDAD HONORARIO DIF. X Period.
 FEBRERO $47.804,00 $15.297,28 $10.000,00  $      2.648,64  PAGO A T Y Z
 MARZO $46.084,00 $14.746,88 $10.000,00  $      2.373,44  PAGO A T Y Z
 ABRIL $68.400,00 $21.888,00 $10.000,00  $      5.944,00  PAGO A T Y Z
 MAYO $48.774,00 $15.607,68 $10.000,00  $      2.803,84  PAGO A T Y Z
 JUNIO $68.375,00 $21.880,00 $10.000,00  $      5.940,00  PAGO A T Y Z
 JULIO $79.824,87 $26.844,41 $10.000,00  $      8.422,21  PAGO A T Y Z
 AGOSTO $72.995,00 $23.358,40 $10.000,00  $      6.679,20  PAGO A T Y Z
 SEPTIEMBRE $71.928,00 $23.016,96 $10.000,00  $      6.508,48  PAGO A T Y Z
 OCTUBRE $65.675,00 $21.016,00 $10.000,00  $      5.508,00  PAGO A T Y Z
 NOVIEMBRE $64.157,00 $20.530,24 $10.000,00  $      5.265,12  PAGO A T Y Z
 Dic-05 $63.240,00 $20.236,80 $10.000,00  $      5.118,40  PAGO A T Y Z
 Ene-06 $39.700,00 $12.704,00 $10.000,00  $      1.352,00  PAGO A T Y Z
 Feb-06 $44.800,00 $14.336,00 $10.000,00  $      2.168,00  PAGO A T Y Z
 Mar-06 $57.250,00 $18.320,00 $10.000,00  $      4.160,00  PAGO A T Y Z
 Abr-06 $74.304,00 $23.777,28 $10.000,00  $      6.888,64  PAGO A T Y Z
 May-06 $71.157,00 $22.770,24 $10.000,00  $      6.385,12  PAGO A T Y Z
 Jun-06 $67.154,00 $21.489,28 $10.000,00  $      5.744,64  PAGO A T Y Z
 Jul-06 $59.775,00 $19.128,00 $10.000,00  $      4.564,00
 Ago-06 $69.222,00 $22.151,04 $10.000,00  $      6.075,52
 Sep-06 $78.905,00 $25.249,60 $10.000,00  $      7.624,80

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Tue, 26 Dec 2006 14:29:53 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 26/12
Hola!!!

Acabo de depositarte:

OSO 1493, 50

beso
dolo
Date: Mon, 25 Dec 2006 21:07:21 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: nyocca@radiomitre.com.ar
Subject: algunaslíneas
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Hola, Nicolás. Te escribo estas líneas para pasar en limpio algunas de las cosas que, medio a las apuradas, conversamos el viernes, con la intención de acercar posiciones y acelerar los tiempos para llegar a un acuerdo. En principio, te agradezco realmente el valor que le das a mi trabajo y espero rendir de manera recíproca. Me parece que, dada la conversación que tuve con el tano el sábado pasado, los reparos que inicialmente manifesté para trabajar con Dady, están medianamente salvados, lo que despeja cualquier problema de fondo. Luego, la realidad dirá, pero tengo confianza de que hay suficiente cantidad de gente sensata involucrada para que el proyecto nos cuide a todos. Hay dos temas a resolver que, en principio, son menores, pero requieren de cierta sensibilidad. Mi posición, en principio, era hacer, en el 2007, solo tres horas de aire. En un momento pensé que sería de seis a nueve. Pero cuando vos me replanteaste el tema en la fiesta, calculé que lo correríamos de siete a diez. Si vos me preguntas que es lo que yo quiero, es eso: cubrir gran parte del prime time, esto es, de siete a diez, y luego dejar la posta a otro periodista. Me doy cuenta que hay dos problemas que, en parte, es el mismo: vos querés que esté más tiempo en los dos programas, algo que afectarìa otros proyectos que tengo ganas de realizar, en- tre ellos, el de tener más tiempo disponible para mejorar la calidad de mi participación al aire (ver gente, leer más, etc.). ¿Qué se puede modificar y qué no?, es la pregunta. A mi entender, el horario de terminación, puede ser flexible. Vos dijiste que yo termine a las once, yo pido a las diez, debemos discutir cual es el punto de equilibrio. No me parece que nos sea difícil llegar a un acuerdo, como ya   lo hicimos otras veces. Hay mil maneras de flexibilizar las dos posiciones, teniendo el cuenta el día a día. El miércoles almorzaré con el tano (quien tampoco está de acuerdo con que me vaya a las diez) y trataremos de diseñar una variante para este tema. Lo que me parece que no debería variar es la hora de inicio. Realmente, para mí, levantarme a las cinco sería muy contraproducente y no tendría mayor sentido para la radio. Me transformaría en un inútil para el resto del día, terminaría muy fastidiado con el trabajo (tengo que ser serio en esto, antes de que acordemos), complicaría sin sentido mi salud y, estando Santo con todos los columnistas de seis a siete, realmente mi participación sería tangencial, marginal, en un horario que no es el prime time y más, tendiendo en cuenta que Salomone se puede quedar veinte minutos más. Santo debe entender que es un costo alto, que mi caso es excepcional porque sigo después de las nueve, y que el beneficio para el programa es realmente poco significativo. Por otra parte, y aunque obviamente no es tema de mi competencia, a mi me parece que si Ulanovsky está en el proyecto, será difícil encontrar un periodista más sólido –y con más perfil de la Mitre tradicional—para que realice el aporte periodístico hacia el mediodía. Eso es, palabras más, palabras menos, lo que te quería transmitir. Te vuelvo a agradecer la comprensión y el reconocimiento. Y espero que hayas tenido una feliz navidad y que el año próximo nos vaya bien a todos.
Un gran abrazo
Ernesto
Date: Sun, 24 Dec 2006 12:22:37 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: marianacarpo@gmail.com
Subject: julito
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Mariana: no tengo ni el telèfono ni el mail del Julio. Ayer hable con el en la rock and pop y estaba preocupado. Por favor, transmitile –si no es mucha molestia– que ayer justo me llamò el tano para charlar sobre el programa de Dady. Yo arranqué la charla diciendo que, para empezar a convencerme tengo algo que perdirle y el terminò la frase diciendo: “Ya que: lo queres a Julio haciendo informes y trabajando directamente con vos”. La verdad es que me sorprendiò porque era una idea de esa mañana. En fin. Que aunque Julio consiga algo mejor o no le interesa o la poronga asada, conocer ese dioàlogo le va a tranquilizar al nochebuena. Besos. Feliz Navidad. Al ikuf, falud, aqui està tu juventud. Alià, la ùnica verdad.

Date: Wed, 20 Dec 2006 20:39:30 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: chinosputos
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

Recogidos:
Y los locos se sucedían en el poder. Y alguna gente moría en las calles. Y los sueños se derrumbaban. Y el futuro quedaba lejos, lejísimos, tan lejos que mejor ni pensar, no?

Y ahí estamos, lamiendo aun las heridas y con una esperanza tenue, frágil, efímera, volátil, pero esperanza al fin.

Por Ernesto Tenembaum
   Eso es una noticia.
   Whan volvió a la Argentina.
   Usted lo recordará: era el chino –o coreano, da igual—al que le rompieron todo el negocio hace exactos cinco años, y apareció en los medios, consumido por un llanto desgarrador, en medio de los escombros.
   El hombre huyó a China, o a Corea, da igual, y volvió, pero para trabajar de empleado.
   Sueña en que tarde o temprano volverá a ser propietario.
   O sea, que algo anda muy bien por acá, o las cosas están realmente horribles en China, que no es lo que dice la gente.
   También puede ocurrir, en tren de buscar variantes, que Whan esté chiflado.
   Vaya uno a saber.

   Nadie puede afirmar si los países, alguna vez, desaparecen. Es un deestino extraordinario. Le ha pasado a algunos pocos en la ex Unión Soviética. Pero a muy pocos. Hasta Haití, por ejemplo, sigue existiendo. De lo cual se debe deducir que los países, en general, no desaparecen. Sin embargo, en esos días vertiginosos, pareció que la Argentina estaba al borde. Que en el lugar donde usted está sentado, en este momento, en el futuro iba a haber un pozo, o un cartel que dijera, “aquí, alguna vez, hace mucho tiempo, hubo un país que tenía pretensiones de grandeza. Como se ve, no las pudo cumplir”. Eran días apasionantes para los periodistas, porque en esta profesión –hay que reconocerlo— se trabaja más y mejor cuando hay malas noticias para contar. Si un periodista no tiene tema sobre lo que escribir, dicen, querrá decir que nada malo le ocurrió a nadie. Y todos los días, había como mil malas noticias. Era divertidísimo, desde ese punto de vista. Cubríamos, minuto a minuto, la desaparición de un país. Por desgracia, era el nuestro, pero quién se iba a fijar en ese pequeño detalle. Y los locos se sucedían en el poder. Y alguna gente moría en las calles. Y los sueños se derrumbaban. Y el futuro quedaba lejos, lejísimos, tan lejos que mejor ni pensar, no?
   Hasta Whan se iba del país.
   –Adónde cree que termina esto?—le pregunté por esos días a uno de los políticos más inteligentes –y corruptos, y cínicos—que ha tenido la Argentina.
  –Para que la Argentina se transforme en Haití, se necesitan veinte años. Yo creo que lo lograremos en menos tiempo.
   La cuestión es que, la vida te da sorpresas, no ocurriò.
   No es que la cosa este tan bien como nos merecemos por ser el gran país que somos –así dicen los presidentes, no?. Pero mucho mejor de lo que parecía.
    Con lo cual, para empezar, dar las gracias a Dios, que debe haber hecho lo suyo y, ante cierta gente, mejor se agradecido.
   Luego a los chinos, que se atragantan con la soja y son muchos. También al dólar alto, que se impuso per sé.
   Y finalmente, alguna referencia habría que hacer al benemérito ser nacional.
    Este es un país –una sociedad—capaz de producir las peores catástrofes.
    Si se pudieran exportar problemas artificiales, sería realmente próspero..
    Pocos lo igualan en eso. 
    Pero, por una vez, una crisis no destruyó al país, no lo hundió..
    Y no fue solo cuestión de suerte, o de soja, o de chinos.
    Hubo dos desenlaces posibles –casi previsibles—que no ocurrieron en el 2002.
    El primero: no hubo golpe de estado. No volvieron los militares. En cualquier otra crisis de esa magnitud, o mucho menor, en todo el resto de la historia argentina, hubieran tomado el poder. Quiza, durante largo tiempo, haya sido la última prueba que debió soportar la democracia.
   Es difícil saber a qué se debió eso, pero sin duda hubo una construcción social que lo impidió: tanta discusión, tantas marchas, tanto juicio o conadep, tanta autocrítica, en algún lugar habrá servido para que ni siquiera en el estallido económico más grave de la historia, los militares ni asomaran la cabeza.
   El otro previsible desenlace que no ocurrió es que Carlos Menem no está en el poder. La verdad sea dicha, luego de la Alianza, Menem podría haber sido un refugfio previsible para la sociedad. Cualquiera haya sido la opinión sobre su Gobierno, estaba claro que, a diferencia de Alfonsín y De la Rua, el país no terminó en el caos durante los noventa.
   ¿Qué se podía argumentar para frenar su regreso?
   ¿Qué, en realidad, era la causa del caos?
   Muy rebuscado.
   ¿Que era un ladrón?
   Demasiado moral.
   Y, sin embargo, un setenta por ciento de la población, encuesta tras encuesta, opinó que Menem no debía volver, y así fue como se negó a aceptar el veredicto final, huyendo del ballotage.
   No hubo golpe de estado.
   No hubo doscientos muertos.
  Y ahí estamos, lamiendo aun las heridas y con una esperanza tenue, frágil, efímera, volátil, pero esperanza al fin.
  Hay días en que me levanto optimista. No son los más. Y no hay ninguna causa para ello, salvo un complejo proceso de reacciones químicas en cadena, que no son motivo de esta nota. Pero eso días, tengo la sensación de que en los próximos veinte años la Argentina va a cambiar, seriamente, para bien. Insisto: son solo algunos días. Pero en casi 25 años de democracia, la sociedad derrotó a la amenaza permanente de golpe de estado –que la había torturado desde 1810—y es la primera vez que no hay riesgo de crisis económica explosiva en el mediano plazo. Lo ocurrido hace cinco años, creo en esos momentos de turbación optimista, quiza haya convencido a muchos dirigentes, en el sentido más amplio del término, de que ahora ers necesario construir de a poco, un país.
   La mayor parte de los días, en cambio, recuerdo que somos argentinos.
   Veo a Daniel Scioli reunido con los intendentes del conurbano. O a Kirchner y a Solà defendiendo a la mafia de Jose C. Paz. O la interna kirchnerista-menemista en La Rioja.
   Y se me ocurre que vamos a encontrar la manera de arruinarlo todo.
  
   Whan, en cambio, parece tener fe.
   Es lindo tener fe.
   Que loco, este Whan.
   ¿Serà maoísta?

  
  
Date: Wed, 20 Dec 2006 20:22:40 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: peter.wallsten@latimes.com
Subject: plans
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
peter: please let me know which parts of the city have you already been to, so i can plan a couple of thigs to do tomorrow. My wife and I are planning to go around with you two on saturday evening, if you are not busy. best, ernesto
Date: Wed, 20 Dec 2006 19:45:48 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>
Subject: chinitocomilòn
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

Recogidos:
Y los locos se sucedían en el poder. Y alguna gente moría en las calles. Y los sueños se derrumbaban. Y el futuro quedaba lejos, lejísimos, tan lejos que mejor ni pensar, no?

Y ahí estamos, lamiendo aun las heridas y con una esperanza tenue, frágil, efímera, volátil, pero esperanza al fin.

Por Ernesto Tenembaum
   Eso es una noticia.
   Whan volvió a la Argentina.
   Usted lo recordará: era el chino –o coreano, da igual—al que le rompieron todo el negocio hace exactos cinco años, y apareció en los medios, consumido por un llanto desgarrador, en medio de los escombros.
   El hombre huyó a China, o a Corea, da igual, y volvió, pero para trabajar de empleado.
   Sueña en que tarde o temprano volverá a ser propietario.
   O sea, que algo anda muy bien por acá, o las cosas están realmente horribles en China, que no es lo que dice la gente.
   También puede ocurrir, en tren de buscar variantes, que Whan esté chiflado.
   Vaya uno a saber.

   Nadie puede afirmar si los países, alguna vez, desaparecen. Es un deestino extraordinario. Le ha pasado a algunos pocos en la ex Unión Soviética. Pero a muy pocos. Hasta Haití, por ejemplo, sigue existiendo. De lo cual se debe deducir que los países, en general, no desaparecen. Sin embargo, en esos días vertiginosos, pareció que la Argentina estaba al borde. Que en el lugar donde usted está sentado, en este momento, en el futuro iba a haber un pozo, o un cartel que dijera, “aquí, alguna vez, hace mucho tiempo, hubo un país que tenía pretensiones de grandeza. Como se ve, no las pudo cumplir”. Eran días apasionantes para los periodistas, porque en esta profesión –hay que reconocerlo— se trabaja más y mejor cuando hay malas noticias para contar. Si un periodista no tiene tema sobre lo que escribir, dicen, querrá decir que nada malo le ocurrió a nadie. Y todos los días, había como mil malas noticias. Era divertidísimo, desde ese punto de vista. Cubríamos, minuto a minuto, la desaparición de un país. Por desgracia, era el nuestro, pero quién se iba a fijar en ese pequeño detalle. Y los locos se sucedían en el poder. Y alguna gente moría en las calles. Y los sueños se derrumbaban. Y el futuro quedaba lejos, lejísimos, tan lejos que mejor ni pensar, no?
   Hasta Whan se iba del país.
   –Adónde cree que termina esto?—le pregunté por esos días a uno de los políticos más inteligentes –y corruptos, y cínicos—que ha tenido la Argentina.
  –Para que la Argentina se transforme en Haití, se necesitan veinte años. Yo creo que lo lograremos en menos tiempo.
   La cuestión es que, la vida te da sorpresas, no ocurriò.
   No es que la cosa este tan bien como nos merecemos por ser el gran país que somos –así dicen los presidentes, no?. Pero mucho mejor de lo que parecía.
    Con lo cual, para empezar, dar las gracias a Dios, que debe haber hecho lo suyo y, ante cierta gente, mejor se agradecido.
   Luego a los chinos, que se atragantan con la soja y son muchos. También al dólar alto, que se impuso per sé.
   Y finalmente, alguna referencia habría que hacer al benemérito ser nacional.
    Este es un país –una sociedad—capaz de producir las peores catástrofes.
    Si se pudieran exportar problemas artificiales, sería realmente próspero..
    Pocos lo igualan en eso. 
    Pero, por una vez, una crisis no destruyó al país, no lo hundió..
    Y no fue solo cuestión de suerte, o de soja, o de chinos.
    Hubo dos desenlaces posibles –casi previsibles—que no ocurrieron en el 2002.
    El primero: no hubo golpe de estado. No volvieron los militares. En cualquier otra crisis de esa magnitud, o mucho menor, en todo el resto de la historia argentina, hubieran tomado el poder. Quiza, durante largo tiempo, haya sido la última prueba que debió soportar la democracia.
   Es difícil saber a qué se debió eso, pero sin duda hubo una construcción social que lo impidió: tanta discusión, tantas marchas, tanto juicio o conadep, tanta autocrítica, en algún lugar habrá servido para que ni siquiera en el estallido económico más grave de la historia, los militares ni asomaran la cabeza.
   El otro previsible desenlace que no ocurrió es que Carlos Menem no está en el poder. La verdad sea dicha, luego de la Alianza, Menem podría haber sido un refugfio previsible para la sociedad. Cualquiera haya sido la opinión sobre su Gobierno, estaba claro que, a diferencia de Alfonsín y De la Rua, el país no terminó en el caos durante los noventa.
   ¿Qué se podía argumentar para frenar su regreso?
   ¿Qué, en realidad, era la causa del caos?
   Muy rebuscado.
   ¿Que era un ladrón?
   Demasiado moral.
   Y, sin embargo, un setenta por ciento de la población, encuesta tras encuesta, opinó que Menem no debía volver, y así fue como se negó a aceptar el veredicto final, huyendo del ballotage.
   No hubo golpe de estado.
   No hubo doscientos muertos.
  Y ahí estamos, lamiendo aun las heridas y con una esperanza tenue, frágil, efímera, volátil, pero esperanza al fin.
  Hay días en que me levanto optimista. No son los más. Y no hay ninguna causa para ello, salvo un complejo proceso de reacciones químicas en cadena, que no son motivo de esta nota. Pero eso días, tengo la sensación de que en los próximos veinte años la Argentina va a cambiar, seriamente, para bien. Insisto: son solo algunos días. Pero en casi 25 años de democracia, la sociedad derrotó a la amenaza permanente de golpe de estado –que la había torturado desde 1810—y es la primera vez que no hay riesgo de crisis económica explosiva en el mediano plazo. Lo ocurrido hace cinco años, creo en esos momentos de turbación optimista, quiza haya convencido a muchos dirigentes, en el sentido más amplio del término, de que ahora ers necesario construir de a poco, un país.
   La mayor parte de los días, en cambio, recuerdo que somos argentinos.
   Veo a Daniel Scioli reunido con los intendentes del conurbano. O a Kirchner y a Solà defendiendo a la mafia de Jose C. Paz. O la interna kirchnerista-menemista en La Rioja.
   Y se me ocurre que vamos a encontrar la manera de arruinarlo todo.
  
   Whan, en cambio, parece tener fe.
   Es lindo tener fe.
   Que loco, este Whan.
   ¿Serà maoísta?

  
  
Date: Wed, 20 Dec 2006 19:31:21 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>
Subject: mira esto
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
http://www.youtube.com/watch?v=Gudlri_yMTE

Date: Wed, 20 Dec 2006 07:36:18 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Maria Marta” <mgarciascarano@hotmail.com>
Subject: esto debería estar
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
http://www.youtube.com/watch?v=4fuNewnUnzc

Date: Wed, 20 Dec 2006 07:26:42 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Maria Marta” <mgarciascarano@hotmail.com>
Subject: cia
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
http://www.youtube.com/watch?v=fg4_MuV4MpY

cia recruitment commercial

Date: Wed, 20 Dec 2006 07:23:02 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Maria Marta” <mgarciascarano@hotmail.com>
Subject: esto parece bueno
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
http://www.youtube.com/watch?v=V7zviXDVo_Y

por las dudas, el título es “el rap del polonio”

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
From: “Martin – Miles Discos” <martin@milesdiscos.com.ar>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: GRACIAS…
Date: Tue, 19 Dec 2006 14:31:11 -0300
X-Mailer: Microsoft Outlook Express 6.00.2800.1506
Ernesto,

Brevemente, gracias por nombrarnos hoy en la radio.

Es muy importante saber que la gente está conforme con nosostros. Otra vez, gracias.

QUE TENGAS EL MEJOR 2007 POSIBLE !!!

Martín Parodi
Date: Wed, 13 Dec 2006 13:21:52 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Jorge Cicuttin” <jorgec@veintitres.com>
Subject: vamos pinchacarajo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
¿Final Feliz?

Por Ernesto Tenembaum
   El miércoles por la mañana, Hernán Ianonne volvió a su casa luego de veintiséis dìas de cautiverio. Su familia había pagado un rescate cuyo monto, según las filtraciones más conservadoras, superó lo 300 mil pesos. La banda que lo había secuestrado logró ocultarlo durante casi un mes. La policía, hasta el cierre de esta nota, no había logrado anticiparse a la conformación de la banda, ni descubrir el lugar donde había permanecido Ianonne, ni detener a los delincuentes. El alivio por el regreso del secuestrado a su casa es un costado feliz de una historia que, para el país, no ha terminado bien. Desde que la policía bonaerense esclareció el caso Nine, en octubre del 2004, no se había producido ningún secuestro extorsivo exitoso. Hubo dos años de tregua, que parecieron milagrosos para lo que se vivía hasta ese momento. La desaparición de Julio López –por un lado—y ahora el éxito del grupo que secuestró a Ianonne, permiten preguntarse si la provincia de Buenos Aires no se ha transformado nuevamente en un territorio explosivo.
   En el medio, alguna gente importante ha quedado herida.
   El primero de ellos, naturalmente, es el encargado del área, León Arslanián. El éxito más tangible de su gestión fue la desaparición de los secuestros extorsivos tal como se lo conocían desde comienzos de la década hasta su regreso al Ministerio de Seguridad en abril del 2004. Arslanián fue la respuesta que dieron Nestor Kirchner, Eduardo Duhalde y Felipe Solá, al desafío planteado por lo que se dio en llamar el fenómeno Blumberg. Y fue una respuesta eficiente y desprejuiciada: cuando un sector muy activo de la sociedad reclamaba mano dura, el liderazgo político del país recurrió a un hombre con una moderada tendencia garantista, pero –sobre todo—con la convicción de que la gestión es lo que puede derrotar a la delilncuencia, más que los gritos, la vendetta o el endurecimiento de las penas.
   La gestión funcionó como pocas, hasta el caso Ianonne.
   Hasta que alguien explique lo que ocurriò, està claro que no se pudo prevenir el hecho, ni la policía consiguió información que le permitiera llegar hasta la bande luego de ocurrido, ni evitó –hasta hoy—su huída.
   Puede ser un caso puntual.
   Como que ocurre en las mejores familias.
   Pero hay allí una señal muy clara: la policía es vulnerable si se hacen bien las cosas.
   El segundo de los golpeados es Juan Carlos Blumberg, el primer enemigo de Arslanián. La mamá de la víctima fue categórica al salir de su casa el miércoles por la mañana. “El señor Blumberg perjudicó la situación de mi hijo. No nos ayudó. Nos puso en riesgo. No tenemos nada que ver con el señor Blumberg”.
   La verdad es que la actuación de Blumberg en el caso Ianonne sorprende por su imprudencia. El fue quien difundió públicamente la existencia del caso, contra las recomendaciones unánimes de todos los especialistas en seguridad, que sugieren mantener a los medios lejos de los intentos de esclarecimiento y/o negociación. Para defender su posición argumentó que existen muchos casos de secuestros que el Gobierno oculta, pero cuando la Justicia le pidió precisiones solo aportó un sinnúmero de vaguedades: había opinado al voleo.
    La verdad es que los traspiés de Blumberg son demasiado habituales para alguien que pretende aportar soluciones para resolver uno de los problemas más delicados que tiene un país. Para recordar los más llamativos, anteriores a este caso. Blumberg justificó el asesinado de Sebastián Bordón a manos de la policía mendocina, para luego pedirle perdón a sus padres. Blumberg denunció a León Arslanián por haber quemado prontuarios y fotos de delincuentes. Cuando le respondieron que, en realidad, los habían digitalizado, no supo qué contestar. Blumberg contrató para la seguridad de su último acto a policías que fueron exonerados de la Bonaerense por casos de corrupción, en los que protegían a criminales a cambio de dinero. Nunca lo explicó.
  Son solo algunos episodios.
  Como todos, Blumberg puede aprender. Pero está claro que la voz más visible del reclamo de seguridad que existe en la Argentina, no es ni prudente ni seria: parece más bien una especie de remake respetable de tanto periodista y político berretón que logró su cuarto de hora, pidiendo mano dura contra delincuentes que nadie sabía cómo atrapar.
   Otro de los heridos por el accionar de la banda es el gobierno nacional. Y no solo porque este tipo de fracaso daña su credibilidad sino también por lo que el hecho revela de sus alianzas en el conurbano. Uno de los detenidos por su presunta participación en el secuestro de Ianonne fue Salvador Jorge, un prominente miembro de la patota justicialista de Jose C. Paz, donde gobierna Mario Ischii el intendente más mimado por Néstor Kirchner en la zona Norte del Conurbano. Jorge había sido filmado en el año 2000 disparando una escopeta durante un enfrentamiento entre distintas bandas políticas, que peleaban por el control del distrito. Pese a ello, al ser detenido por el caso Ianonne, segía siendo empleado de la municipalidad. Cuán próxima estaba a Ischii es un misterio, cuya resolución depende de quien cuente la historia. Ianonne, el padre de la víctima, es uno de los proveedores beneficiados por Ischii con contratos millonarios. A los diez días del secuestro, Ischii difundió una carta en la que sostuvo que era una operación política que buscaba perjudicarlo y pidió además la pena de muerte.
   A primera vista, parece que Kirchner está aliado a un dirigente territorial que contrata personajes muy pesados y que adhiere a las medidas más extremas, viscerales, crueles e ineficientes en materia de seguridad.
   A segunda vista, también.
   Dos domingos atrás, en una nota donde alertaba por la falta de impulso a la renovación política por parte del Gobierno, Horacio Verbitsky sostenía. El resultado electoral de octubre de 2005 fue contundente en términos numéricos, indicador de la apetencia de cambio en la sociedad bonaerense. CFK triplicó los votos de Hilda González de Duhalde, pero esa victoria no fue seguida por una implantación equivalente de fuerzas propias en el territorio. En parte por limitaciones objetivas de quienes adhieren a las propuestas del gobierno nacional, en parte por apuestas institucionales a la gobernabilidad que implicaron abrir las puertas para el retorno de los derrotados. El ejemplo más ostensible es el diputado nacional José María Díaz Bancalari, de San Nicolás, donde el Frente para la Victoria superó por la segunda mayor diferencia en toda la provincia al Partido Justicialista. Sin embargo, el legislador preside uno de los dos bloques que votan sin discutir los proyectos del Poder Ejecutivo. Al explicar ese reciclaje, un funcionario decisivo del gobierno nacional explicó que Díaz Bancalari y los suyos volvían “en medias y calzoncillos y con las manos en la nuca”. Da incomodidad de sólo imaginarlo. Otro ejemplo es la proximidad de los gobiernos provincial y nacional con el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, cuyo partido ha sido uno de los más visitados por Solá y Kirchner. La detención de uno de sus colaboradores próximos, por su presunta participación en el secuestro extorsivo de un empresario local, es un toque de atención para el equipo patagónico, que puso el pie en el conurbano bonaerense con cierta ingenuidad y sin demasiada conciencia acerca de la fauna con la que debe vérselas”.
  Ingenuidad, falta de conciencia o complicidad, la cuestión es que la falta de códigos que ha regido y rige el conurbano, vuelve al centro de la escena con el caso Ianonne.
   Que, por suerte para la familia, tuvo –en su desenlace—un costado feliz.
   Solo un costado.

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Mon, 11 Dec 2006 23:16:56 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 11/12 y detalle IVA Noviembre
Hola Ernest,

Hoy te deposité: $2823,50 y vos te preguntarás de dónde es esto????…

Trevisan: $1330
El Oso: $1493,50 Sldo. Octubre

El IVA de noviembre no es taaannn alto pero un tutú modelo 90 te comprás (usado)

un beso
te quiero
dolo

PD: AGUANTE ESTUDIANTES!!!!!!!!!!!!
Content-Type: application/vnd.ms-excel; name=”iva ventas 2006(1)(1).xls”
X-Attachment-Id: f_evloo1s8
Content-Disposition: attachment; filename=”iva ventas 2006(1)(1).xls”
 iva ventas 2006(1)(1).xls

Date: Mon, 11 Dec 2006 17:30:59 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Maria Marta” <mgarciascarano@hotmail.com>
Subject: mira maria marteça
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
mira
http://www.adforum.com/creative_archive/2006/lastweektop5/reel_detail2.asp?DIRECT=1&ID=6689996&tdi=VD1yKLAPrz&promo=A64P01

por ahí lo podemos pasar el míércoles
me encantó por el clima que tiene

Date: Fri, 8 Dec 2006 15:40:50 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: lalmir@gmail.com
Subject: che lalo
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
estuve viendo tu blog. es obvio que el lunes, o el martes, o cuando pinte, tenemos que hacer un programa sobre chistes sobre argentinos. con musica sobre argentinos. entrevistas sobre el ser nacional y toda la pindonga esa que garpa. ademàs es re provocativo. se van a enojar a reir, etc. y sobre todo, la vamos a pasar bien. nos queda diez programas. deberíamos intentar pasarla bien, jugados por jugados, chupemosle las tetas a la doctora katz, no? es más se lo tenemos que decir al aire. mira, ahoira que estamos terminando el programejo, no nos queremos quedar sin darnos el ùltimo gusto, nos prestas una teta a cada uno? no te pedimos demasiado, una para cada uno, un ratito nomàs, luego de dos años de mirarte sin escucharte, creo que nos las merecemos.
chau
Date: Thu, 7 Dec 2006 13:58:15 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: glombovsky@gmail.com
Subject: ojalatesirvahijodeputa
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
   La verdad es que yo no se si los países, alguna vez, desaparecen. Le ha pasado a algunos pocos en la ex Unión Soviética. Pero a muy pocos. Hasta Haití, por ejemplo, sigue existiendo. De lo cual uno debe deducir que los países, en general, no desaparecen. Sin embargo, yo sentí, en esos días vertiginosos, que estábamos al borde. Que en el lugar donde estamos, en este momento, en el futuro iba a haber un pozo, o un cartel que dijera, “aquí, alguna vez, hace mucho tiempo, hubo un país que tenía pretensiones de grandeza. Como se ve, no las pudo cumplir”. Eran días apasionantes para un periodista político, porque nosotros –reconozcámoslo—trabajamos más y mejor cuando tenemos malas noticias para contar. Si un periodista no tiene tema sobre lo que escribir, dicen, querrá decir que nada malo le ocurrió a nadie. Y todos los días, había como mil malas noticias. Era divertidísimo, desde ese punto de vista. Cubríamos, minuto a minuto, la desaparición de un país. Por desgracia, era el nuestro, pero quién se iba a fijar en ese pequeño detalle. Y los locos se sucedían en el poder. Y alguna gente moría en las calles. Y los sueños se derrumbaban. Y el futuro quedaba lejos, lejísimos, tan lejos que mejor ni pensar, no?
   –Adónde cree que termina esto?—le pregunté por esos días a uno de los políticos más inteligentes –y corruptos, y cínicos—que ha tenido este país.
  –Para que la Argentina se transforme en Haití, se necesitan veinte años. Yo creo que lo lograremos en menos tiempo.
   La cuestión es que, la vida te da sorpresas, aquí estamos. No tan bien como nos merecemos como el gran país que somos –así dicen los presidentes, no?. Pero mucho mejor de lo que parecía. Con lo cual, para empezar, dar las gracias a Dios, que debe haber hecho lo suyo y, ante cierta gente, mejor se ragreadecido. Luego a los chinos, que se atragantan con la soja y son muchos muchos. Luego al dólar alto, que se impuso solo, no vayan a creer que fue idea de algún genio.
   Y finalmente, algo deberíamos decir de nuestro benemérito ser nacional.
   Seamos realistas.
   Somos capaces de producir las peores catástrofes.
   Si se pudieran exportar problemas ratifícales, este sería un país próspero.
   Pocos nos igualan en eso. 
   Pero, por una vez, pudimos salir de una sin autodestruirnos para siempre.
   No hubo golpe de estado.
   No hubieron doscientos muertos.
   Y ahí estamos, lamiendo aun las heridas y con una esperanza tenue, frágil, efímera, volátil, pero esperanza al fin.
   Hay días en que me levanto optimista. No son los más. Y no hay ninguna causa para ello, salvo un complejo proceso de reacciones químicas en cadena, que no son realmente motivo de esta nota. Pero eso días, tengo la sensación de que en los próximos veinte años la Argentina va a cambiar, seriamente, para bien. Insisto para que nadie me malinterprete: son solo algunos días. En casi 25 años de democracia, la sociedad derrotó a la amenaza permanente de golpe de estado –que la había torturado desde 1810—y es la primera vez que no hay riesgo de crisis económica explosiva en el mediano plazo. Lo ocurrido hace cinco años, creo en esos momentos de turbación optimista, quiza haya convencido a muchos dirigentes, en el sentido más amplio del término, de que ahora ers necesario construir de a poco, un país.
   La mayor parte de los días, en cambio, recuerdo que somos argentinos.
   Ya vamos a encontrar la manera de arruinarlo todo.
   O no.
   Quien sabe.

Date: Thu, 7 Dec 2006 09:26:40 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “alejandra glombovsky” <alejandra.glombovsky@gmail.com>,
        alex <aleja3976@hotmail.com>
Subject: che
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
se ve que estás muy ocupada
y no miras
los mails
bueno, que se le va hacer
ahora, entre nos
te acordás que anoche
te gustó una breve caricia mía?
aparece
giluna
aparece
te amo

Date: Wed, 6 Dec 2006 19:07:42 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: u-ru-guayos!!!
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
¿Yo? Uruguayo

Por Ernesto Tenembaum
   Un amigo, de esos que valen en serio, hace muchos años me enseñó a querer a los uruguayos. El tipo alquilaba año tras año una casa bastante fea, digamos realmente fea, en un pueblito con mar. Y soñaba una mitad del año en el día en que llegaría ahí para hacer asaditos durante un mes, y la otra mitad en instalarse definitivamente. No he hablado con él en estos días, pero supongo que estará irritado, aun él que –a diferencia mía– cree en algo llamado Patria, con este miserable brote de nacionalismo antiuruguayo que se empieza a transmitir por algunas radios y en algunas esquinas.
   La verdad es que a mi, antes que los uruguayos, de Uruguay me gusta el requesón.
   No hay queso como el requesón en la Argentina.
   Quienes lo han probado, lo saben.
   En tren de definirlo, se podría decir que se trata del viejo queso fundido, pero hecho crema. Aunque es una mala definición, como todas las definiciones. Hay que probarlo para saber lo que es.
   Quiza hiera nuestro orgullo nacional, pero no tenemos algo como el requesón.
  Parece una pavada pero el vó, dicho así, con voz gruesa, a lo Jaime Roos, es otra de las cosas. Tiene algo como de hombría de bien el acento uruguayo. Dicen poco, lo que dicen lo dicen bien. Es como un respeto moderado, siempre moderados los uruguayos, al idioma, que nosotros –los que vivimos en Buenos Aires, seamos o no porteños—hemos perdido. Nos da por atragantarnos con palabras, seguros de que se transforman en bonitas solo por el hecho de que nosotros las pronunciamos.
   Somos tan urbanos.
   Tan gritones.
   Debemos herir cuando hablamos, solo de lo alto que lo hacemos.
   Pero no es solo eso.
   La costa de Montevideo, que no termina nunca, es mucho más linda y bien tratada que la de Buenos Aires. Y el Río de la Plata cae mucho más suave, y limpio, sobre las playas de ellos, que sobre las nuestras.
   Es un lindo país.
   No es que no tengan defectos.
   Pero sus virtudes contrastan tanto con algunos de los nuestros.
   Por ejemplo, hace un tiempo Kevin Johansenn, que vivió un tiempo en Montevideo, contó en esta revista que los uruguayos odian la manera en que las cuatro por cuatro argentinas pasan a 200 kilómetros por el centro de Montevideo, camino a Punta del Este. Eso me pareció elogiable. Cómo no odiarlas, aun cuando anden a 20 kilómetros por hora junto al obelisco. Si hay un símbolo de la estupidez porteña, ese es la cuatro por cuatro. Pura prepotencia, ostentación, afan de importancia, que en Punta se multiplica por cien.
   En los años noventa, los uruguayos dieron varios ejemplos al continente. Una y otra vez, plebiscito tras plebiscito, rechazaron la idea de que las empresas del Estado debían ser privatizadas. Les preguntaron por el agua. Dijeron que no, gracias. Por los teléfonos. Dijeron que tampoco, gracias. Pero no lo hacían levantando grandes estandartes. No llamaban “el diablo” a Bush ni proclamaban la independencia nacional. Simplemente, decían que no, vo, y ya está. Para qué privatizar algo que es rentable.
  Que no hay que presumir ni valentía ni nada.
   Para qué, si la vida es tan corta.
   Mientras, nosotros nos mareábamos por el deme dos.
   ¿Alguien vio un sindicalista uruguayo que no se pueda mantener erguido de todo el oro que lleva colgado? ¿O un cura uruguayo que le ande diciendo al resto de los mortales lo que tiene que hacer? ¿O a un izquierdista uruguayo que se pelee a muerte con otros izquierdistas por razones que solo ellos entienden?
   Es un país laico.
   Donde, además, la izquierda queda bastante a la izquierda.
   Y la derecha donde tiene que estar.
   A mi me gusta como se pone el sol en Colonia, y que la gente aplauda su ultimo rayo cada dìa, el pueblito de Santana, que queda ahí nomás, el estoicismo con que nos soportan un par de meses al año, Victor Hugo Morales, Natalia Oreiro, China Zorrila, el estribillo de vamo arriba la celeste, la historia del maracanazo y la teoría de Roos sobre la dificultad de ser fiel a una sola mujer en el Rìo de la Plata, donde esán las más lindas. Y también, algunos poemas de amor de Mario Benedetti, probablemente los más cursis, y aquel libro tan didáctico de Eduardo Galeano sobre cómo funcionan en realidad las cosas si nuestros Gobierno no ponen límites. Los colores de la camiseta de Peñarol –no los de Nacional—y la historia del Frente Amplio. Que Artigas haya dejado un legado social más profundo que el de San Martín, también.
   Y que, siendo como son, un país pequeño, tengan una distribución del ingreso más justa que la nuestra.
   Y que, siendo como son, un paìs discreto, tengan los mejores índices de corrupción de la región.
   Pero, sobre todo, el envidiable tono de voz que tienen.   
   La sobriedad.
   Esa virtud tan masculina.
   No es que sean mejores en todo. Desde el paraíso fiscal, hasta el energúmeno de Jorge Batlle, se pueden encontrar miserias allá y en cualquier parte.
   Tampoco es que tengan razón en el conflicto por la pastera Botnia. Hace mucho que no hablamos de estos temas, pero mi amigo –el que me enseñó a querer a los uruguayos—seguramente coincidirá conmigo que el conflicto con Uruguay estalla, básicamente, por la prepotencia de una multinacional, que supo cómo dividir a nuestros Gobiernos, explotar la vanidad y el egocentrismo de nuestros presidentes, su tendencia a la demagogia, y ganar a río revuelto. Y que ni Kirchner ni, sobre todo, Tabaré, estuvieron a la altura de las circunstancias. Y ahora, tarde, mandan a los militares a custodiar la empresa o hacen discursos de barricada.
   Pero una cosa es una cosa.
   Y el nacionalismo estúpido otra, no?
   Y las crecientes referencias agresivas y despectivas hacia los uruguayos –como dicen que ocurre del otro lado también respecto de nosotros–  tienen mucho de estúpido y poco de nacionalistas.
   Sobre todo, si quien  las percibe tiene una debilidad especial por los uruguayos, los autos viejísimos pero bien cuidados que traban todas las rutas, esa cautela de no comprar el progreso a cualquier precio, el asado a leña, la tranquilidad de poder vivir sin sentir que es necesario, alguna vez, demostrar que somos los mejores del mundo.
    Es decir que, aunque los reclamos contra las papeleras son justos, a mi me han dado varias veces, en estos días, ganas de decir; “Yo? Uruguayo”.
   No por nada importante.
   Por el requesón.
   Solo quien lo ha probado, sabe lo que digo.
   Ni los alfajores Havanna lo igualan.
   Además, esos eran nuestros cuando había que viajar a Mar del Plata para conseguirlos.
   Luego llegó un tal Navarro, con sus fondos de inversión –dicen que toda plata mal habida, pero quien podría demostrarlo–, y sabemos lo que pasó.
   Hasta el sabor han perdido.
   No había nada mejor, a.n. (antes de Navarro), que recibir una caja de alfajores Havanna desde Mar del Plata.
   Pensándolo mejor.
   Los marplatenses también me agradan.
   ¿No estaremos por entrar en guerra con Mar del Plata?

Date: Wed, 6 Dec 2006 09:30:47 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “alejandra glombovsky” <alejandra.glombovsky@gmail.com>,
        alex <aleja3976@hotmail.com>
Subject: che
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
negra
un dia de estos
me visitas en el chat
que tengo tanto para hablar
porque la vida no es solo coger
tendes?
tambien hablar sobre coger
te amo
avisá si andás por ahí
y estás tannnnnnn buena tannnnn fuerte
beso

Date: Mon, 4 Dec 2006 11:10:29 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Luis Ostrej” <lostrej@histaintl.com>
Subject: invitación
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Luis: perdí su celular y quería confirmar la nota del miércoles
me lo envía?
gracias

Date: Fri, 1 Dec 2006 06:17:35 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “adrian paenza” <paenza@aol.com>
Subject: Fwd: menjunje
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

———- Forwarded message ———-
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Date: 29-nov-2006 17:04
Subject: menjunje
To: Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>, Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>
Por Ernesto Tenembaum
   Si alguna vez me lo cruzo, le voy a preguntar cual es el secreto, la manija de la pelota, la cuadratura del círculo. Seguro que el tipo, en privado, debe saber alguna palabra más de las cuatro o cinco que repite todo el tiempo. Quizá hasta su cara tenga más gestos que ese, el suyo, una mezcla de principe valiente y muchacho honesto e ingenuo que pasa por ahí como si tal cosa. Debe haber alguna mágia oculta, alguna poción, una alquimia ideada por un sabio mesopotámico. O algo. Porque, de lo contrario, no se entiende que Daniel Scioli esté ahí donde está, sin mosquearse demasiado, en el lugar ansiado por tantos bigotudos que sudan y sudan, la corren, la llevan, bajan a marcar, suben a atacar, ofician de aguateros si es necesario y no les alcanza.
   Hay gente así en la vida.
   Los habrán visto muchas veces.
   No se sabe por qué.
   Pero les va bien.
   No es que no lo merezcan. No entran ni siquiera en una evaluación de meritos.
   Simplemente les va bien. Se deslizan. No se les pega nada.
   Daniel es uno de ellos.
   Lo miden en la Capital Federal y le va bien. Lo miden en la provincia de Buenos Aires, y también. Y es raro. Porque, salvo cinco o seis palabras repetidas hasta el hartazgo –optimismo, fe, esperanza, entre ellas—el hombre, para ser benevolentes, no ha mostrado demasiado. Cierta corrección política. Un par de trofeos en la motonáutica, esa pasión de multitudes. Nunca una palabra de más. Algo de olfato para ser menemista o duhaldista o kirchnerista en el exacto momento oportuno de la vida. Pero, convengamos, eso no es demasiado. Cualquier concejal del conurbano lo recitaría de memoria.
   O sea, que la suma de sus partes no da ese todo.
   Falta el secreto, el halo,  la amalgama, la brea, el menjunje que provoca esa combustión inexplicable.
   ¿Sabrá él cual es?
   No es el primer caso en el que ocurre algo parecido. Si lo recordará don Fernando de la Rua cuando se pone nostálgico. Dirán que la comparación es odiosa y quizá convenga aclarar que solo en eso coinciden (al menos hasta que se demuestre lo contrario) pero el tipo era así. Ganaba una elección y agradecía a todos: a los hombres, a las mujeres, a los jubilados, a los judíos, a los católicos, a los muisulmanes, a los paralíticos (sí, también), a las amas de casa, a las mujeres profesionales. Se la pasaba agradeciendo. Nunca proponía nada concreto. Nunca se sabía que pensaba sobre nada. Una vez, un abogado le sugirió que denunciara públicamente a un periodista ascendente que lo estaba extorsionando.
   –A usted le creen y a él no, dele pelea. Va a ganar—le dijeron.
   –Usted no entiende. Yo nunca hice nada y siempre me fue bien –respondió él.
   Y era verdad. Hasta cierto punto, era cierto.
   De modo que, mientras se revela el secreto de Scioli, quizá convenga –solo como una manera de hacer la espera menos tediosa—tratar de entender qué significa su designación como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. 
   En principio, es un reflejo del estado de las cosas en la política. Hubo cierta época en que las candidaturas a cargos importantes se decidían en elecciones internas. Ahora no. El presidente designa y no hay nadie, a lo ancho y a lo largo del peronismo bonaerense, que se anime a discutir. Nadie como Kirchner sabe lo que le conviene al pueblo, al partido y al país. Entonces, para que realizar elecciones? Si hay uno que sabe sobre nosotros más que nosotros mismos. Además, no hay quien proponga alternativas. El dedo del Presidente es más poderoso que el que tuvieron Menem, Duhalde o Alfonsín. Pero, hay que recordarlo, similar al que aplican en sus respectivos partidos, Elisa Carrió o Mauricio Macri, a los que nadie nunca tuvo que votar en elecciones internas. Eso son los partidos hoy. Hay un líder que decide el destino de sus colaboradores. Desde abajo, no surge casi nada.
   Por si esto fuera poco, el factor determinante de la designación son las encuestas. No hay motivo ideológico, ni un antecedente como gobernante. Scioli no propone ni mano dura, ni garantismo. Ni reforma agraria. Ni garantías absolutas para la radicación de capitales nigerianos en San Vicente. Simplemente sonríe como si nada. Y mide. Y entonces, el presidente lo unge.
   Ahora, lo de las encuestas es todo un dato: el presidente tiene su coartada ahí. Si la gente lo quiere, por algo será. Así es la democracia. Así somos los argentinos.
   Como Scioli.
   Optimismo.
   Fe.
   Esperanza.
   Olfato.
   Un gran país, bah.
   En algún sentido, el proyecto Scioli gobernador refleja hasta qué punto continua viva –o ha pasado a mejor vida– la idea presidencial de renovar la política. Desde el Gobierno se argumenta que, los procesos de renovación política son extremadamente lentos, parciales y zigzagueantres, aquí y en cualquier lugar del mundo.
   Y es exactamente así.
   Extremadamente lentos, parciales y zigzagueantes: como el proceso de renovación que se está produciendo en la Argentina.
    Luego, se percibe cierto grado de improvisación. Hay un hombre que quiere gobernar la Capital Federal. Se supone que se rodea de asesores. Estudia los problemas de su territorio. Va conociendo a los dirigentes con los que tendrá que gobernar o cuyas zancadillas deberá evitar. Imagina proyectos, prioridades, jerarquiza problemas. Es un proceso de años, donde nunca se termina de aprender todo.
   Hasta que un día, plop. Así. Plop. Que viví en Areco una semana en el verano de 1964 y ya está. Soy bonaerense. Lo llevo en el alma Y me gusta todo el país, como dijo el vicepresidente.
   Me-gus-ta-to-do-el-país, dijo.
   Y nadie sintió que le estaban tomando el pelo.
   Se supone que entonces hay que empezar todo de nuevo. Gobernar la ciudad de Buenos Aires es completamente distinto a hacerlo en la provincia, donde se concentran los principales problemas del país: la delincuencia, la miseria, la contaminación, la explotación de niños, la deserción escolar, la falta de cloacas. Si se curan todos esos males ahí, este país cambia para siempre.
   Pero el problema es que el hombre elegido, hasta ahora, tenía la pasión puesta en otros temas.
   Se lo elige por que mide.
   O porque supuestamente puede medir.
   Como a una estrella de la televisión o de la radio.
   Así.
   Tan campantes.
   Los problemas, que esperen.
   Es epoca preelectoral.
   En la Casa Rosada manda el marketing.
   Por eso, lo que importa no son sus antecedentes, sino tratar de entender el secreto, descubrir la pólvora.
   El menjunje.
   Es una linda palabra.
    El menjunje de Daniel Scioli.
   Todo un reflejo del ser nacional, en este preciso momento histórico de abundancia y progreso sin parangón en el mundo entero.

Date: Wed, 29 Nov 2006 17:04:51 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: menjunje
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Por Ernesto Tenembaum
   Si alguna vez me lo cruzo, le voy a preguntar cual es el secreto, la manija de la pelota, la cuadratura del círculo. Seguro que el tipo, en privado, debe saber alguna palabra más de las cuatro o cinco que repite todo el tiempo. Quizá hasta su cara tenga más gestos que ese, el suyo, una mezcla de principe valiente y muchacho honesto e ingenuo que pasa por ahí como si tal cosa. Debe haber alguna mágia oculta, alguna poción, una alquimia ideada por un sabio mesopotámico. O algo. Porque, de lo contrario, no se entiende que Daniel Scioli esté ahí donde está, sin mosquearse demasiado, en el lugar ansiado por tantos bigotudos que sudan y sudan, la corren, la llevan, bajan a marcar, suben a atacar, ofician de aguateros si es necesario y no les alcanza.
   Hay gente así en la vida.
   Los habrán visto muchas veces.
   No se sabe por qué.
   Pero les va bien.
   No es que no lo merezcan. No entran ni siquiera en una evaluación de meritos.
   Simplemente les va bien. Se deslizan. No se les pega nada.
   Daniel es uno de ellos.
   Lo miden en la Capital Federal y le va bien. Lo miden en la provincia de Buenos Aires, y también. Y es raro. Porque, salvo cinco o seis palabras repetidas hasta el hartazgo –optimismo, fe, esperanza, entre ellas—el hombre, para ser benevolentes, no ha mostrado demasiado. Cierta corrección política. Un par de trofeos en la motonáutica, esa pasión de multitudes. Nunca una palabra de más. Algo de olfato para ser menemista o duhaldista o kirchnerista en el exacto momento oportuno de la vida. Pero, convengamos, eso no es demasiado. Cualquier concejal del conurbano lo recitaría de memoria.
   O sea, que la suma de sus partes no da ese todo.
   Falta el secreto, el halo,  la amalgama, la brea, el menjunje que provoca esa combustión inexplicable.
   ¿Sabrá él cual es?
   No es el primer caso en el que ocurre algo parecido. Si lo recordará don Fernando de la Rua cuando se pone nostálgico. Dirán que la comparación es odiosa y quizá convenga aclarar que solo en eso coinciden (al menos hasta que se demuestre lo contrario) pero el tipo era así. Ganaba una elección y agradecía a todos: a los hombres, a las mujeres, a los jubilados, a los judíos, a los católicos, a los muisulmanes, a los paralíticos (sí, también), a las amas de casa, a las mujeres profesionales. Se la pasaba agradeciendo. Nunca proponía nada concreto. Nunca se sabía que pensaba sobre nada. Una vez, un abogado le sugirió que denunciara públicamente a un periodista ascendente que lo estaba extorsionando.
   –A usted le creen y a él no, dele pelea. Va a ganar—le dijeron.
   –Usted no entiende. Yo nunca hice nada y siempre me fue bien –respondió él.
   Y era verdad. Hasta cierto punto, era cierto.
   De modo que, mientras se revela el secreto de Scioli, quizá convenga –solo como una manera de hacer la espera menos tediosa—tratar de entender qué significa su designación como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. 
   En principio, es un reflejo del estado de las cosas en la política. Hubo cierta época en que las candidaturas a cargos importantes se decidían en elecciones internas. Ahora no. El presidente designa y no hay nadie, a lo ancho y a lo largo del peronismo bonaerense, que se anime a discutir. Nadie como Kirchner sabe lo que le conviene al pueblo, al partido y al país. Entonces, para que realizar elecciones? Si hay uno que sabe sobre nosotros más que nosotros mismos. Además, no hay quien proponga alternativas. El dedo del Presidente es más poderoso que el que tuvieron Menem, Duhalde o Alfonsín. Pero, hay que recordarlo, similar al que aplican en sus respectivos partidos, Elisa Carrió o Mauricio Macri, a los que nadie nunca tuvo que votar en elecciones internas. Eso son los partidos hoy. Hay un líder que decide el destino de sus colaboradores. Desde abajo, no surge casi nada.
   Por si esto fuera poco, el factor determinante de la designación son las encuestas. No hay motivo ideológico, ni un antecedente como gobernante. Scioli no propone ni mano dura, ni garantismo. Ni reforma agraria. Ni garantías absolutas para la radicación de capitales nigerianos en San Vicente. Simplemente sonríe como si nada. Y mide. Y entonces, el presidente lo unge.
   Ahora, lo de las encuestas es todo un dato: el presidente tiene su coartada ahí. Si la gente lo quiere, por algo será. Así es la democracia. Así somos los argentinos.
   Como Scioli.
   Optimismo.
   Fe.
   Esperanza.
   Olfato.
   Un gran país, bah.
   En algún sentido, el proyecto Scioli gobernador refleja hasta qué punto continua viva –o ha pasado a mejor vida– la idea presidencial de renovar la política. Desde el Gobierno se argumenta que, los procesos de renovación política son extremadamente lentos, parciales y zigzagueantres, aquí y en cualquier lugar del mundo.
   Y es exactamente así.
   Extremadamente lentos, parciales y zigzagueantes: como el proceso de renovación que se está produciendo en la Argentina.
    Luego, se percibe cierto grado de improvisación. Hay un hombre que quiere gobernar la Capital Federal. Se supone que se rodea de asesores. Estudia los problemas de su territorio. Va conociendo a los dirigentes con los que tendrá que gobernar o cuyas zancadillas deberá evitar. Imagina proyectos, prioridades, jerarquiza problemas. Es un proceso de años, donde nunca se termina de aprender todo.
   Hasta que un día, plop. Así. Plop. Que viví en Areco una semana en el verano de 1964 y ya está. Soy bonaerense. Lo llevo en el alma Y me gusta todo el país, como dijo el vicepresidente.
   Me-gus-ta-to-do-el-país, dijo.
   Y nadie sintió que le estaban tomando el pelo.
   Se supone que entonces hay que empezar todo de nuevo. Gobernar la ciudad de Buenos Aires es completamente distinto a hacerlo en la provincia, donde se concentran los principales problemas del país: la delincuencia, la miseria, la contaminación, la explotación de niños, la deserción escolar, la falta de cloacas. Si se curan todos esos males ahí, este país cambia para siempre.
   Pero el problema es que el hombre elegido, hasta ahora, tenía la pasión puesta en otros temas.
   Se lo elige por que mide.
   O porque supuestamente puede medir.
   Como a una estrella de la televisión o de la radio.
   Así.
   Tan campantes.
   Los problemas, que esperen.
   Es epoca preelectoral.
   En la Casa Rosada manda el marketing.
   Por eso, lo que importa no son sus antecedentes, sino tratar de entender el secreto, descubrir la pólvora.
   El menjunje.
   Es una linda palabra.
    El menjunje de Daniel Scioli.
   Todo un reflejo del ser nacional, en este preciso momento histórico de abundancia y progreso sin parangón en el mundo entero.

X-Gmail-Received: 7636bca65a8b9d95d9077b1ccd5ea6fbe60c21a8
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Mon, 27 Nov 2006 12:03:38 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito viernes 24/11
Hola!!

El viernes te deposité $3447,20

-OSO $1000
-TREVISAN $1330
-TREVISAN $1117.20 (IVA FC. Nº222 c/fecha 25/10 x variable)

Los $10000 de la rock and pop me dijeron el jueves que estaban hoy. te aviso

beso

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Mon, 20 Nov 2006 20:23:11 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 20/11
Hola Ernest,

Hoy te deposité $3304 (tenían fecha viernes pasado pero no pude)

-$1330

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Fri, 3 Nov 2006 16:22:17 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 3/11
Ernest,

Hoy deposíté : $2330

Trevisan: $1330
El Oso: $1000

beso
dolo

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Mon, 30 Oct 2006 21:28:39 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 30/10 y cheques que tengo
Hola!

Hoy deposité: $10.780,90
-Veintitres (4528)
-Rock & Pop (1785+3630)
-Trevisan (837,90 iva)

Cheques que tengo para depositar:

-3/11      $1330 (Trevisan)
-3/11      $1000 (El Oso fijo sept.)
-10/11    $1330 (Trevisan)
-10/11    $1000 (El Oso fijo sept.)
-17/11    $1330 (Trevisan)
-17/11    $1000 (El Oso fijo sept.)
-17/11    $974   (El Oso fijo sept.)
-24/11    $1330 (Trevisan)
-24/11    $1000 (El Oso fijo sept.)
-01/12    $1330 (Trevisan)
-01/12    $1000 (El Oso fijo sept.)
-08/12    $1330 (Trevisan)
-15/12    $1372.03 (Trevisan-último cheque)

Total: 15.326,03

Te dejé los comprobantes para el pago de IVA.

Tengo que pasar de vuelta x tu casa antes del viernes porque los cheques del OSO no están endosados. El primero tiene fecha 3/11. De paso me das el comprobante pago del IVA de julio así voy a la AFIP para que asienten el pago.

Te llamo
beso
dolo

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Tue, 17 Oct 2006 16:06:48 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 17/10
Ernest,

Hoy te deposité: $ 3830

-Oso c/fecha 2/10: $1250 (este se me traspapeló por eso la tardanza…)
-Oso c/fecha 16/10: $1250
-Trevisan: $1330

Eduardo me comentó algo de una carta de la AFIP que te llegó…

beso
dolo

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Wed, 11 Oct 2006 16:52:34 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Ganancias y Bienes $
Ernest,

Te paso los importes de los anticipos (3º cuota) que vencen el 13/10

GANANCIAS: $13.139,40
BIENES: $498,53

IVA: $7.137,90

beso
dolo
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Wed, 11 Oct 2006 14:39:28 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Detalle IVA SEPT.ah
un beso

 iva ventas 2006(1)1.xls

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Mon, 9 Oct 2006 14:51:05 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 9/10 y buscador 23
Buscador de 23:

http://buscador.veintitres.com/
Usuario: buscador
Contraseña: archivo23

Hoy deposité:
Trevisan: $1330
El Oso: $1250

Total: $2580

beso
dolo

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Fri, 29 Sep 2006 17:59:36 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Depósito 29/09
Ernest,

hoy te deposité:

-Trevisan $1330 (3º cheque)
-Trevisan $1210 (último cheque…después te confirmo de qué era)

Total: $2540

beso
dolo

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Fri, 8 Sep 2006 14:48:00 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Subject: Detalle IVA Agosto y cheques
Ernest,

te adjunto la planilla del IVA (está el IVA de agosto)

Los cheque que me quedan son los del OSO:

-$1210 con fecha 15/9
-$1210 con fecha 22/9
-$1210 con fecha 29/9

Hoy viernes 8 deposité:

-$1210 del Oso
-$3630 Rock & Pop

Total: $4840

beso
dolo

 iva ventas 2006(1).xls

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Fri, 8 Sep 2006 14:48:00 -0300
From: “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Subject: Detalle IVA Agosto y cheques
Ernest,

te adjunto la planilla del IVA (está el IVA de agosto)

Los cheque que me quedan son los del OSO:

-$1210 con fecha 15/9
-$1210 con fecha 22/9
-$1210 con fecha 29/9

Hoy viernes 8 deposité:

-$1210 del Oso
-$3630 Rock & Pop

Total: $4840

beso
dolo

 iva ventas 2006(1).xls

Subject: Variable PERIODISTAS 2006
Date: Tue, 5 Sep 2006 14:52:38 -0300
X-MS-Has-Attach:
X-MS-TNEF-Correlator:
Thread-Topic: Variable PERIODISTAS 2006
Thread-Index: AcbRFBOav68BV4NIQAm33UY6tj8Kgg==
From: “David Ramirez” <Dor@ElOsoProducciones.com.ar>
To: “Marcelo Zlotogwiazda” <zloto@arnet.com.ar>,
   “Ernesto Tenembaum ” <ertenembaum@hotmail.com>,
   “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>,
   “Dolores Bosch” <doloresbosch@gmail.com>
Cc: “Yanila Ghio” <YGhio@ElOsoProducciones.com.ar>
Estimados:
Estos son los montos variables. Los valores estaran disponibles a partir del lunes 18 de Septiembre.
Como siempre esta la opcion de cecion de facturas de TELAM a vuestra titularidad y existe la posibilidad de que ellos abonen de una vez.
Saludos.
Lic. David Ramirez
________________________________________
       
 PERIODISTAS LA ERA DE HIELO
 VENTAS UTILIDAD HONORARIO DIF. X Period.
 FEBRERO $47.804,00 $15.297,28 $10.000,00  $      2.648,64
 MARZO $46.084,00 $14.746,88 $10.000,00  $      2.373,44
 ABRIL $68.400,00 $21.888,00 $10.000,00  $      5.944,00
 MAYO $48.774,00 $15.607,68 $10.000,00  $      2.803,84
 JUNIO $68.375,00 $21.880,00 $10.000,00  $      5.940,00
 JULIO $79.824,87 $26.844,41 $10.000,00  $      8.422,21
 AGOSTO $72.995,00 $23.358,40 $10.000,00  $      6.679,20
 SEPTIEMBRE $71.928,00 $23.016,96 $10.000,00  $      6.508,48
 OCTUBRE $65.675,00 $21.016,00 $10.000,00  $      5.508,00
 NOVIEMBRE $64.157,00 $20.530,24 $10.000,00  $      5.265,12
 Dic-05 $63.240,00 $20.236,80 $10.000,00  $      5.118,40
 Ene-06 $39.700,00 $12.704,00 $10.000,00  $      1.352,00
 Feb-06 $44.800,00 $14.336,00 $10.000,00  $      2.168,00
 Mar-06 $57.250,00 $18.320,00 $10.000,00  $      4.160,00
   Abr-06 $74.304,00 $23.777,28 $10.000,00  $      6.888,64  
   May-06 $71.157,00 $22.770,24 $10.000,00  $      6.385,12  
   Jun-06 $67.154,00 $21.489,28 $10.000,00  $      5.744,64   $19.018,40  
 Jul-06    
     

Date: Thu, 10 Aug 2006 10:05:44 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: srussoenator@gmail.com
Subject: aquí va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
A María Ballesté Russole va a gustar más que a vos

Por Ernesto Tenembaum
   La nueva guerra que estalló en Medio Oriente ha reeditado, quizá a escala mundial, debates que parecían olvidados en la historia. Uno de ellos –no el único, ni el más importante—gira alrededor de la manera en que se deben defender los derechos humanos en conflictos donde son asesinados civiles de ambos lados. En ese sentido, los organismos de derechos humanos más prestigiosos del mundo no tienen dudas: un cuerpo asesinado es un cuerpo asesinado, no importa su religión, su sexo, su raza, su ideología ni tampoco quien sea el culpable del asesinato. Pero no es la única posición. Algunos movimientos de derechos humanos de la Argentina –y, de la misma manera, un nutrido grupo de intelectuales—han expresado una persepctiva distinta y, en cierto modo, novedosa.
   Un ejemplo de la primera posición son las sucesivas posiciones de Human Rights Watch. El lunes 7 de agosto, cuando se escribió esta nota, la página de Internet de HRW, titulaba en su encabezado: “Israel/Líbano. Hezbollah debe terminar con sus ataques contra civiles. Los ataques con misiles contra civiles en Israel son  crímenes de guerra”. El titular remitía a una larga enumeración de los bombardeos misilísticos –más de tres mil– que sufrió el estado judío en las últimas semanas. El segundo titular sostenía: “Israel/Líbano: deben terminar los bombardeos contra civiles. Algunos ataques israelíes contra civiles son crímenes de guerra”.  Ese título, a su vez, conecta con una extensa declaración que describe los abusos de Israel en el Líbano. En el sitio se pueden encontrar largos artículos que contestan una a una todas las justificaciones israelíes y otros que, por su parte, describen la intención deliberada de asesinar civiles por parte de la milicia que responde a Hassan Nasrallah.
   Lo mismo ocurre con Amnesty Internacional, organización que –el mismo lunes 7 de agosto—en sus páginas de Internet, no hace diferencia entre las víctimas. Ninguna vale más que otra. “Civiles han sido elegidos como blancos en el Líbano por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel y en el norte de Israel por parte de Hezbollah, dejando cientos de muertos. Luego de semanas de luchas, bombas y misiles continuan cayendo indiscriminadamente sobre mujeres, niños, ambulancias, rescatistas y otras víctimas inocentes en este conflicto en   escalada. Estos ataques deliberados violan las leyes humanitarias internacionales y constituyen crímenes de guerra”, dice el comunicado que se títula: “Cese del fuego inmediato: no más crímenes de guerra”. Un tono similar utilizó Amnesty antes para referirse a los enfrentamientos entre israelíes y palestinos
   Esa equidistancia –un muerto es un muerto, un torturado es un torturado, un civil es un civil—es lo que ubicó a los organismos de derechos humanos en un lugar tan respetable como molesto para todo tipo de poder. A diferencia de tantos sectores, de izquierda y derecha, que utilizan los derechos humanos como un arma política de propaganda, Amnesty o HRW jamás podrían ser acusados de proárabes o proisraelíes o comunistas o pronorteamericanos o proiraníes o antiiraníes, ya que en sus páginas y documentos son implacables con todos: con los iraníes y con los movimientos que se oponen a ellos, con los israelíes, con los árabes, con Cuba y con los Estados Unidos.
   La ceguera que tuvo gran parte de la izquierda para denunciar como correspondía los crímenes stalinistas o la que tiene el poder imperial norteamericano para asumir las propias no son, como corresponde, compartidas por los organismos de derechos humanos más respetables.
   Eso los provee de una indiscutible legitimidad moral.
   Pero no es la única manera de expresarse, como corresponde a un mundo donde cada quien opina como quiere.
   El Centro de Estudios Legales y Sociales de la Argentina eligió esta vez, por ejemplo, solamente cuestionar la violencia israelí. En su página de internet se puede leer el comunicado: ” El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en un comunicado emitido hoy sostuvo que “el asesinato de civiles en el Líbano, los ataques a blancos indiscriminados y la falta de voluntad para negociar una salida a este conflicto que ha demostrado el Estado de Israel, son claras violaciones al derecho internacional de los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. Estas violaciones deben ser investigadas y sancionadas incluso por el derecho penal internacional”. Para el CELS “el Estado de Israel debe abstenerse de continuar bombardeando territorio libanés y retomar las negociaciones”. Asimismo señaló que lo brutal y desmedido de la respuesta de las fuerzas de ocupación israelíes frente al secuestro de dos de sus soldados no debería pasar inadvertidas para la comunidad internacional que deberá rechazar de plano cualquier intento de explicación que no conlleve el alto el fuego y la reparación del daño causado. “El Estado de Israel ha asumido compromisos internacionales en materia de derechos humanos y derecho humanitario, que no pueden violarse amparándose en los ataques perpetrados por el brazo armado de Hezbolá por repudiables que éstos fueran”.
   En ningún párrafo, sorprendentemente para su respetable historia, el Cels repudia los bombardeos de Hezbollah contra población civil israelí.
   El mismo enfoque de la declaración del CELS fue asumido por un manifiesto encabezado por León Rozitchner, firmado, entre otros, por José Pablo Feinmann, Horacio Verbitsky, Beatriz Sarlo y Juan Gelman y publicado el domingo pasado en Página/12. El texto solo condena la violencia israelí y utiliza un par de frases realmente llamativas:
•”La masacre actual excede todo lo conocido” (sic, subrayado del autor).
•”Es preciso detenerla para que judío y masacrador no se vuelven sinónimos” (sic).
    Ni siquiera Hassan Nasrallah, el lider de la milicia Hezbollah, cayó en semejante desmesura.  Ninguna buena persona se atrevería a decir –ni siquiera después del holocausto—que alemán y asesino es la misma cosa. Para Rozitchner, Verbitsky, Feinmann y Gelman, entre otros, judío y masacrador sí.
   De cualquier modo, no es la única posición pública de intelectuales vinculados a la lucha por los derechos humanos en la Argentina. En una nota durísima y desgarradora respecto de la conducta de Israel en el Líbano, Osvaldo Bayer –sin embargo—destacó el origen del conflicto   actual por parte de Hezbollah y agregó: “se dirá que Israel tiene que enfrentar no a un país, no a pueblos del mismo origen sino a una religión, la musulmana, que en algunos aspectos se ha quedado a la altura de aquella Iglesia Católica de la Inquisición. Una parte de la religión musulmana premia a aquel que se suicida con la bomba terrorista que va a matar al enemigo. Los cristianos avanzaron mucho y renovaron su religión alejándola de hogueras. En ese sentido ya hay intelectuales islámicos que están reaccionando y desde sus refugios en Europa están tratando de vencer la irracionalidad. Hay mujeres que se niegan a cumplir con los dictados esclavizantes de un dogma que sólo ayuda al oscurantismo y al autoritarismo”.
   Más cerca de Israel, en cambio, estuvo el mítico ex dirigente tupamaro Mauricio Rosencof. ” Con qué naturalidad aceptamos que Hezbollah, que puso la bomba en la AMIA, diga “hay que borrar a Israel del mapa”. Y con qué naturalidad Siria y Hamas dicen “hay que borrar a Israel del mapa”. ¿Qué vas a negociar? Si tus vecinos dicen “hay que borrar”… Por supuesto que yo no quiero una guerra ni quiero estar tirando bombas.. Pero hay circunstancias en que no tenés más remedio. Claro, ser pacifista así es muy sencillo. Lo más importante acá es que haya una paz entre Israel y el Líbano; que era un país donde Hezbollah, entre otras cosas, plantea el aniquilamiento, no de Israel, de todo aquello que no sea de su doctrina fundamentalista. A los cristianos también les dieron para tabaco. Yo no lo siento tan lejano por mi condición, por mi origen y porque mi familia sucumbió en la resistencia de Europa o en los campos de concentración. Lo tomo porque es un problema que nos concierne a todos. Terminaron en un territorio más chico que el departamento de Tacuarembó porque todo el mundo se lavó las manos, desde 1492 después que Torquemada por no querer convertirse al Cristianismo agarró moros y judíos y 30.000 incinerados en 20 años. Entonces, ahora que hay un territorio que es pequeño, que terminan plantando junto al mar de Galilea bananos ¡qué van a querer pelear! Además, Israel no es un país estrictamente judío. Yo estuve hablando con generales drusos, con directores de universidades palestinos que tampoco quieren eso. Porque si se liquida Israel también los liquidan a ellos”.
   ¿Qué es lo que hace que unos vean el cuadro completo, la complejidad de esta guerra, la barbarie extendida hacia todas partes, el sufrimiento que afecta a todos y otros solo las muertes provocadas por el Estado Judío?
   Cualquiera que responda esa pregunta se aventurará en un complejo laberinto de razones geopolíticas, históricas, ideológicas y –sobre todo– psicológicas.
   Uno de los que ensayó una explicación fue, en el 2001, el propio Horacio Verbitsky indignado entonces por la actitud de otros dirigentes de derechos humanos que celebraban el ataque contra las torres gemelas.
   ” Es cierto que hay quienes tienen atrofiada la mitad de sus sentimientos. Los muertos en las torres les merecen la piedad que no tuvieron por tantas víctimas del poder bélico estadounidense. Pero no hace a una persona más completa la parálisis de un lado que del otro”, escribió entonces.

Date: Thu, 10 Aug 2006 10:04:12 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: etalpone@radiomitre.com.ar
Subject: aquí va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Por Ernesto Tenembaum
   La nueva guerra que estalló en Medio Oriente ha reeditado, quizá a escala mundial, debates que parecían olvidados en la historia. Uno de ellos –no el único, ni el más importante—gira alrededor de la manera en que se deben defender los derechos humanos en conflictos donde son asesinados civiles de ambos lados. En ese sentido, los organismos de derechos humanos más prestigiosos del mundo no tienen dudas: un cuerpo asesinado es un cuerpo asesinado, no importa su religión, su sexo, su raza, su ideología ni tampoco quien sea el culpable del asesinato. Pero no es la única posición. Algunos movimientos de derechos humanos de la Argentina –y, de la misma manera, un nutrido grupo de intelectuales—han expresado una persepctiva distinta y, en cierto modo, novedosa.
   Un ejemplo de la primera posición son las sucesivas posiciones de Human Rights Watch. El lunes 7 de agosto, cuando se escribió esta nota, la página de Internet de HRW, titulaba en su encabezado: “Israel/Líbano. Hezbollah debe terminar con sus ataques contra civiles. Los ataques con misiles contra civiles en Israel son  crímenes de guerra”. El titular remitía a una larga enumeración de los bombardeos misilísticos –más de tres mil– que sufrió el estado judío en las últimas semanas. El segundo titular sostenía: “Israel/Líbano: deben terminar los bombardeos contra civiles. Algunos ataques israelíes contra civiles son crímenes de guerra”.  Ese título, a su vez, conecta con una extensa declaración que describe los abusos de Israel en el Líbano. En el sitio se pueden encontrar largos artículos que contestan una a una todas las justificaciones israelíes y otros que, por su parte, describen la intención deliberada de asesinar civiles por parte de la milicia que responde a Hassan Nasrallah.
   Lo mismo ocurre con Amnesty Internacional, organización que –el mismo lunes 7 de agosto—en sus páginas de Internet, no hace diferencia entre las víctimas. Ninguna vale más que otra. “Civiles han sido elegidos como blancos en el Líbano por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel y en el norte de Israel por parte de Hezbollah, dejando cientos de muertos. Luego de semanas de luchas, bombas y misiles continuan cayendo indiscriminadamente sobre mujeres, niños, ambulancias, rescatistas y otras víctimas inocentes en este conflicto en   escalada. Estos ataques deliberados violan las leyes humanitarias internacionales y constituyen crímenes de guerra”, dice el comunicado que se títula: “Cese del fuego inmediato: no más crímenes de guerra”. Un tono similar utilizó Amnesty antes para referirse a los enfrentamientos entre israelíes y palestinos
   Esa equidistancia –un muerto es un muerto, un torturado es un torturado, un civil es un civil—es lo que ubicó a los organismos de derechos humanos en un lugar tan respetable como molesto para todo tipo de poder. A diferencia de tantos sectores, de izquierda y derecha, que utilizan los derechos humanos como un arma política de propaganda, Amnesty o HRW jamás podrían ser acusados de proárabes o proisraelíes o comunistas o pronorteamericanos o proiraníes o antiiraníes, ya que en sus páginas y documentos son implacables con todos: con los iraníes y con los movimientos que se oponen a ellos, con los israelíes, con los árabes, con Cuba y con los Estados Unidos.
   La ceguera que tuvo gran parte de la izquierda para denunciar como correspondía los crímenes stalinistas o la que tiene el poder imperial norteamericano para asumir las propias no son, como corresponde, compartidas por los organismos de derechos humanos más respetables.
   Eso los provee de una indiscutible legitimidad moral.
   Pero no es la única manera de expresarse, como corresponde a un mundo donde cada quien opina como quiere.
   El Centro de Estudios Legales y Sociales de la Argentina eligió esta vez, por ejemplo, solamente cuestionar la violencia israelí. En su página de internet se puede leer el comunicado: ” El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en un comunicado emitido hoy sostuvo que “el asesinato de civiles en el Líbano, los ataques a blancos indiscriminados y la falta de voluntad para negociar una salida a este conflicto que ha demostrado el Estado de Israel, son claras violaciones al derecho internacional de los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. Estas violaciones deben ser investigadas y sancionadas incluso por el derecho penal internacional”. Para el CELS “el Estado de Israel debe abstenerse de continuar bombardeando territorio libanés y retomar las negociaciones”. Asimismo señaló que lo brutal y desmedido de la respuesta de las fuerzas de ocupación israelíes frente al secuestro de dos de sus soldados no debería pasar inadvertidas para la comunidad internacional que deberá rechazar de plano cualquier intento de explicación que no conlleve el alto el fuego y la reparación del daño causado. “El Estado de Israel ha asumido compromisos internacionales en materia de derechos humanos y derecho humanitario, que no pueden violarse amparándose en los ataques perpetrados por el brazo armado de Hezbolá por repudiables que éstos fueran”.
   En ningún párrafo, sorprendentemente para su respetable historia, el Cels repudia los bombardeos de Hezbollah contra población civil israelí.
   El mismo enfoque de la declaración del CELS fue asumido por un manifiesto encabezado por León Rozitchner, firmado, entre otros, por José Pablo Feinmann, Horacio Verbitsky, Beatriz Sarlo y Juan Gelman y publicado el domingo pasado en Página/12. El texto solo condena la violencia israelí y utiliza un par de frases realmente llamativas:
•”La masacre actual excede todo lo conocido” (sic, subrayado del autor).
•”Es preciso detenerla para que judío y masacrador no se vuelven sinónimos” (sic).
    Ni siquiera Hassan Nasrallah, el lider de la milicia Hezbollah, cayó en semejante desmesura.  Ninguna buena persona se atrevería a decir –ni siquiera después del holocausto—que alemán y asesino es la misma cosa. Para Rozitchner, Verbitsky, Feinmann y Gelman, entre otros, judío y masacrador sí.
   De cualquier modo, no es la única posición pública de intelectuales vinculados a la lucha por los derechos humanos en la Argentina. En una nota durísima y desgarradora respecto de la conducta de Israel en el Líbano, Osvaldo Bayer –sin embargo—destacó el origen del conflicto   actual por parte de Hezbollah y agregó: “se dirá que Israel tiene que enfrentar no a un país, no a pueblos del mismo origen sino a una religión, la musulmana, que en algunos aspectos se ha quedado a la altura de aquella Iglesia Católica de la Inquisición. Una parte de la religión musulmana premia a aquel que se suicida con la bomba terrorista que va a matar al enemigo. Los cristianos avanzaron mucho y renovaron su religión alejándola de hogueras. En ese sentido ya hay intelectuales islámicos que están reaccionando y desde sus refugios en Europa están tratando de vencer la irracionalidad. Hay mujeres que se niegan a cumplir con los dictados esclavizantes de un dogma que sólo ayuda al oscurantismo y al autoritarismo”.
   Más cerca de Israel, en cambio, estuvo el mítico ex dirigente tupamaro Mauricio Rosencof. ” Con qué naturalidad aceptamos que Hezbollah, que puso la bomba en la AMIA, diga “hay que borrar a Israel del mapa”. Y con qué naturalidad Siria y Hamas dicen “hay que borrar a Israel del mapa”. ¿Qué vas a negociar? Si tus vecinos dicen “hay que borrar”… Por supuesto que yo no quiero una guerra ni quiero estar tirando bombas.. Pero hay circunstancias en que no tenés más remedio. Claro, ser pacifista así es muy sencillo. Lo más importante acá es que haya una paz entre Israel y el Líbano; que era un país donde Hezbollah, entre otras cosas, plantea el aniquilamiento, no de Israel, de todo aquello que no sea de su doctrina fundamentalista. A los cristianos también les dieron para tabaco. Yo no lo siento tan lejano por mi condición, por mi origen y porque mi familia sucumbió en la resistencia de Europa o en los campos de concentración. Lo tomo porque es un problema que nos concierne a todos. Terminaron en un territorio más chico que el departamento de Tacuarembó porque todo el mundo se lavó las manos, desde 1492 después que Torquemada por no querer convertirse al Cristianismo agarró moros y judíos y 30.000 incinerados en 20 años. Entonces, ahora que hay un territorio que es pequeño, que terminan plantando junto al mar de Galilea bananos ¡qué van a querer pelear! Además, Israel no es un país estrictamente judío. Yo estuve hablando con generales drusos, con directores de universidades palestinos que tampoco quieren eso. Porque si se liquida Israel también los liquidan a ellos”.
   ¿Qué es lo que hace que unos vean el cuadro completo, la complejidad de esta guerra, la barbarie extendida hacia todas partes, el sufrimiento que afecta a todos y otros solo las muertes provocadas por el Estado Judío?
   Cualquiera que responda esa pregunta se aventurará en un complejo laberinto de razones geopolíticas, históricas, ideológicas y –sobre todo– psicológicas.
   Uno de los que ensayó una explicación fue, en el 2001, el propio Horacio Verbitsky indignado entonces por la actitud de otros dirigentes de derechos humanos que celebraban el ataque contra las torres gemelas.
   ” Es cierto que hay quienes tienen atrofiada la mitad de sus sentimientos. Los muertos en las torres les merecen la piedad que no tuvieron por tantas víctimas del poder bélico estadounidense. Pero no hace a una persona más completa la parálisis de un lado que del otro”, escribió entonces.

Date: Thu, 10 Aug 2006 09:42:36 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: diegoquiles_7@hotmail.com
Subject: y si no fuera así?
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Diego: se ve que tenés todo tan claro. Te felicito. Ahora: quizá las cosas sean más complejas de lo que vos pensás. Por ejemplo, en Sudán en los ultimos 5 años fueron asesinados 200 mil musulmanes, por un gobierno represor. Es la peor hecatombe humana del nuevo siglo. En los organismos de derechos humanos serios del mundo no hay duda acerca de eso. Estados Unidos y el imperialismo no tienen nada que ver. Es una carnicería. Pero nadie habla de eso. La sensibilidad progre hasta Sudán no llega. Solo llega adonde llega algun aliado de Estados Unidos. Me imagino que para vos el {unico estado terrorista es Israel. Para vos, para Castells, y para gran parte del inmaculado progresismo argentino para el cual las muertes duelen solo cuando las produce Estados Unidos o alguno de sus aliados. Yo, en cambio, creo que las muertes deben doler siempre. Los militantes de Hezbollah no son gente que crea en un mundo mejor. Son asesinos fanáticos. En Irán hay 20 mil desaparecidos. Eso no justifica la carnicería israelí en absoluto. Pero prefiero que no me tomen por gil. No tiene nada que ver lo que pasa en Israel y el Líbano con lo que pasó acá en la década del setenta. No todo enemigo de Estados Unidos es bueno per se: ni Hitler ni Stalin lo eran. En fin, en algunos temas la biblia progre es vulgar, maniquea, superficial y reaccionaria. No lo digo así por la radio pero es lo que realmente pienso.
Date: Tue, 8 Aug 2006 20:45:30 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: marielat@netverk.com.ar
Subject: nota
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
 la mitad de los sentimientos.doc

Date: Tue, 8 Aug 2006 10:35:41 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: gcastineira@csf.com.ar
Subject: eh???
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Gorilín? En que? Si casi no hable de política

Date: Thu, 3 Aug 2006 14:37:42 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: danielsantoro@ciudad.com.ar
Subject: correciones
Es verdad que la cobertura está saliendo tendenciosa. Y eso está mal. Y es motivo de discusión entre nosotros.

Pero hay que hacer algunas salvedades importantes.

1. En ocasión de la visita de Fidel a la Argentina, Animados entrevistó solo a gente que habló a favor de Cuba, Luis Juez y Eduardo Sigal entre ellos.

2. En el subibaje de ayer lo puse para arrioba a Fidel por los logros de Cuba en Salud y Eduación.

3. En el de antes de ayer puse para abajo a los gusanos de Miami por los festejos, y destaqué la impotencia de estos tipos que solo se lo pueden sacar a Fidel cuando se muere.

4. Huber Matos practicamente colgó el teléfono hoy, con bronca por las preguntas,  y le hicimos decir que quería matar gente en Cuba.

5. Zloto citó notas de medios de derecha (El Mundo, de España), donde se destacan los increibles logros cubanos en materia de salud y educación.

6. En relación al escandaloso a injustificable caso de Hilda Molina, me ocupe de destacar la semana pasada que es mucho más grave el muyro que Estados Unidos construye para que no entren mexicanos a su territorio.

7. Lo más importante es que gastamos los teléfonos llamando a Cuba para que salgan a hablar desde allí y lo tienen prohibido (???????????????). Creeme: te sacan del orto de mala manera. Es impresionante. Ni como cronistas aceptan salir los periodistas del Gramma o de Juventud Rebelde. Es muy llamativo, muy curioso y, en algún sentido, muy revelador.

Igual, la cobertura es sesgada y ninguna de las cuestiones anteriores cambia ese hecho. En cualquier caso, creo que ninguna cobertura nuestra conformaría a un castrista porquer no somos castristas. Que se le va a hacer. Podemos cometer errores. A tu parecer, eso nos hace sospechosos de estar financiados por la mafia de miami que “no nos pide tanto”.
Es, realmente, un poco paranoico. Cien por ciento paleoizquierda argentina, con todo respeto.

Saludos
Date: Thu, 3 Aug 2006 06:39:58 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Ricardo Rosenfeld” <rrosenfe@pragmaconsultores.com>
Subject: prensa
Cc: “Andrea Rosenfeld” <andrearosenfeld@ciudad.com.ar>
La tapa de Clarìn de hoy, el titular, hace referencia solo a los ataques de Hezbollah sobre Israel. En cualquier seminario de periodismo la discutirìan. Sus defensores dirìan que, aunque ayer Israel tambièn atacó, la novedad principal son los 200 misiles. Sus detractores sostendrìan que, de todos modos, es información sesgada y proisraelí. De cualquier modo, está claro que los árabes deben ver esa tapa como un ejemplo más de la influencia sionista sobre los medios de comunicaciòn, al igual que lo que ya les comenté de la prohibición en TN de pasar cadaveres de niños libaneses. El ejemplo sirve para poder pensar con cuidado la cobertura que los medios hacen de una guerra compleja. Naturalmente, ninguna de las partes jamás queda conforme porque en una guerra se espera alineamiento y los medios, habitualmente, no funcionan así.

Flaca: me mandás de nuevo lo del mapa de los territorios. Es material de propaganda bastante burdo pero me va a ayudar a hacer pensar a un goi amigo con cierta influencia mediática, como Lalo, que no entiende un jopraca del tema y cada día, segun con quien habla, va y viene. 

Date: Wed, 2 Aug 2006 19:45:21 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: aqui va

Chapita:
Poder

Volanta
SuperNestor,  Cristina Maravilla,  Elasticalberto y los problemas de la democracia.

Título:
¿Y ahora quien podrá ayudarnos?

Por Ernesto Tenembaum
   Ya está.
   Cristina tiene lo que ella quería para el Consejo de la Magistratura.
   Nestor tiene  los decretos de necesidad y urgencia que soñaba.
   Y Alberto los superpoderes que reclamaba.
   Cristina está contenta.
   Nestor está contento.
   Y Alberto también.
   Felicidades.
   Buen provecho.
   En última instancia, como dicen ellos, no es más –o es apenas algo más en algunos casos y algo menos en otros—de lo mismo que se venía haciendo hasta ahora.
   Sobre llovido, mojado.
   Pero hay algo más preocupante que las leyes aprobadas: es la manera en que se aprueban.
   En los tres casos, el oficialismo logró que sus proyectos –ampliamente resistidos por todos los que no le hacen la venia al Presidente—fueran aprobados por una mayoría abrumadora.
   Basta leer los resultados de las últimas elecciones, o los de las últimas votaciones parlamentarias o de cualquier encuesta, para llegar a la misma conclusión: Nestor Kirchner es el presidente con mayor poder político de la historia democrática argentina.
   Y eso no es así porque haya recibido más votos que sus antecesores.
    A decir verdad, en proporción al total del padrón, Kirchner ha recibido menos votos que otros presidentes.
   Lo realmente abismal –en las elecciones, en el Parlamento, en las encuestas—es la diferencia con la segunda fuerza, que encima no existe, de tan fragmentada que está la oposición.   
   Ni siquiera Juan Domingo Perón o Carlos Menem, los dos presidentes más poderosos antes que Kirchner, tuvieron oposiciones tan débiles. Además, Kirchner no tiene una crisis financiera como horizonte cercano ni tampoco que lidiar con el poder militar.
   Nunca un hombre tuvo tanto poder en democracia.
   Claramente, él no es el culpable. Esta estructura es heredera de las crisis de 1989 y del 2001, cuando el radicalismo demostró, dos veces en una década, que al llegar al poder el país terminaba en el abismo.
   Y desapareció, se partió en cuatro, se desangró en peleas internas.
   Así, las cosas, solo queda un paritdo en pie: el que lo lidera se queda con todo y está en condiciones de hacer lo que quiera.
   Eso es lo que se ve en las votaciones recientes del Parlamento.
   Pueden hacer lo que quieran.
   Los kirchneristas dirán, convencidos de la buena voluntad de su líder, que eso es maravilloso porque, de esta manera, la transformación de la sociedad no será trabada por ninguna corporación. Los antik. sostendrán que esto es el preludio de una dictadura.    En cualquier caso, conviene prescindir del apellido Kirchner para percibir la magnitud de este problema a mediano plazo y analizarlo fuera de toda pasión coyuntural.
   Kirchner puede ser bueno, medido, moderado –o no—pero luego puede sucederlo otro presidente –digamos Cristina, o Scioli, o Rodríguez Saa, quien dice– y, la verdad, es que el panorama es demasiado tentador para que alguno no haga alguna barbaridad sin retorno.
   Un presidente que tiene como límite solo a él mismo, sus propios valores, su autocontención, solo es un hombre con mucho poder –si es sensato—o un mono con navaja, si no lo es.
   Ese es el principal problema político que heredó el país de la crisis del 2001.
   Sin amenaza de alternancia de poder, sin control parlamentario, los riesgos de deslizarse hacia la corrupción o el mal gobierno, son mucho menores, caiga o no en ellos el actual presidente.
   Mirado como corresponde, es un avance histórico significativo, ya que crisis de ese estilo, en otros tiempos, generaban dictaduras militares.
   Ahora, gestó la única democracia unipartidaria que existe en el continente.
   ¿Cómo saldrá la sociedad argentina de semejante laberinto?
   La versión pesimista indica que no saldrá.
   Sostiene que Kirchner inició su mandato con indicios de apertura política, sobre todo con la renovación de la Corte, pero que luego se fue cerrando hacia la acumulación de poder gracias a la reformas del Consejo de la Magistratura, los superpoderes, los decretos de necesidfad y urgencia, los acuerdos con los referentes tradicionales del peronismo, y que esa línea de puntos termina en una caudillismo similar al que ejerció él en Santa Cruz o los Rodríguez Saa en San Luis o los Menem en La Rioja.
   La versión optimista señala que las sociedades democráticas, tarde o temprano, generan alternativas –como ocurrió en 1997 cuando una candidata sin partido, Graciela Fernandez Meijide, derrotó al poderoso aparato duhaldista—y que la porción de la sociedad que apoya al oficialismo – a cualquier oficialismo—nunca supera a la mitad, con lo cual tarde o temprano surgirá una posibilidad de recambio.
    El crecimiento económico puede ser un argumento a favor del pesimismo –porque consolida el poder de quien conduce el país—o de optimismo –porque produce nuevos actores destinados, con el tiempo, a encontrar nuevas expresiones políticas.
    Sea como fuere, mientras el panorama opositor sea desolador, como lo es de derecha a izquierda y de Sur a Norte, mientras sus líderes sigan más ocupados en denunciar pinchaduras telefónicas que en proponer serias medidas alternativas, Kirchner será superkirchner, Cristina la mujer maravilla y Alberto F. el hombre elástico.
   La verdad, el agente 86 y el chapulín colorado son mucho más agradables y humanos.
   Que no panda el cúnico.
   Es lo que hay.
   ¿Y ahora quien podrá ayudarnos?

Date: Mon, 31 Jul 2006 21:11:45 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: lacolinabd@hotmail.com
Subject: curioso
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
nop tengo absoluta idea de quien carajo sos, porque los mails de este tipo, agresivos, hirientes, de mierda, en general provienen de anónimos, nadie los firma con número de documento ni teléfono incorporado. desde que empezó la locura en medio oriente, todos los días recibo una decena de mails acusandome de sionista-instrumento-del-imperialismo-yanqui porque no digo que Israel es terrorista y genocida, y otra docena de judío-con-autppdio-y-propalestino porque no digo que todo lo que hace Israel es justo. Jamás dije que Nasrallah fuera un paladín de la libertad. Es más, dije puntualmente que es un fanático y que hezbollah es terrorista. Pero su predicamente y protagonismo cerce, según todos los medios internacionales serios, gracias a algunas acciones no muy edificantes del Estado de Israel, a las que no califico como corresponde porque creo que Israel merece más comprensión. Si España o Chile las hiciera, mis epítetos serían otros. Pero los fanáticos hijos de reputisima madre de un lado y del otro, los antisemitas y los nuestros –que los hay y si no relee la mierda que escribiste– impiden el pensamiento libre, el análisis crítico, la posibilidad de que uno incluso se equivoque. A mi como judío me enseñaron a pensar y no voy a renunciar a ese privilegio por más miserablñes que griten, acusen, persigan. Estos temas son muy complejos y la inquisición ya terminó hace varios siglos. Todos los fanáticos –los antisemitas y los nuestros–, todos los inquisidores, podrán intimidar a otra gente. Me la paso diciendo que en esto no hay buenos y malos. Que la sensibilidad ante cadea hecho puntual no debe impedir ver el complejo proceso de agresiones recíprocas, que pasa? por qué no se puede criticar algunas acciones de Israel? por qué hay que apoyar esto dogmaticamente? Algo muy malo está pasando. Por suerte hay gente en Tel Aviv que empieza a decir lo que hay que decir. Por favor. Cuanta imbecilifdad y locura hayu en el mundo.

Date: Thu, 27 Jul 2006 07:39:10 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: patertata@hotmail.com
Subject:
Con todo respeto, no veo por qué tengo que responder yo todas esas preguntas. Parece que todos los judíos tenemos que dar explicaciones ahora. Notable. De cualquier modo, me parece que su razonamiento es un poco lineal. Los que sufren no necesariamente son más humanistas y sensibles, sobre todo si sienten que está en juego su superviviencia. En general, en el mundo impera la ley del talión, en todas direcciones. Usted dirá: así estamos, es todo una mierda. Y estamos de acuerdo. Es un mundo de mierda. Cat´licos, judíos, musulmanes, comunistas, yanquis, todos han cometido atrocidades. ¿Por que los israelíes serían mejores?

Date: Fri, 21 Jul 2006 10:57:20 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: manselmi@telefe.com.ar
Subject: dos temitas
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
maría laura: estoy pensando en una nota para el programa de cable con Virginia Lagos y/o Viviana Saccone (las dos sería perfecto). Grabamos los viernes a las 20 horas. El tema es obvio. No me avisás si es posible? No te olvides además de los de cien por ciento lucha. Besos
Date: Wed, 19 Jul 2006 17:34:15 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject:
Chapita:
Poder
 
Volanta
Kirchner, el poder y la paranoia argentina
 
Título:
La silla del Pingüino
 
Por Ernesto Tenembaum
   Fantasmas.
   Nadie que conozca el objeto lo puede negar.
   El sillón de Rivadavia está atormentado por fantasmas.
   No es literatura.
   Es uno de los principales problemas políticos del país.
   Los fantasmas que rodean a un mero sillón sin vida: así son las cosas.
   Hace muy poco, en La Silla del Aguila, Carlos Fuentes escribió sobre los fantasmas que acechan a los presidentes mexicanos. La victoria de ser Presidente desemboca fatalmente en la derrota de ser ex presidente, le hizo decir a un personaje central.
   En la Argentina, los fantasmas son más angustiantes. Todos los presidentes, de Hipólito Irigoyen para acá, terminaron mal: presos, prófugos, huyendo antes de tiempo, repudiados por la gente, derrocados.
   Todos.
   Ninguno le ha resistido al país, ni civil ni militar.
   Es como si hubiera un nudo donde, tarde o temprano, todos quedan encerrados.
   No importa que concentren la suma del poder público, o una caja ilimitada, o controlen la Corte Suprema, o gocen de amplísimas mayorías parlamentarias o sean dictadores..
   Terminan mal.
   Alguna vez llega el momento de pagar todas las cuentas.
   Y eso debe sentir el sujeto que llega a sentarse ahí, donde más soñó, el mismo día en que llega.
   Cómo se hace para evitar la caída, el oprobio, la vergüenza.
   Si les pasó a todos los anteriores, ¿por qué no habría de pasarle a él?
   Ese drama, que atraviesa a la gestión de Nestor Kirchner, con más fuerza que a casi ninguna otra, quizá permita comprender sus dilemas más profundos, sus gestos más disparatados, sus zigzagueos más tortuosos y tantas reacciones de estos días.
   En las elecciones de octubre del año pasado, Nestor Kirchner fue coronado como el presidente de mayor poder político en la historia democrática argentina. Ninguno tuvo semejante control del Parlamento, tan abrumadora diferencia con la segunda fuerza política, tan asegurado un horizonte de continuidad a mediano plazo, tanto consenso social, y tan pocas amenazas por fuera de la política –no hay perspectiva de crisis financiera ni de crisis militar ni de complots eclesiástico.
   Cualquiera que repase la historia del último siglo se sorprenderá por tanta buenaventura.
   Nunca hubo tanto viento a favor.
   Sin embargo, esa evidente fortaleza disparó una serie de decisiones solo entendibles por la sensación subjetiva de debilidad y de miedo.
   Los fantasmas.
   La reforma del Consejo de la Magistratura, una plaza del Sí con ostensibles componentes clientelistas, los acuerdos con personajes como Luis Barrionuevo o Franco Macri, la demora en destrabar el funcionamiento de la Corte Suprema, la reglamentación de los Decretos de Necesidad y Urgencia, los superpoderes se explican, en parte, por la misma tara muy justificada en la historia argentina: el miedo a perder poder obliga a demostrar, todo el tiempo, que se acumula el mayor poder posible.
   Es un tema delicado, si no se lo mide adecuadamente.
   La ingenuidad, la bonhomía o la estupidez pueden generar gobiernos débiles, incapaces de conducir ningún país, destinados a finales abruptos, tristes, mediocres. Los ejemplos recientes están a mano.
   El exceso de paranoia, en cambio, puede derivar en la inmoralidad y la tiranía. Cuando tantos fantasmas, tantas conspiraciones amenazan ¿por qué detenerse en algún límite? Es necesario comprar a los conspiradores, o a sus potenciales amigos, o a sus parientes, o atemorizarlos, o perseguirlos.
   La debilidad y la paranoia, sus excesos, en este contexto, son enemigos de la consolidación de un regimen democrático y, también, del destino de quienes las ejercen.
  Las dos, tarde o temprano, terminan mal para todos.
   Quizá ese sea el dilema más complicado para cualquier líder.
  Cómo desatar los nudos de la historia.
  Es tan complicado que ninguno ha sabido hacerlo.
  Ni los mejores.
  En estos días aparecen teóricos o historiadores que explican la necesidad de un caudillismo fuerte y sostienen que solo los poderosos lograron cambiar la historia, Juan Domingo Perón y Carlos Menem, entre ellos.
   Es un análisis sesgado.
   Deberían decir: con lo poderosos que fueron, ni Perón ni Menem pudieron sobrevivir.
   Los gobiernos de ambos terminaron en crisis sangrientas.
   Ninguno de los dos –ni ningún otro—supieron cómo construir un proyecto de país que los trascendiera y que dejara un halo de respeto hacia ellos mismos.
   Como vencer a los fantasmas.
   La razón de tantos fracasos parece ser indiscutible: este es un país en el que no se puede confiar en nadie, mejor concentrar poder, agredir, amenazar, comprar, perpetuarse.
   De otro modo, terminás mal.
   El problema, el misterio, es que de este modo también.
   Las obligaciones de un líder político consisten, en parte, en desarmar los nudos que traban a la historia de su país.
   La paranoia es uno de ellos.
   ¿Está Kirchner contribuyendo a desarmarla?
   ¿O es uno más de la larga historia de Presidentes que creen que se puede comprar el destino, combatir molinos de viento con decretos de necesidad y urgencia?
   Al inicio de su Gobierno, parecía lo primero.
   En el último año se ha transformado en un líder tradicional.
   No el peor.
   No un dictador.
   Apenas uno más de los que estuvo en la Casa Rosada, peleando fantasmas que, a su vez, disparan otros, en sectores opositores o muy sensibles ante la desmesura de poder, y estos nuevos fantasmas consolidan a los anteriores y así, el presente argentino, vuelve a transformarse en un escenario donde demasiados fantasmas pelean entre sí, cuando hay tantas otras cosas imprescindibles para hacer.
   En el caso de este Gobierno, además, a veces se esgrime que la vocación de transformar una sociedad necesita de una alta dosis de concentración de poder político e intemperancia. El problema es que cuando cualquier pide detalles del plan, en realidad, se encuentra con una balbuceo de medidas moderadas, correctas, reformistas, pero para nada radicales. Los acuerdos de precios, la obra pública, los proyectos temerosos de reforma impositiva, la ley de educación, no son un programa que requiera de tanta intemperancia. Fue mucho más duro imponer retenciones en el 2002, declarar el primer default al FMI, aprobar la ley de genéricos que irritó tanto a los laboratorios, reformar la Corte Suprema, negociar la deuda privada. Si es tiempo de moderación en la pasión transformadora del Gobierno, ¿por qué no habría de serlo en los gestos, en la capacidad de diálogo, en el respeto a la división de poderes?
    La peor respuesta, para el país, es la que da la oposición: los Kirchner son así, dicen, paranoicos, destemplados, intolerantes, veleidosos, personalistas, impiadosos.
   No es una cuestión política, ni ideológica.
   Simplemente, así son.
   El Gobierno replica que la oposición es mucho peor.
   ¿Los Kirchner son así?
   ¿La oposición es peor?
    Sería una pena.
    Hay tanto viento a favor.
    Uno podría pensar que el viento pueda servir para alejar fantasmas.
   Quien sabe.
   Hace mucho, mucho tiempo que están en la Casa Rosada.
  

  
  
  
  
Chapita:
Poder
 
Volanta
Kirchner, el poder y la paranoia argentina
 
Título:
La silla del Pingüino
 
Por Ernesto Tenembaum
   Fantasmas.
   Nadie que conozca el objeto lo puede negar.
   El sillón de Rivadavia está atormentado por fantasmas.
   No es literatura.
   Es uno de los principales problemas políticos del país.
   Los fantasmas que rodean a un mero sillón sin vida: así son las cosas.
   Hace muy poco, en La Silla del Aguila, Carlos Fuentes escribió sobre los fantasmas que acechan a los presidentes mexicanos. La victoria de ser Presidente desemboca fatalmente en la derrota de ser ex presidente, le hizo decir a un personaje central.
   En la Argentina, los fantasmas son más angustiantes. Todos los presidentes, de Hipólito Irigoyen para acá, terminaron mal: presos, prófugos, huyendo antes de tiempo, repudiados por la gente, derrocados.
    Ninguno le ha resistido al país, ni civil ni militar.
   Es como si hubiera un nudo donde, tarde o temprano, todos quedan encerrados.
   No importa que concentren la suma del poder público, o una caja ilimitada, o controlen la Corte Suprema, o gocen de amplísimas mayorías parlamentarias o sean dictadores..
   Terminan mal.
   Alguna vez llega el momento de pagar todas las cuentas.
   Y eso debe sentir el sujeto que llega a sentarse ahí, donde más soñó, el mismo día en que llega.
   Cómo se hace para evitar la caída, el oprobio, la vergüenza.
   Si les pasó a todos los anteriores, ¿por qué no habría de pasarle a él?
   Ese drama, que atraviesa a la gestión de Nestor Kirchner, con más fuerza que a casi ninguna otra, quizá permita comprender sus dilemas más profundos, sus gestos más disparatados, sus zigzagueos más tortuosos y tantas reacciones de estos días.
   En las elecciones de octubre del año pasado, Nestor Kirchner fue coronado como el presidente de mayor poder político en la historia democrática argentina. Ninguno tuvo semejante control del Parlamento, tan abrumadora diferencia con la segunda fuerza política, tan asegurado un horizonte de continuidad a mediano plazo, tanto consenso social, y tan pocas amenazas por fuera de la política –no hay perspectiva de crisis financiera ni de crisis militar ni de complots eclesiástico.
   Cualquiera que repase la historia del último siglo se sorprenderá por tanta buenaventura.
   Nunca hubo tanto viento a favor.
   Sin embargo, esa evidente fortaleza disparó una serie de decisiones solo entendibles por la sensación subjetiva de debilidad y de miedo.
   Los fantasmas.
   La reforma del Consejo de la Magistratura, una plaza del Sí con ostensibles componentes clientelistas, los acuerdos con personajes como Luis Barrionuevo o Franco Macri, la demora en destrabar el funcionamiento de la Corte Suprema, la reglamentación de los Decretos de Necesidad y Urgencia, los superpoderes se explican, en parte, por la misma tara muy justificada en la historia argentina: el miedo a perder poder obliga a demostrar, todo el tiempo, que se acumula el mayor poder posible.
   Es un tema delicado, si no se lo mide adecuadamente.
   La ingenuidad, la bonhomía o la estupidez pueden generar gobiernos débiles, incapaces de conducir ningún país, destinados a finales abruptos, tristes, mediocres. Los ejemplos recientes están a mano.
   El exceso de paranoia, en cambio, puede derivar en la inmoralidad y la tiranía. Cuando tantos fantasmas, tantas conspiraciones amenazan ¿por qué detenerse en algún límite? Es necesario comprar a los conspiradores, o a sus potenciales amigos, o a sus parientes, o atemorizarlos, o perseguirlos.
   La debilidad y la paranoia, sus excesos, en este contexto, son enemigos de la consolidación de un regimen democrático y, también, del destino de quienes las ejercen.
  Las dos, tarde o temprano, terminan mal para todos.
   Quizá ese sea el dilema más complicado para cualquier líder.
  Cómo desatar los nudos de la historia.
  Es tan complicado que ninguno ha sabido hacerlo.
  Ni los mejores.
  En estos días aparecen teóricos o historiadores que explican la necesidad de un caudillismo fuerte y sostienen que solo los poderosos lograron cambiar la historia, Juan Domingo Perón y Carlos Menem, entre ellos.
   Es un análisis sesgado.
   Deberían decir: con lo poderosos que fueron, ni Perón ni Menem pudieron sobrevivir.
   Los gobiernos de ambos terminaron en crisis sangrientas.
   Ninguno de los dos –ni ningún otro—supieron cómo construir un proyecto de país que los trascendiera y que dejara un halo de respeto hacia ellos mismos.
    La razón de tantos fracasos parece ser indiscutible: este es un país en el que no se puede confiar en nadie, mejor concentrar poder, agredir, amenazar, comprar, perpetuarse.
   De otro modo, terminás mal.
   El problema, el misterio, es que de este modo también.
   Las obligaciones de un líder político consisten, en parte, en desarmar los nudos que traban a la historia de su país.
   La paranoia es uno de ellos.
   ¿Está Kirchner contribuyendo a desarmarla?
   ¿O es uno más de la larga historia de Presidentes que creen que se puede comprar el destino, combatir molinos de viento con decretos de necesidad y urgencia?
   Al inicio de su Gobierno, parecía lo primero.
   En el último año se ha transformado en un líder tradicional.
   No el peor.
   No un dictador.
   Apenas uno más de los que estuvo en la Casa Rosada, peleando contra fantasmas que, a su vez, disparan otros, en sectores opositores o muy sensibles ante la desmesura de poder, y estos nuevos fantasmas consolidan a los anteriores y así, el presente argentino, vuelve a transformarse en un escenario donde demasiados fantasmas pelean entre sí, cuando hay tantas otras cosas imprescindibles para hacer.
   En el caso de este Gobierno, además, a veces se esgrime que la vocación de transformar una sociedad necesita de una alta dosis de concentración de poder político e intemperancia. El problema es que cuando cualquier pide detalles del plan, en realidad, se encuentra con una balbuceo de medidas moderadas, correctas, reformistas, pero para nada radicales. Los acuerdos de precios, la obra pública, los proyectos temerosos de reforma impositiva, la ley de educación, no son un programa que requiera de tanta agresión. Fue mucho más duro imponer retenciones en el 2002, declarar el primer default al FMI, aprobar la ley de genéricos que irritó tanto a los laboratorios, reformar la Corte Suprema, negociar la deuda privada. Si es tiempo de moderación en la pasión transformadora del Gobierno, ¿por qué no habría de serlo en los gestos, en la capacidad de diálogo, en el respeto a la división de poderes?
    La peor respuesta, para el país, es la que da la oposición: los Kirchner son así, dicen, paranoicos, destemplados, intolerantes, veleidosos, personalistas, impiadosos.
   No es una cuestión política, ni ideológica.
   Simplemente, así son.
   El Gobierno replica que la oposición es mucho peor.
   ¿Los Kirchner son así?
   ¿La oposición es peor?
    Sería una pena.
    Hay tanto viento a favor.
    Uno podría pensar que el viento puede servir para alejar fantasmas.
    Pero están hace tanto tiempo.
    Se sienten los dueños de la Casa Rosada.
    No parece que Kirchner pueda vencerlos.
  
  

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
From: “Sebastian Vila” <sfvila@hotmail.com.ar>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: contrato El Salvador
Date: Tue, 23 May 2006 19:26:33 -0300
Adjunto contrato El Salvador 3937. Saludos. Sebastian Vila
 Contrato de locacion 100%.doc

Date: Wed, 26 Apr 2006 19:49:40 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Dolores Bosch” <doloresb@veintitres.com>,
        “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: Liberals
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita :
Poder

Volantas :
Los economistas neoliberales se rinden ante K. (¿o viceversa ?)

Título :
Luz verde

Por Ernesto Tenembaum
   El 20 de abril la fundación ultraliberal FIEL presentó una nueva edición de su house organ. Lo que, en principio, se podía presumir que sería un encuentro de claro tono opositor resultó, sorprendentemente, lo contrario. Daniel Artana, en otros tiempos mencionado por el Presidente como una especie de conspirador, opinó frente a varios periodistas que « en el escenario hay más luces verdes que amarillas ». Del rojo, ni opinó. Otro economista, Juan Luis Bour, sostuvo que la economía argentina está « blindada ». Y Juan Luis Bour agregó : « Hay un mayor ahorro público, se depende muchísimo menos de la plata de afuera, existe un tipo de cambio que no es vulnerable y, además, se crece ».
   Unas semanas antes, en una columna dominical de La Nación, Miguel Angel Broda –místico símbolo del consultor financiero en los noventa—fue muy elogioso hacia la política económica oficial. « No caben dudas de que hoy la economía argentina se encuentra en un período de notable expansión (…) Si bien la economía ha sido favorecida por condiciones externas excepcionales que beneficiaron a toda la región, esta formidable recuperación es esencialmente de naturaleza interna. Además del efecto “rebote” (observado en casi todas las economías que atravesaron crisis graves), en esta recuperación también existen méritos de la política económica vigente, que determinó una nueva configuración de precios relativos asociados a un tipo de cambio real elevado (peso depreciado) más acordes con la baja productividad media de la economía. Además, se ha logrado un marco inédito de fundamentals macroeconómicos robustos (superávit fiscal y externo) que le dan al gobierno una oportunidad única ».
   No son los únicos. Javier Gonzalez Fraga escribió también que la Argentina está a punto de romper con los dramáticos ciclos de crecimientos y depresiones que caracterizaron al último medio siglo, ya que luego de cuatro años consecutivos de crecimiento fortísimo no hay nhinguna razón para avizorar una crisis, por primera vez en décadas.
   Con la excepción de este último, las afirmaciones de los economistas neoliberales, en algùn aspecto, constituyen una bandera de rendición respecto de todos los presupuestos que defendían antes de la crisis. La hiperdevaluación y el default que la pésima política anterior impuso a la Argentina fueron estigmatizados por ellos como las peores opciones para el país. Más de cuatro años después está claro que un país puede crecer, exportar, recibir inversión   extranjera e incluso contraer nueva deuda, aun si, como se decía por entonces, « rompe todos los contratos ». La Argentina ha crecido, contra todos los pronósticos escépticos que, en el 2002, no anticiparon el rebote, luego lo calificaron como un veranito, luego hablaron de desaceleración, más tarde señalaron que la crisis energética era un cuello de botella, y –por supuesto—sostuvieron que la maneras en que el Gobierno encaró la negociación de la deuda externa privada era irresponsable y aislacionista. Sin esa negociación, la situación fiscal sería hoy mucho menos holgada.
   El reconocimiento actual revela, una vez más, las carencias en el enfoque teórico de los economistas que defendieron el uno a uno a ultranza y que, en lugar de la devaluación, el default, y el desconocimiento de gran parte de la deuda, preferían el ajuste en el contexto de la convertibilidad.
   Es casi una bandera blanca.
   Sin embargo, como suele ocurrir en estos tiempos, todo es mucho más complejo de lo que parece.
   Porque junto a la bandera de rendición flamea otra de triunfo.
   En los párrafos que se reproducen en el comienzo de esta nota se puede encontrar el triunfo en la celebración de Bour porque hay « un mayor ahorro público » y en la de Broda, cuando dice : « se ha logrado un marco inédito de fundamentals macroeconómicos robustos (superávit fiscal y externo) que le dan al gobierno una oportunidad única ».
   En otras palabras, los liberales han planteado, desde Alvaro Alsogaray en adelante que las finanzas públicas deben estar equilibradas. Nunca lo hicieron cuando llegaron al poder, porque tenían demasiados compromisos con los empresarios y banqueros que vivían del estado y del endeudamiento externo. Pero su teoría sostenía exactamente eso : que, más allá de cualquier otro indicador, el que define la fortaleza de un proceso económico son las cuentas del Estado.
   En ese sentido, han ganado y no solo en la Argentina. Los tres presidentes que se reunieron en Brasilia esta semana comparten ese presupuesto, no importa que uno sea proiraní y otro pronorteamericano. La Concertación chilena adhirió a él mucho antes que cualquiera de los otros gobiernos de centroizquierda de la región, y Tabaré Vzazquez jamás osaría poner en duda la necesidad de « fundamentals robustos », como los llama Broda.
   Quizá, los economistas neoliberales hubieran preferido que sus ideas básicas hubieran sido puestas en marcha por fuerzas políticas más afines. Pero así es la historia : las ideas de Alfredo Palacios las puso en marcha Juan Domingo Perón, y la obsesión de Alsogaray y Kireger Vasena por el deficit fiscal fue satisfecha en la práctica por fuerzas que, en todo el continente, confrontaron historicamente con esas corrientes.
   Sería de un simplismo estúpido, casi religioso, apelar al calificativo de traición para describir la conducta de unos y de otros.
   En principio, está claro que nadie tiene la razón siempre. Los neoliberales admiten que todos sus planteos respecto de la devalulaciòn y el default estaban equivocados, los gobiernos de centro izquierda reconocen que durante décadas estuvieron equivocados al no incluir entre sus banderas la defensa del ahorro público, no importa cuanta miseria haya alrededor de las arcas estatales.
   Nada es lineal.
   Todo es más complejo de lo que parece.
   Y nadie tiene la verdad sobre cómo se deeb administrar un país, al menos, en el corto plazo.
   De hecho, sin la fortaleza fiscal, Kirchner no podría confrontar con el sector de la carne, ni haber negociado como lo hizo la deuda externa privada, ni restatizar aguas argentinas ni tampoco tener planchadas las tarifas de servicios mientras instaura al Estado como actor fundamental de todos los planes de inversión de las privatizadas.
   Lo curioso de todo este proceso es que, aparentemente, un Estado puede tomar más decisiones –y no menos—cuando hace lo que siempre reclamó la derecha, es decir, ahorrar.
   Es difícil hacer pie en una superficie sólida en esta calesita con luces más verdes que amarillas.
   El único punto de apoyo es que, aunque muchos actores no se dirijan la palabra entre sí, toda la dirigencia –con la notable excepción del economista Claudio Lozano—está de acuerdo con la política económica.
   Carrió, Macri (padre e hijo), Binner, Artana, Broda, Lavagna, Remes, Machinea, Ferreres, Goznalez Fraga, Bour, Marcó del Pont, Terragno y tantos otros, de ninguina manera osarían criticar hoy los « fundamentals », es decir, el superavit fiscal o el nivel del tipo de cambio.
   Es el consenso de Buenos Aires.
   Todos se odian.
   Pero todos están de acuerdo.
   Todo un retrato del ser nacional.
   ¿Quien propone un brindis?
  
Date: Thu, 13 Apr 2006 18:26:06 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Lalo MIr” <lalomir@sion.com>
Subject: here it is tell me what you think
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Pròlogo:

Mex: ¿Qué vas a ser cuando seas grande?

Buenos Aires, 10 de abril de 2006

Querido Mex:
    Te lo voy a decir con franqueza.
    Creo que me gané el derecho.
    Durante un año, compartí en la radio cuatro horas diarias con vos, más tiempo que, digamos, tu esposa y cualquier otro de tus amigos.
   También estaban Lalo –pero él conducía, o sea que tenía que estar concentrado, el pobre, todo el tiempo—y Fanny y Silvina, pero se sentaban del otro lado.
   Tu compañero de asiento fui yo.
   Te sufrì un año entero.
   Así que me gane el derecho de decírtelo de frente march.
   Con franqueza.
   Sin ambigüedades.
   Di-rec-ta-men-te.
   Mex, espero que no te duela, pero sos muy infantil.
   O, dicho de otro modo: sos un pendejo.
   O, más claramente aun: no creciste.
   Me imagino que debe haber sido una gran frustración para tus padres darse cuenta del problema. Habrán esperado años con ansiedad y frustración contenida. Se habrán mirado consternados. Habrán consultado a algún especialista. Habrán susurrado con cierta vergüenza: “parece que no hay caso”. Y quizá lo habrán aceptado porque, al fin y al cabo, a los hijos se les acepta cualquier cosa.
   Pero seguramente no te lo habrán dicho.
   Y alguien te lo tenía que decir, alguna vez, porque conocer los problemas es, como bien lo dicen Freud, Maquiavelo y Bucay, el primer paso para resolverlos.
   Un ejemplo de tu infantilismo intolerable son las notas que publicaste todos los viernes en el muy adulto diario La Nación, y que se colaban no sé como entre tantas firmas serias, solemnes e importantes.
   Creo que deberías advertirlo a tus potenciales lectores.
   Lo que sigue, después, del prólogo es una expresión cabal del pensamiento inmaduro.
   Las notas están escritas por una mente fijada en alguna indefinible etapa previa a la latencia, ya que nadie podría afirmar que alguna vez llegaste allí.
   Algunos ejemplos.
   El viernes pasado, sugeriste que la reacción racista de algunos argentinos –o de gente en todo el mundo– contra los inmigrantes bolivianos –o contra cualquier recién llegado– era incomprensible. ” Definitivamente, no son éstos buenos momentos para andar haciéndose el inmigrante. Se puede ser detenido, deportado, discriminado, explotado, linchado, baleado, nombrado como sudaca, bolita, ilegal, indocumentado, delincuente. Y son delincuentes, pues los inmigrantes cometen el delito de querer tener una vida un poco mejor para ellos y sus familias: algo parecido a lo que quieren todos los ciudadanos del mundo para sí mismos. Y, sin embargo, nadie intentaría detenerlos por esto, deportarlos, discriminarlos. Vaya a saber uno dónde está la diferencia.
De todos modos, algún día estas diferencias van a desaparecer: de existir el cielo, todos seremos allí inmigrantes”.
   Error.
   Mistake.
   ¿No te das cuenta que así es la condición humana? ¿No maduraste lo suficiente como para aceptar que cada cual defiende lo suyo y que eso –nuestro egoísmo básico—es lo que permite el desarrollo de nuestras sociedades, que es el motor de la vida?
   Son ideas demasiado elementales, para que no las hayas asimilado.
   Estás para el diván.
   El viernes anterior, 31 de marzo, se te ocurrió que debías opinar si las escuelas debían o no permitirle a los alumnos ver los partidos del mundial.
   Por supuesto, opinaste a favor del juego y en contra de la disciplina.
   Y la argumentación era tan engañosa (lo admito) como endeble. “Ver (o no ver a la linda del curso) olvidarse por un rato de su belleza; al de los aparatos fijos, olvidarse de su complejo; al anteojudo, olvidarse de sus anteojos; al canchero, olvidarse de su soberbia, pues todos se ven iguales ahora: iguales nervios porque la Argentina va perdiendo su partido contra Costa de Marfil; igual euforia porque acaba de empatarle; iguales en la felicidad, porque acaba de ganarle en el último minuto de juego. Iguales, porque la suerte de uno está ligada con la suerte de todos los otros”.
   ¿Iguales?
   ¿Quien te crees que sos: Joan Manuel Serrat?
   ¿Por un momento se olvidó que cada uno es cada cual?
   ¿Qué tiene que ver la arena con el gofio, Mex?
   ¿Por qué, alguien, en la escuela, priorizaría esos minutios de mancomunión en lugar de la regla del cuatro?
   Las sociedades no se construyen con empatía sino con trabajo, individualismo, competencia y disciplina.
   Nadie llegó a ejecutivo, ni a presidente, ni a técnico de la selección nacional con esas ideas.
   Los jóvenes del mañana deben ser pujantes: el canchero debe arremeter, la linda tiene que sumarse al ejército de Pancho Dotto, el anteojudo que se opere con laser y el de aparatos que se joda, man.
   ¿Entendés?
   Los más débiles sufrirán, pero las sociedades no crecen gracias a ellos, sino a nosotros, los fuertes.
    Solo dos ejemplos más para demostrar que el tuyo es un caso un caso realmente grave.
   En enero se te ocurrió elogiar el horrible pullover de Evo Morales, el nuevo e imprevisto presidente boliviano. Primero –insolencia entre las insolencias—lo comparaste con otros ropajes políticos de gente seria, entre ellos la capelina de Lady Di, el moño de Alfredo Palacios o las galeritas de los conservadores.    Y luego elogiaste: “Evo Morales ha hablado sobre su pulóver, sobre no vestir traje, y la explicación ha sido tan sencilla como lo es su look: quiere seguir siendo el mismo que era antes de ser honrado con la presidencia de su país, un dirigente cocalero que se ha arremangado su pulóver para luchar codo a codo con los postergados de Bolivia. Quiere seguir siendo el mismo hombre de siempre, pues es a ese hombre de pulóver que los bolivianos han elegido para ser representados. La moda se pasa de moda; el estilo, jamás, decía una sabia Coco Chanel. El estilo de la sencillez no debería pasar nunca de moda”.
   No es así, Mex.
   Confundís las cosas.
   La gente grande sabe que las personas serias son prolijas y elegantes.
   Y que, parte de la prolijidad, consiste en vestirse como corresponde a cada ocasión.
   Un presidente no es una persona común, por más que lo haya sido.
   Y un país queda muy mal si su presidente anda por el mundo sin mostrar lo poderoso que es.
   Finalmente, un último párrafo.
   El 6 de enero te quejaste por una supuesta actitud discriminatoria de los reyes magos. En tu columna “Reyes vagos”, escribiste: “Reyes Magos eran los de antes: los que tuvieron que recorrer calles sin asfaltar y sin carteles que señalizaran el camino, guiados únicamente por la estrella de Belén, esos reyes que llegaron con esfuerzo y desafiando a la autoridad hasta un establo escondido para cumplir con su misión de entregarle regalos al niño Jesús. Los Reyes de ahora parecen tener otro ímpetu: no visitan las casas de las ciudades ocultas, la de los barrios de calles de tierra y difícil acceso, oscuros y a trasmano. No hay presentes para los niños que habitan en esos hogares.
Deberían repartirse mejor para poder llegar a todas partes”.
   ¿Sos comunista, Mex?????
   ¿Encima sos comunista?????
   ¿Qué te agarró?
   ¿Un ataque de marxismo tardío?
   ¿Cómo van a tener juguetes los niños pobres, si sus padres no se esforzaron lo suficiente como para lograr un patrimonio?
   Son las leyes de la vida.
   ¿Te queda claro por qué digo que tus ideas son patológicamente infantiles?
   Yo consultaría.
   De todos modos, para ser sinceros, no quiero terminar esta carta, que es mitad advertencia y mitad psicodiagnóstico, sin hacerte un par de confesiones.
   Primero, tus columnas tienen una gran virtud.
   Casi no contienen polisìlabos.
   ¿Viste que la gente común   casi no usa palabras de más de tres sílabas?
   Bueno, las personas importantes, hacen que sus prosas desbordes de palabras eternas, como institucionalización, democracia, estreptococo, psicoanálisis, identificación, globalización, trasnacionalización.
   A veces se me ocurre que la primera regla para saber si algo está bien escrito o no es contar la densidad de polisílabos por palabras comunes.
   Y la de tus columnas es sorprendentemente baja.
   Además, son textos que sorprenden, que se disfrutan
   No es poca cosa.
   Me imagino las sonrisas socarronas de quienes comparten la página con vos y creer que escribir bien es escribir en difícil.
   No se qué es escribir bien, pero –de verdad– me he sorprendido a mi mismo, muchas veces, pensando: “¡qué bien que escribe Mex!”.
   Segundo, tus columnas son inteligentes y originales.
   Pero no quiero abundar en elogios sobre temas marginales que no hacen al meollo de la cuestión:. Esta carta se refiere al infantilismo de su contenido y no a tu creatividad o tu estilo.
   Más confesiones.
   En algunos momentos, te envidio. Yo también, hace mucho tiempo, fui un pibe. Y recuerdo vagamente que jugaba mucho, como veo jugar a mis hijos hoy, y como te veo jugar a vos tantas veces.
   Creo que me divertía.
   Y que me hacía sentir libre.
   Y que me permitía darle a las cosas su real importancia.
   Y verte laburar, así, como si jugaras todo el tiempo, me da una envidia que, por momentos, me hizo preguntarme si no sería yo el que debería consultar.
   Peor aun.
   Muchas veces me descubrí jugando como un chico, gracias a –o, perdón, por culpa de—que vos estabas cerca.
   Luego me recompuse.
   Creo que ni vos, ni nadie, por suerte, se dieron cuenta de lo que me pasaba.
   Asì somos las personas grandes, serias.
   Podemos tener un desliz.
   Pero nos recomponemos.
   Y, entonces, más serio, solemne, circunspecto, importante, me vuelven las ganas de preguntarte: “Y bueno, Mex, ¿Qué vas a ser cuando seas grande?”.
   Algunos amigos comunes me dicen que te deje tranquilo, que tu mirada no es tan infantil, y que es un gran aporte al almidonado y previsible periodismo argentino.
   Yo no les creo.
   Son tan infantiles como vos.
   Y este país, si quiere ser finalmente Argentina Potencia,  necesita gente seria, no pendejos como vos.
    N o me hago demasiadas esperanzas.
    Pero ojalá lo entiendas.

    Un cordial apretón de manos,
                                        
     Ernesto Tenembaum

   PD: Gracias por pedirme que escriba el prólogo de tu libro.

Date: Wed, 12 Apr 2006 18:26:28 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>,
        “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>
Subject: luisito
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Volanta:
Luis Barrionuevo, de enemigo a niño mimado por la Casa Rosada.

Tìtulo:
En fin

Por Ernesto Tenembaum
   –Ojo, que lo de Barrionuevo no es gratis—advirtió  una alta fuente de la Casa Rosada.
   –¿Qué cosa?—preguntó el periodista.
   –¿No se dio cuenta que fue el tipo clave para la aprobación de la reforma al Consejo de la Magistratura? El partiò el bloque duhaldista.
   –¿Y?
   –¿Sabe que pidiò a cambio?
   –¿Qué pidió?
   –La gobernación de Catamarca.
   Ese diálogo se produjo a mediados de febrero. El viernes pasado, la fuente volvió a llamar.
   –¿Vio que se lo dije?
  –¿Qué cosa?
   –Lo del precio de Barrionuevo. Busque en Clarín. Ahí está el final de la historia.
   Efectivamente, el viernes pasado, en Clarín se publicó una pequeña nota que daba cuenta de una curiosa reunión que hubo en el salón de escudos del Ministerio del Interior, entre Anibal Fernandez y los intendentes que responden a Luis Barrionuevo en Catamarca. La reunión, indicaba la pequeña crónica, había sido convocada bajo el lema “Catamarca peronista 2007”. Fernandez elogió en ese encuentro al sindicalista Barrionuevo, un gesto que, es obvio, jamás había asumido sin la autorización presidencial. La información también indicaba que el “armador” del encuentro había sido Juan Carlos Masón, uno de los secretarios privados del presidente y, al mismo tiempo, uno de los más talentosos operadores políticos del peronismo, que ya trabajó bajo las órdenes de José Luis Manzano, Antonio Cafiero, Domingo Cavallo, Carlos Corach, Carlos Menem, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, entre otros.
   Barrionuevo celebró en silencio.
   El sabe bien como son las cosas.
   En el año 2003, no llegó a gobernador de Catamarca por la oposición de todo el radicalismo más el entonces candidato presidencial Nestor Kirchner. Cristina llegó a viajar a la provincia, donde el barrionuevismo la recibió con una lluvia de huevos. Al llegar Nestor Kirchner al poder inició una fuerte embestida contra los tentáculos barrionuevistas que atenazaban el PAMI, la obra social de los jubilados. Barrionuevo, entonces, recurrió a su reconocida ironía. Fue al programa de Samuel Gelblung, pidió que pusieran el tema “Resistiré” y sonrió placidamente.
   –Es mi tema favorito, chiche, siempre me gustó.
   La primer señal de que no todo estaba perdido se produjo en la elección de la cúpula cegetista. El triunvirato estaba conformado por Hugo Moyano, acompañado por los ex ultramenemistas José Luis Lingieri y Luis Barrionuevo. La segunda fue el voto de Barrionuevo y su mujer y el resto de los duhaldistas pero no tanto a favor de la polémica reforma del Consejo de la Magistratura. El tercero fue la notable recepció que Anibal Fernandez le hizo al barrionuevismo en la Casa Rosada.
   Por supuesto, todo lider que se precie juega a varias puntas. Por eso, unos días después, también las huestes de Ramón Saadi anunciaron su paso al kirchnerismo. Cualquier podría sostener que se trató de un gesto unilateral, si no fuera porque junto a Ramón Saadi apareció Armando Mercado, ex marido de Alicia Kirchner y armador del frente para la Victoria en Catamarca.
   A esta altura hay que decir que, entre los diferentes rostros de la democracia, uno de los más destacados y perennes es el de Luis Barrionuevo. Fue el vínculo entre Carlos Menem y Raúl Alfonsín durante el Gobierno de este última. Los memoriosos recuerdan que Enrique “Coti” Nosiglia recurría a Barrionuevo para fortalecer las posibilidades presidenciales de Carlos Menem, cuando el principal adversario del alfonsinismo era Antonio Cafiero. Al asumir Menem, Barrionuevo fue el hombre clave para partir la CGT y posibilitar así la entrega de las empresas del Estado. Volvió a ser el contacto entre Menem y Alfonsín durante el Pacto de Olivos. Con De la Rua, Barrionuevo fue el primer sindicalista en pisar la Casa Rosada para apoyar la reforma laboral. Duhalde designó a Graciela Caamaño de Barrionuevo como ministro de Trabajo y le concedió la autonomía del PAMI, como pedía Luisito.
   Con Nestor Kirchner en el poder, parecía que la historia llegaba a su fin.
   Al menos eso le parecía a los ingenuos.
   Visto desde hoy, lo más probable es que, en el 2007, la formula peronista para Catamarca, sería “Kirchner presidente-Barrionuevo gobernador”.
   Hay cosas que cambian, y hay otras que no cambian jamás.
   Un viejo colega decía que algunas notas debían terminar con la expresión “en fin”.
   Sabía que alguna vez me daría el gusto.
   En fin.

Date: Wed, 5 Apr 2006 16:06:15 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: negro
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Tìtulo:
Negros, blancos y algunas cosas más.

Por Ernesto Tenembaum
   El miércoles al mediodía, Hugo “el negro” Moyano entró al despacho presidencial y, a la salida, anunció que los trabajadores de su gremio recibirían un aumento del 18 por ciento durante este año, algo más que la inflación, algo menos de lo que pedía. Ni blanco, ni negro: en la mitad  Los días previos, los diarios más leídos por empresarios y financistas blancos, generalmente dirigidos por blancos, se escandalizaban: desbocado, extravagante, descontrolado, eran algunos de los adjetivos que se adozaban al apellido del “negro” Moyano. De cualquier modo, el aumento logrado por el “negro” fue para trabajadores que están en blanco, un grupo cada vez más privilegiado del mercado laboral. Durante el último año, los salarios de los trabajadores en blanco, defendidos por el negro, crecieron más que la inflación mientras los de aquellos que están en negro, a quien no defiende el negro, quedaron muy atrasados.
    No son pocos: los trabajadores en negro son casi la mitad de la fuerza laboral, una cifra que prácticamente no descendió en los tres años de gobierno K.
   Cuando se anuncian aumentos en el mínimo no imponible, o en el salario mínimo, o modificaciones de la legislación laboral de acuerdo a lo que sugiere el experto Hector Recalde, se alarman los blancos que dirigen empresas, festejan el negro y los suyos, es decir, los trabajadores en blanco.
    Para los que están en negro, eso no tiene ninguna significación.
    Les preocupan otras cosas.
    La semana pasada, durante el incendio de un taller clandestino, murieron siete personas que trabajaban en negro. Cuatro de ellos eran niños. Todos ellos bolivianos, lo que en este país, para gran parte de los argentinos pura sangre, significa ser negro entre los negros. Como consecuencia de esas muertes, estalló un debate público sobre el negro barro donde se apoya gran parte de la –ahora—floreciente y blanca industria textil argentina. En centenares de talleres clandestinos trabajan en negro los más negros entre los negros. Ni a los blancos, que disfrutan de las ganancias de las ropas de marca que se venden en los shopping, ni al negro Moyano es les mereció un solo comentario: el sindicato de textiles brilló por su ausencia.
   No es una crítica.
   Así están las cosas.
   Cada uno se defiende como puede.
   Muchos trabajadores bolivianos piden que no se cierren los talleres porque es los deja peor que trabajando en negro en condiciones de semiesclavitud, otros piden que el Estado intervenga en situaciones de tráfico de semiesclavos para, al menos, mejorar su situación. La Cámara de empresarios textiles y el sindicato no se meten.
   Es un problema de los negros entre los negros.
   Y es una historia tan vieja como habitual.
   Francia está sacudida por manifestaciones de blancos, que no quieren perder los derechos históricos, amenazados –entre otros factores—por mano de obra dispuesta a aceptar condiciones más salvajes: negros que llegan del norte de Africa o trabajadores polacos que aceptan trabajar en negro. Las inmigración latina generó enormes resistencias en el establishment y en el poder sindical norteamericano por diversas razones: cambiaba el color de piel de las grandes ciudades, lo oscurece, lo ennegrece, y ofrecía mano de obra más barata.
   La reacción primaria de casi todas las sociedades ante la llegada de habitantes de países más pobres suele ser reactiva, racista y, por qué no decirlo, miserable. Pero también estúpida porque el fenómeno ha demostrado ser imparable. La invasión africana en Europa, la mexicana en los Estados Unidos o la boliviana en la Argentina crecen permanentemente ya sea por goteo o en masa.
   Hace unos años, Pat Buchanan, un republicano bastante popular, basó su campaña para las primarias presidenciales de su partido, en el slogan “No pasarás, José”, que pronunciaba con su absurdo acento gringo.
   José pasó y en las últimas semanas centenares de miles de latinos –legales e ilegales—manifestaron en las principales capitales norteamericano en reclamo de más reconociomiento de derechos.
   En la Argentina, el problema boliviano es importante, pero menor.
   Con lo dramática que es su situación, la comunidad boliviana sigue siendo un grupo social minoritario al lado de la enorme legión de trabajadores en negro que hay en todo el país: sin vacaciones, sin derecho a enfermarse, sin horario fijo y con una paga miserable.
   En gran parte, la construcción de una sociedad más justa –y más vivible—depende de la integración del blanco con el negro, en sus más diversas tonalidades, ya que son muy pocos los blancos entre los blancos y los negros entre los negros.
   En la Argentina han mejorado insatisfactoria pero sensiblemente los niveles de desocupación, de pobreza e indigencia, de mortalidad infantil, e incluso –muy levemente—la distribución del ingreso.
   Pero el negro sigue ahí.
   En el tren blanco de los cartoneros negros.
   En las villas.
   En las cárceles.
   En los talleres negros de los bolivianos.
   En los colectivos que llevan por la fuerza a los actos.
   En Tartagal.
   Esta ahí.
   Sólido.
   Oscuro.
   Amenazante.
   Agazapado.
   Y también funcional.
   Tan funcional que, por ejemplo, acrecienta las ganancias de quienes fabrican la ropa con la que nos vestimos los blancos.
   Es linda esa ropa. Se vende, se exporta. Las modelos que las lucen, blancas y hermosas, decoran las revistas más caras y hermosas.
   Tienen colores radiantes, cada vez más variados, y diseños con una creatividad que, en poco tiempo, probablemente asombre al mundo.
   Pero, si se mira bien, se verá que ese arco iris tiene un indisimulable tiño oscuro, negrísimo.
   Es que el negro, la verdad, está tan de moda en el mundo.
   El blanco y el negro.
   Son colores tan precisos.
   Tan claros.
   Tan faciles de combinar.
   ¿Por qué alguien habría de cambiar las cosas?
   
  
Date: Wed, 29 Mar 2006 15:11:09 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: kapitalismo
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Volanta:
Después de la estatización de Aguas, el nuevo modelo de gestión de las empresas públicas.

Título:
Kapitalismo

Por Ernesto Tenembaum
   Al cierre de esta edición, la Cámara de Senadores se disponía a aprobar una ley cuya escasa repercusión pública contrasta con su importancia real: el Congreso le cede, por esa norma, al ministro Julio De Vido el derecho a imponer, a gusto y piacere, aumentos puntuales en tarifas de servicios públicos para la realización de obras concretas.
   Suena aburrido.
   Y quizá por eso no tuvo tanta repercusión.
   Pero casi todo el arco político y varios de los más poderosos empresarios del país están sacudidos por esa medida.
   Es más: la aprobación de la media sanción en Diputados generó el retiro de la oposición del recinto, hecho que quedó opacado porque ese mismo día renunció el gobernador de Santa Cruz, Sergio Acevedo.
    La ley que el Senado estaba a punto de aprobar será una herramienta fundamental para la construcción de un nuevo modelo de funcionamiento de las empresas de servicios pùblicos, todas ellas privatizadas durante los años noventa.
   Un empresario del área lo explicó de manera muy   didáctica, en un largo diálogo que mantuvo en el autor de esta nota.
   –Con esa ley, tendrán todo el poder que quieren. El modelo está cerrado.
   –¿A qué se refiere?
   –Mire, las privatizadas estamos pidiendo aumentos desde antes de Kirchner, desde que la devaluación licuó el valor de las tarifas en dólares pero no los créditos tomados en el exterior.
   –Y fracasaron.
   –Exactamente. Fracasamos en ese pedido y, por eso mismo, reducimos la inversión. Eso no puede extenderse eternamente. Tarde o temprano, sin inversión, un sistema energético estalla. Pero igual, los Gobiernos nunca quisieron darnos el aumento. Ahora, con esta ley, todo cambia.
   –¿Les van a dar aumento?
   –No es eso lo que nos dicen. Si hay aumentos, los habrá en sectores muy puntuales. Serán tardíos y menores a los esperado por los empresarios. Lo que está haciendo el Gobierno es liberarnos de nuestra obligación de invertir. Congela la situación actual: con las tarifas congeladas, congelamos nuestra inversión.
    –¿Y no era que con eso el sistema estalla?
   –No, porque ahora la inversión la va a ser el Estado, a través de fondos especiales que se manejarán desde obras públicas. Esto es: con el superavit fiscal, con estos aumentos que podrá disponer De Vido cuando lo considere necesario, habrá fondos para financiar inversiones. Pero el plan, las obras, los adjudicatarios de las obras, pasan del empresario privado al Estado.
    –¿Y los empresarios lo aceptan?
   –Algunos no, como en el caso de Aguas. Y otros sí, como en casi todo el resto. Aunque formalmente las empresas quedan en manos privados, el rol del Estado se incrementa muchísimo. La mayoría se queda porque la Argentina está creciendo y el gobierno, informalmente, asegura que todos los que nos disciplinemos tenemos márgenes de rentabilidad asegurado. Pero nadie sabe cuanto es ese margen. Dependemos, siempre, de una decisión que se toma, suponemos, en el más alto nivel del Estado.
    –¿Cree que es viable este modelo?
    –Es difícil saberlo. Depende de la idoneidad de los funcionarios que lo conducen. Pero, en la Argentina de hoy, todo parece viable porque hay mucha plata. El Estado tiene plata y hasta los consumidores podrían pagar las tasas extra que le impondría el Estado. Ahora, no se puede dejar de decir que el nuevo modelo tiene un costado que es injusto con los más pobres.
    –¿En qué sentido?
    –Le voy a poner el ejemplo de Aguas Argentinas. Está claro que en esa área debe haber una gran inversión, para purificar y para extender la red. Hasta la estatización, se evaluaba la posibilidad de aumentar las tarifas en las zonas más pudientes para financiar esos trabajos. Las nuevas autoridades de la empresa anunciaron que no habría aumentos. Entonces, las obras saldrán de recursos fiscales que salen del bolsillo de todos. Que el Estado invierta no significa que nadie pague las obras: se pagan vía tarifas o vía impuestos. No va a haber inversión privada de riesgo en este esquema. Le reconozco, de todos modos, que tampoco la había en el anterior. Pero, volviendo a su pregunta, casi todo es viable en un país que se ha vuelto viable.
    –Una última pregunta: con que grado de honestidad se manejan esas negociaciones?
   –Eso no se lo puedo responder. Debe depender del caso.
   La descripción del modelo K. podría ser firmada por múltiples funcionarios y empresarios, nacionales y extranjeros, que han negociados entre sí durante todos los meses. Los empresarios difunden la humillación que significa esperar durante meses una resolución ansiada. Los funcionarios explican que este mecanismo es la única manera de disciplinar al capital privado.
   En cualquier caso, se trata de un nuevo modelo de gestión cuyo resultado, como tantas cosas en la vida, es muy difícil de prever.
   Durante el debate en Diputado, la oposición –principalmente el ARI—sostuvo que era inconstitucional cederle al Ejecutivo la facultad de disponer aumentos de tarifas para la realización de obras, porque se trata de una reforma impositiva encubierta, en la cual el Congreso debería discutir puntualmente cada caso. Se trataría de una nueva ley de delegación de facultades, esta vez no al jefe de Gabinete sino al ministro de Planificación.
   Más allá del debate sobre la constitucionalidad de la ley, algo está claro: el poder –y la caja—en este Gobierno, se controlan con puño de hierro, y en un solo lugar.
   En este caso, quien comanda el proceso es el ministro De Vido, un hombre sospechado de las peores prácticas por parte de la oposición y defendido ciegamente por el presidente Nestor Kirchner, como su real mano derecha en el área de la obra pública.
   En otras palabras, la calidad del agua, del gas, del transporte, de las comunicaciones, del proyecto energético a mediano plazo, entre otras áreas claves, depende de la idoneidad, la honestidad y la sabiduría de dos hombres, que tienen toda la plata y todo el poder político: Kirchner y De Vido.
   Para muchos empresarios, ese panorama es sinónimo de asfixia.
   Otros admiten que el sistema anterior fracasó, entre otras razones, por responsabilidad del sector privado.
   En cualquier caso, son disquisiciones teóricas.
   En la Argentina hay un nuevo modelo.
   Solo sobreviven, en relación con el Estado, los empresarios amigos.
   ¿Alguna vez fue distinto?
  

Date: Thu, 23 Mar 2006 09:32:20 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: gi <gitenembaum@yahoo.com.ar>
Subject: hola
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
hoy me mandaron de regalo de una cia discográfica los dos nuevos cds de Mariza Monte. Me acorde de vos y los almuerzos en Fitz Roy, esos célebres guisos, te acordás? me puse nostálgico. te guardo uno de los dos cds para cuando vuelvas.
un besito

Date: Wed, 22 Mar 2006 15:36:22 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: comodosgotasdeagua
Chapita:
Poder

Volanta:
La estatización de Aguas Argentinas

Título:
La mosca en el agua

Por Ernesto Tenembaum
  –Ya se enteró la medida que tomamos?
  –Cual?
  –La estatización de aguas argentinas.
  –Sí, claro, hubo conferencia de prensa, no?
  –¿Y? ¿Qué le parece?
  –Bien, en principio. No tengo toda la información. Pero me parece lógico que le quiten la concesión a Suez, luego de tantos incumplimientos.
  –Ah, bueno. Pensé que ya estaba empezando a buscar la mosca en la leche.
  –No se dice así.
  –¿Qué cosa?
  –Lo de la mosca: es en la sopa. En la leche, se busca el pelo.
  –Lo que sea. ¿Ya lo está buscando?

   El mártes al mediodía, una hora después de la conferencia de prensa en la que Julio De Vido –flanqueado por Felipe Solá y Jorge Telerman—anunció la reestatización de la empresa de aguas, un alto funcionario de la Casa Rosada se comunicó con el autor de esta nota y mantuvo el diálogo transcripto.
   Estaba pletórico y no era para menos.
   Desde que el capitalismo existe, todas las sociedades están atravesadas por un debate apasionante: cuánta debe ser la participación privada y la pública en la administración de su riqueza. Como en la discusión sobre el sexo de los ángeles o sobre la existencia de Dios, solo los fanáticos –o los muy interesados—tienen respuestas categóricas e inapelables. El capital privado puede ser notablemente eficiente o ser un cáncer para las sociedades en las que se desarrolla. El Estado puede ser un distribuidor de la riqueza o un peso insostenible. Los empresarios o los funcionarios pueden ser honestos o corruptos, patriotas o vendepatrias.
   Como en gran parte de las cuestiones de la vida, todo depende.
   En los años noventa, la Iglesia dominante estableció que había que privatizar “todo lo que debía estar en manos del Estado”, como lo reconoció el entonces ministro Roberto Dormí en el fallido más fallido de la historia de los fallidos argentinos. Teléfonos, ferrocarriles, canales de televisión, el gas, la electricidad, el acero, el agua, el petróleo, fue privatizado, en cmplicidad del Estado con los empresarios amigos y los sindicalistas que ya había llenado sus bolsillos vaciando las empresas públicas. A contramano del ejemplo argentino, Chile mantuvo el 45 por ciento de sus exportaciones –el Cobre—en manos estatales. Para los chilenos, hoy reconocidos por el mundo entero, lo que debía ser estatal debía quedar en manos del Estado.
   Una de las virtudes más destacadas del actual Gobierno es la ruptura de ese dogma, sin caer en su imagen invertida. Desde que asumió, Nestor Kirchner pulsea con el capital privado, negocia, lo intenta disciplinar, pero no aplica un dogma estatista: es más, en algunos casos donde el operador trasnacional se retiró –Edesur, por ejemplo—consiguió otro operador privado. En otros, como el Correo, restatizó, designó como interventor a un diputado extraño al contubernio que manejó la empresa antes y después de su privatización, y hoy nadie cuestiona los resultados de esa operación: las empresas privadas más competitivas contratan al Correo estatal para su servicio.
   Pero una cosa es recuperar el Correo de manos de Macri y otra cosa quitarle Aguas al grupo Suez, una de las multinacionales más poderosas del mundo, que tiene nada menos que el respaldo de Francia, un país importante para la Argentina en Europa, con el cual las relaciones están dañadas, a punto tal que Jacques Chirac salteará al país en su próxima visita al Cono Sur.
   La excitación del alto funcionario tenía sus razones: la restatización de Aguas es una medida valiente, arriesgada y necesaria, dados los pésimos resultados de la operación de Suez.

   El mártes por la tarde, sin embargo, se conoció el nombre del nuevo jefe de la empresa estatal de Aguas. Se trata de Carlos Ben, homónimo del ex vocero de Eduardo Duhalde, quien hasta el momento del traspaso se desempeñaba como director adjunto de la empresa privada, según su propia definición, como “uno de los tres número dos”. Esa designación encierra un contrasentido. Julio De Vido había acusado por la mañana a Aguas Argentinas de envenenar niños con nitrato, de incumplir oglibaciones de obras, de enviar ilegalmente remesas al exterior. Por la tarde, designó al frente de la nueva empresa estatal a quien co-conducía a la vieja empresa privada. Ben fue director de relaciones institucionales, de asuntos jurídicos y de planificación, durante los largos años en que participó de la conducción de Aguas Argentinas. Hasta el día de hoy justifica públicamente la privatización de la empresa durante el menemismo.
   Pregunta obvia: no sería lógico que, si la empresa privada incurrió en delitos tan graves, los jerarcas de la antigua empresa quedaran afuera?
   No solo eso. Ben es amigo personal de José Luis Lingieri, el jefe del sindicato de Trabajadores del Agua, y verdadero hombre fuerta de la nueva empresa. Lingieri fue el dirigente sindical que decidió dejar pasar la escandalosa privatización de un recurso natural estratégico. El miércoles lo explicó en radio Mitre: “Nos llamó al ministro Roberto Dormí y nos pidió su apoyo. Tuvimos que elegir, entre subirnos al tren o quedarnos en el anden con el pañuelito”. La verdad es que Lingieri se subió al tren y se enamoró del maquinista. Con la excepción de Luis Barrionuevo no hubo otro dirigente sindical más cercano a Carlos Menem durante su gestión en la década del noventa. Fue uno de los dirigentes sindicales más encumbrados durante los años de fiesta de corrupción y entrega.
   Ante muchas designaciones, los funcionarios oficiales suelen arguementar que no tenían mejores opcioes. En el área del agua no es así: hubo técnicos de primer nivel que trabajaron en el ente de control que realizó todas las denuncias repetidas el martes por De Vido.
   Es difícil de entender por qué se entrega la empresa a Lingieri y a Ben.
   Nadie sabe cuánta debe ser la participación del sector privado y cuánta del sector estatal en una sociedad. Lo que está claro es que la calidad de la dirigencia empresaria define las características de cualquier emprendimiento. La privatización arrasó en la Argentina de los noventa porque las empresas del Estado habían sido desguasadas, endeudadas y vaciadas por funcionarios venales, sindicalistas ladrones y proveedores del Estado corruptos. Todos se enriquecían, mientras las empresas languidecían.
   Al final, fueron privatizadas con la anuencia de quiees habían participado del proceso anterior.
   Cada uno, tuvo su tajada.
   ¿Por qué volver a empezar?

   La historia reciente del país está plagada de opciones angustiosas. O se apoyaba al capital trasnacional de Federal Express o al capital nacional de Alfredo Yabrán. O se respalda a Saenz Valiente o a Samid. O el citibank o el banco Macro de Jorge Britos.
   Con la designación de Ben y la entrega del poder a Lingieri, Nestor Kirchner transforma una decisión valiente y correcta en una incógnita muy preocupante.
   Es claro como el agua.
   Queda preso de las opciones que destruyeron al país: impresentables de adentro vs. impresentables de afuera.
   Moscas, lamentablemente, hay muchas.
   Ojalá dejen algo de agua.

Date: Fri, 17 Mar 2006 06:33:52 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: lasheras
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
1. La contradicciòn entre Anibal Fernandez y Nestor Kirchner.
2. Còmo opera el poder ante un crimen de repercusión polìtica. AMIA, Cabezas, ETA, Hern+an Lopez Echagüe.
3. Iglesia denuncian “el accionar de las fuerzas de seguridad, que mantienen amedrentada y en estado de zozobra a la población, desde la lamentable y dramática muerte del policía Jorge Sayago”.
4. Quienes fueron los que golpearon y torturaron a los detenidos.
5. Quedan 19 detenidos. No serìa bueno que la juez hablara del tema.

Date: Wed, 15 Mar 2006 13:51:20 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: b
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Volanta:
Los dilemas del futuro K.

Tìtulo:
Entre Michelle y Kristina

Por Ernesto Tenembaum
   “A mi me gustaría ser Lagos, pero no tengo una Bachelet”. Así explicó el presidente Nestor Kirchner, varias veces en las últimas semanas, uno de sus principales dilemas políticos hacia el futuro. Ricardo Lagos ha despertado una enorme admiración internacional por su decisión de no forzar el sistema político chileno imponiendo su reelección, pese a gozar del 70 por ciento de imagen positiva. Quienes hablan frecuentemente con Kirchner conocen, más o menos, su pensamiento sobre los distintos lìderes latinoamericanos. A Hugo Chavez lo acerca los petrodólares y la bendición de tener un presidente en la región tan enfrentado con Estados Unidos, porque eso abre grandes márgenes para un disenso moderado con la principal potencia. Y lo aleja lo que en la Casa Rosada se evalua como una pobre gestión de Gobierno. Con Lula hará todos los esfuerzos para consolidar la integración regional pero le cuestiona el ultraliberalismo que ubica a Brasil como uno de los países que menos crecen en el mundo. Una sombra de duda ha caído sobre Tabaré Vazquez a quien, varios kirchneristas, durante el actual conflicto por las papeleras, califican como un hombre sin capacidad de conducción. Y Evo Morales es una gran incógnita.
   Al único que elogian sin reparos es a Lagos y al modelo chileno.
   Con ninguna otra líder se lleva también la senador Kirchner como con Michelle Bachelet, a quien invitó durante su campaña electoral y visitó durante la asunción.
   Si, a comienzos de los setenta, la izquierda peronista soñaba con un presidente como Salvador Allende, ahora sus sobrevivientes se miran en el espejo de Lagos y Bachelet. Y no solo ellos: de Mauricio Macri a Elisa Carrió, todo el espectro político dice que en la Argentina hay que hacer lo mismo que en Chile.
   Quizá no sea casualidad, porque los resultados que puede exhibir Chile son los más notables de América Latina, lo que no es mucho decir pero es bastante:
•       La misma coalisión gobierna hace casi dos décadas y no ha explotado ningún caso grave de corrupción.
•       Las crisis regionales han afectado a Chile muchísimo menos que a cualquier otro país de la región.
•       La integración de Chile al mundo es armónica.
•       La pobreza bajó de más del 40 a menos del 20 por ciento.
•       Se gobierna por consenso dentro de una coalisión heterogénea, que no se rompe, y los procesos de transición de un presidente a otro parecen una fiesta y no un trauma.
•       No existe un personalismo que genera todo el tiempo tensiones derivadas de la ambición desmedida de distintos caudillos.
•       La apertura ideológica permite a los chilenos tomar medidas desde siempre reclamadas por la ortodoxia, como el cuidado del superávit fiscal, como otras muy heterodoxas, entre ellas, el control de divisas o la explotación estatal de la principal exportación nacional que es el cobre.
  Naturalmente, no es un país ideal ni mucho menos, sobre todo en el área de la distribución del ingreso o de la diversificación de la exportación. Pero ninguno de esos problemas son comparables a los que afectan al resto de los países de la región.
   Cuando Kirchner mira hacia Chile, y lo hace más de lo que se cree, aparece el líder más conciliador. “En las últimas semanas habló varias veces de Lagos con envidia –cuenta un confidente—A él le encantaría dejar el poder a otro dirigente de la misma coalición. Sería histórico, fundacional. Pero Lagos lo puede hacer porque es el tercer presidente de la Convergencia. Nosotros recién estamos empezando. No tiene una Bachellet, es decir, un sucesor que piense más o menos lo mismo que nosotros sobre el país pero que al mismo tiempo sea independiente de él”. Quienes le descofían, aun dentro del mismo oficialismo, sostienen: “No hay que engañarse. El podrá envidiar a Lagos pero no piensa sino en perpetuarse en el poder lo más que pueda. ¿Cómo va a surgir una Bachellet si le tiene prohibido a todos sus colaboradores hablar con la prensa, es decir, comunicarse directamente con la gente? En Santa Cruz impuso la reelección indefinida. No es Lagos, es un típico caudillo argentino”.
   De esa mezcla entre deseos encontrados y realidades distintas, surgió la idea de medir, no casualmente al regreso de Chile, cómo caería en la sociedad el lanzamiento de la candidatura presidencial de Cristina Fernandez de Kirchner. El lunes, distintos medios se hicieron “eco”, del último brindis presidencial: “Por Cristina presidente en el 2007”. Es mujer, como Bachellet. Es oficialista, como Bachellet. Permitiría a Kirchner decir que evitó la reelección, al igual que Lagos. El pequeño detalle que diferencia las dos situaciones es que Fernandez es su mujer.
   A diferencia de Chile –y de la mayor parte de los países del mundo—en la Argentina la política se ejerce, curiosamente, en familia. No se trata exactamente de nepotismo, porque nadie podría sostener que quienes ocupan cargos –aun cuando sean parientes entre sí—lleguen a ellos solo por sus relaciones familiares. Hilda Gonzalez de Duhalde, Vilma Ibarra, Juan Pablo Cafiero, Nina Aragonés de Juárez, Olga Ruitort, Eduardo Menem, Mabel Muller, Graciela Caamaño, los primos Colombini en Corrientes y antes los hermanos Romero Feris, los Rodríguez Saa en San Luis, son todos dirigentes políticos, que dedicaron su vida a esa actividad, más allá de historias, ideas y principios morales diferentes. A la mayoría de ellos no se les puede negar el derecho de estar donde están. Ninguno de ellos es un hijo tonto al que se ubica en un lugar clave.
   En la Argentina, las familias cuentan. De ningún caudillo –de Fidel Castro a Joseph Stalin o Hugo Chavez, o Getulio Vargas o Francisco Franco o Benito Mussolini—se conocen el nombre de sus esposas. De Perón, sí.
   Es muy difícil encontrar otro países con el mismo rasgo. Quizá, los Estados Unidos podrían serlo: allí hubo dos presidentes Roosevelt, primos hermanos entre sí, un presidente padre de otro, separados por solo ocho años de interregno –los Bush–, o están los Clinton, que han recorrido un largo camino juntos y ahora ella intentará ocupar el camino que él dejó vacante.
   (A propósito, en los Estados Unidos siempre circuló un chiste sobre ellos. Dicen que hace un par de años, Bill & Hillary, pararon a cargar nafta. El la miró, de repente, y –con cierto cariño, le preguntó: “¿Dónde estaría hoy, Hillary, si te hubieras casado con ese hombre que atiende la estación de servicio?”. Y ella respondió: “No se donde estaría yo, pero él seguro que sería presidente de la Nación”).
   A Kirchner le gustaría –dice—dejarle el poder a una Bachellet.
   Mientras tanto, brinda por “Cristina Presidente en el 2007”.
   Tiene su lógica.
   ¿Dónde estarían ella y él si no se hubieran casado a mediados de los setenta?
  

Date: Wed, 15 Mar 2006 13:49:55 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: 6600caracteres
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Poder

Volanta:
Los dilemas del futuro K.

Tìtulo:
Entre Michelle y Kristina

Por Ernesto Tenembaum
   “A mi me gustaría ser Lagos, pero no tengo una Bachelet”. Así explicó el presidente Nestor Kirchner, varias veces en las últimas semanas, uno de sus principales dilemas políticos hacia el futuro. Ricardo Lagos ha despertado una enorme admiración internacional por su decisión de no forzar el sistema político chileno imponiendo su reelección, pese a gozar del 70 por ciento de imagen positiva. Quienes hablan frecuentemente con Kirchner conocen, más o menos, su pensamiento sobre los distintos lìderes latinoamericanos. A Hugo Chavez lo acerca los petrodólares y la bendición de tener un presidente en la región tan enfrentado con Estados Unidos, porque eso abre grandes márgenes para un disenso moderado con la principal potencia. Y lo aleja lo que en la Casa Rosada se evalua como una pobre gestión de Gobierno. Con Lula hará todos los esfuerzos para consolidar la integración regional pero le cuestiona el ultraliberalismo que ubica a Brasil como uno de los países que menos crecen en el mundo. Una sombra de duda ha caído sobre Tabaré Vazquez a quien, varios kirchneristas, durante el actual conflicto por las papeleras, califican como un hombre sin capacidad de conducción. Y Evo Morales es una gran incógnita.
   Al único que elogian sin reparos es a Lagos y al modelo chileno.
   Con ninguna otra líder se lleva también la senador Kirchner como con Michelle Bachelet, a quien invitó durante su campaña electoral y visitó durante la asunción.
   Si, a comienzos de los setenta, la izquierda peronista soñaba con un presidente como Salvador Allende, ahora sus sobrevivientes se miran en el espejo de Lagos y Bachelet. Y no solo ellos: de Mauricio Macri a Elisa Carrió, todo el espectro político dice que en la Argentina hay que hacer lo mismo que en Chile.
   Quizá no sea casualidad, porque los resultados que puede exhibir Chile son los más notables de América Latina, lo que no es mucho decir pero es bastante:
•       La misma coalisión gobierna hace casi dos décadas y no ha explotado ningún caso grave de corrupción.
•       Las crisis regionales han afectado a Chile muchísimo menos que a cualquier otro país de la región.
•       La integración de Chile al mundo es armónica.
•       La pobreza bajó de más del 40 a menos del 20 por ciento.
•       Se gobierna por consenso dentro de una coalisión heterogénea, que no se rompe, y los procesos de transición de un presidente a otro parecen una fiesta y no un trauma.
•       No existe un personalismo que genera todo el tiempo tensiones derivadas de la ambición desmedida de distintos caudillos.
•       La apertura ideológica permite a los chilenos tomar medidas desde siempre reclamadas por la ortodoxia, como el cuidado del superávit fiscal, como otras muy heterodoxas, entre ellas, el control de divisas o la explotación estatal de la principal exportación nacional que es el cobre.
  Naturalmente, no es un país ideal ni mucho menos, sobre todo en el área de la distribución del ingreso o de la diversificación de la exportación. Pero ninguno de esos problemas son comparables a los que afectan al resto de los países de la región.
   Cuando Kirchner mira hacia Chile, y lo hace más de lo que se cree, aparece el líder más conciliador. “En las últimas semanas habló varias veces de Lagos con envidia –cuenta un confidente—A él le encantaría dejar el poder a otro dirigente de la misma coalición. Sería histórico, fundacional. Pero Lagos lo puede hacer porque es el tercer presidente de la Convergencia. Nosotros recién estamos empezando. No tiene una Bachellet, es decir, un sucesor que piense más o menos lo mismo que nosotros sobre el país pero que al mismo tiempo sea independiente de él”. Quienes le descofían, aun dentro del mismo oficialismo, sostienen: “No hay que engañarse. El podrá envidiar a Lagos pero no piensa sino en perpetuarse en el poder lo más que pueda. ¿Cómo va a surgir una Bachellet si le tiene prohibido a todos sus colaboradores hablar con la prensa, es decir, comunicarse directamente con la gente? En Santa Cruz impuso la reelección indefinida. No es Lagos, es un típico caudillo argentino”.
   De esa mezcla entre deseos encontrados y realidades distintas, surgió la idea de medir, no casualmente al regreso de Chile, cómo caería en la sociedad el lanzamiento de la candidatura presidencial de Cristina Fernandez de Kirchner. El lunes, distintos medios se hicieron “eco”, del último brindis presidencial: “Por Cristina presidente en el 2007”. Es mujer, como Bachellet. Es oficialista, como Bachellet. Permitiría a Kirchner decir que evitó la reelección, al igual que Lagos. El pequeño detalle que diferencia las dos situaciones es que Fernandez es su mujer.
   A diferencia de Chile –y de la mayor parte de los países del mundo—en la Argentina la política se ejerce, curiosamente, en familia. No se trata exactamente de nepotismo, porque nadie podría sostener que quienes ocupan cargos –aun cuando sean parientes entre sí—lleguen a ellos solo por sus relaciones familiares. Hilda Gonzalez de Duhalde, Vilma Ibarra, Juan Pablo Cafiero, Nina Aragonés de Juárez, Olga Ruitort, Eduardo Menem, Mabel Muller, Graciela Caamaño, los primos Colombini en Corrientes y antes los hermanos Romero Feris, los Rodríguez Saa en San Luis, son todos dirigentes políticos, que dedicaron su vida a esa actividad, más allá de historias, ideas y principios morales diferentes. A la mayoría de ellos no se les puede negar el derecho de estar donde están. Ninguno de ellos es un hijo tonto al que se ubica en un lugar clave.
   En la Argentina, las familias cuentan. De ningún caudillo –de Fidel Castro a Joseph Stalin o Hugo Chavez, o Getulio Vargas o Francisco Franco o Benito Mussolini—se conocen el nombre de sus esposas. De Perón, sí.
   Es muy difícil encontrar otro países con el mismo rasgo. Quizá, los Estados Unidos podrían serlo: allí hubo dos presidentes Roosevelt, primos hermanos entre sí, un presidente padre de otro, separados por solo ocho años de interregno –los Bush–, o están los Clinton, que han recorrido un largo camino juntos y ahora ella intentará ocupar el camino que él dejó vacante.
   (A propósito, en los Estados Unidos siempre circuló un chiste sobre ellos. Dicen que hace un par de años, Bill & Hillary, pararon a cargar nafta. El la miró, de repente, y –con cierto cariño, le preguntó: “¿Dónde estaría hoy, Hillary, si te hubieras casado con ese hombre que atiende la estación de servicio?”. Y ella respondió: “No se donde estaría yo, pero él seguro que sería presidente de la Nación”).
   A Kirchner le gustaría –dice—dejarle el poder a una Bachellet.
   Mientras tanto, brinda por “Cristina Presidente en el 2007”.
   Tiene su lógica.
   ¿Dónde estarían ella y él si no se hubieran casado a mediados de los setenta?
  

Date: Tue, 14 Mar 2006 08:46:58 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: sb1403
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
• Baja Fabián Rodríguez
      El juez en lo Contencioso Administrativo de San Isidro, José Servín, ordenó el secuestro de una camioneta 4 x 4 Mercedes Benz por una deuda de $ 22.000 con el fisco bonaerense. Es el mismo vehículo que hace cuatro días fue restituido a su dueño por un dictamen de la jueza platense Ana Logar, quien hizo lugar al recurso de amparo presentado por el propietario. Los fallos de los magistrados no son contradictorios. Servín dio trámite expedito al pedido de la fiscalía de Estado para el cobro de la deuda. Inició un juicio de apremio contra Fabián Rodríguez, dueño de la camioneta. Para el cumplimiento del pago, en apenas cinco días, ordenó el secuestro del bien en cuestión. ¿Quién hace el operativo?. Puede ser Rentas o un oficial de Justicia con auxilio policial. Logar se había pronunciado por la devolución, pero no existía juicio de apremio. Rentas tiene en la mira 750 automóviles valuados en más de 45 mil pesos. PAGO LA MITAD DE LA LISTA.
• Baja Silvina Walger
• Baja Nestor Kirchner
• Baja Tabaré
• Sube Alvaro Uribe. Lo más importante de las elecciones legislativas del domingo en Colombia ni siquiera es que los siete partidos que apoyan al presidente Uribe -ex liberal, independiente- hayan alcanzado la mayoría absoluta tanto en la Cámara como en el Senado, sino que el uribismo ha dado un paso de gigante para que su líder repita mandato presidencial. De los 166 escaños de la Cámara, es fácil que la coalición presidencial se acerque a 100, y unos dos tercios de los 102 del Senado, con lo que no encontrará oposición para llevar a cabo sus planes, que contemplan la liquidación, por la fuerza si es necesario, de la amenaza terrorista-guerrillera de las FARC; la consolidación de una relación económica privilegiada con Estados Unidos a través del Tratado de Libre Comercio (TLC) y la desmovilización, ya muy avanzada, de los paramilitares, para su reinserción en la sociedad.
• Baja Jorge Telerman
• Sube Bianchi

Date: Wed, 8 Mar 2006 13:50:56 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: Progres
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Chapita:
Debate

Volanta:
El respaldo “progre” a Anibal Ibarra

Tìtulo:
¿Y si hubiera sido Macri?

Por Ernesto Tenembaum
   Uno de los logros más impactantes de Anibal Ibarra en su pelea por evitar la destitución fue su capacidad de convocatoria de respetadísimas figuras públicas, que lo respaldaron sin ambigüedades. Es difícil no impresionarse frente a firmas como Alfredo Alcón, Estela de Carlotto, Adrián Paenza o Arturo Bonín, entre tantos otros. Parte de lo más destacado de la intelectualidad progresista argentina acompañó a Ibarra y representó así a un enorme sector social que opinaba igual que ellos: el ahora ex jefe de Gobierno estaba siendo sometido a un linchamiento y no a un proceso justo.
   La entidad de las figuras que se pronunciaron, sin embargo, no implica que “per sé”, la causa que defendían fuera justa y obliga a formular algunas preguntas.
   La principal: en caso de que la víctima de ese supuesto linchamiento hubiera sido Mauricio Macri, ¿también habrían salido a defenderlo?
   O, en otros términos: dada la misma situación –un intento de destitución en el marco de una tragedia ocasionada en parte por un error grave de gestión–, ¿habrían firmado las mismas personalidades una solicitada de respaldo a Macri?
   O, dicho de una tercera manera, ¿lo que ocurrió en la legislatura era rechazado porque se trataba efectivamente de un intento de golpe institucional, o porque ese supuesto golpe era dirigido contra Ibarra?
   Son preguntas centrales que abren dudas sobre la existencia o no de una doble moral en el así llamado progresismo argentino, porque es difícil imaginarse a esas figuras sosteniendo ideológicamente más distante.
   Más bien, uno tiende a imaginarlas, en ese caso, marchando junto a los padres de Cromagnon y acompañando su pedido de destitución contra el jefe de Gobierno, en ese caso de derecha. Es muy curioso, por ejemplo, que al acto para respaldar a Ibarra asistieran 20 mil personas, que no fueron –en su mayoría—a las marchas convocadas por los familiares tras la tragedia. Como si estos muertos no dolieran tanto, porque su presencia afectaba políticamente esta vez no a Jorge Rafael Videla ni a Carlos Menem, sino a un hombre con mejor trayectoria.
   Ibarra es más cercano al corazón progresista y, entonces, mereció una defensa cerrada.
   Los padres de víctimas que lo cuestionaban, fueron aislados: la derecha no estuvo cerca de ellos porque nunca acompaña a las víctimas, el progresismo porque esta vez su dedo acusatorio no iba contra la derecha.
   Para los amigos, todo.
   Para los enemigos, ¿ni Justicia?
   Se discutirá hasta el cansancio –y legítimamente– si el ex jefe de Gobierno merecía o no la destitución, pero algunos hechos son incontratables:
•        Hubo doscientos muertos.
•        Ibarra asumió la responsabilidad política cuando destituyó a todos los funcionarios políticos de la Secretaría de Seguridad.
•        Era un área conducida por un pariente directo de Ibarra a la que él mismo le prestaba especial atención porque acababa de reformarla integramente.
•        Existían solo cinco locales de la capacidad de Cromagnon. Existían advertencias sobre este último. Ibarra no hizo nada frente a este panorama.
•        De los cuarenta y cinco legisladores que debían opinar si correspondía o no el juicio político, treinta se expresaron afirmativamente. Entre ellos, había macristas pero también estaba gente de Carrió, de Kirchner, muchos ex Ibarristas, peronistas, radicales, seguidores de Zamora, enemigos de Zamora y hasta Rafael Bielsa opinó en ese sentido.
•        Diez de los quince legisladores de la sala juzgadora sostuvieron que Ibarra debía irse a la casa. Tienen distintas lealtades, ideas, edades, historia política. Y de los cinco que no lo condenaron, tres sostuvieron que, sin embargo, tenía responsabilidad en la tragedia.
•        La Justicia procesó a varios ex funcionarios de Ibarra por incumplimiento de deberes vinculados a Cromagnon.
    Es perfectamente opinable si, aun con todos esos elementos, Ibarra merecía la destitución. Pero la militancia y el respaldo público tienen otra dimensión, sobre todo en este contexto trágico. ¿El miedo a la derecha obliga a defender a cualquier gobernante “progre” no importa las evidencias que hubiera en su contra? ¿La lealtad ideológica debe ser más fuerte que la exigencia a los gobernantes para que cuiden a la población que deben gobernar? ¿Están tan seguros que todo en el ibarrismo era limpio y transparente? ¿Realmente Macri salía fortalecido con la destitución de Ibarra?
   Quizá, en alguna medida, los errores graves de los líderes progresistas en la última década tengan que ver con esa confusión. Quizá Graciela Fernandez Meijide, Carlos “Chacho” Alvarez y ahora Anibal Ibarra cayeron en el espejismo que le transmitía el sector social más cercano a ellos: como todas las alternativas eran peores, tenían cheque en blanco; como nadie quería hacerle el juego a la derecha, y entonces no los criticarían en público, ellos podían aliarse a De la Rua, tolerar ajustes injustos, coquetear con Cavallo, favorecer a un pariente, recoger aportes muy cuestionables para la campaña, o dejar desguarnecida un área clave de Gobierno.
   Es un dilema moral. Ser condescendientes con los líderes cercanos, sobre todo ante hechos más dramático, ¿fortalece la construcción de una sociedad mejor o, en realidad, quita el derecho moral a cuestionar a los otros? ¿hay que ser más complacientes con los “progres”, para no hacerle el juego a la derecha” o más rigurosos, para que entiendan que no pueden caer en barbaridades, para que sepan el costo que tiene no solo para ellos sino para la construcciòn de un país distinto?
   Con excepciones notables –en el periodismo, por ejemplo, personalidades como Horacio Verbitsky, Nelson Castro o Magdalena Ruiz Guiñazú—Ibarra fue el último lider “progre” que gozó de la incondicionalidad del público “progre”, que lo prefirió a los desordenados familiares de las víctimas.     
   ¿El último?

Date: Wed, 1 Mar 2006 14:37:07 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: ibarra
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Volanta:
Ibarra, más cerca de la absolución
 
Título:
¿El último sobreviviente de Cromagnon?
 
Por Ernesto Tenembaum
   En las últimas semanas, Anibal Ibarra rompió su aislamiento político y social. Primero, gracias a una reunión  con numerosos personajes de la cultura que, en su mayoría, no le deben nada ni necesitan pedìrselo: es gente íntegra que, simplemente, consideró injusto que se lo destituyera por la tragedia de Cromagnon. Luego, consiguió una demostración notable de apoyo político por parte de socialistas, radicales y – sobre todo– kirchnernistas: con la aislada excepción de Elisa Carrió, se trata de la misma coalición que lo llevó al poder en 1999 y defendió su reelección en el 2003.
   Seguramente, eso le alcance para sobrevivir a la avalancha Cromagnon, que lo tapó –a él como a todos los responsables directos o indirectos de la tragedia—durante el último año largo.
   Un juicio político es eso: una pelea que no se define por la justicia o injusticia de la causa.
   Lo que cuenta es, lisa y llanamente, el número y no la gravedad de los hechos.       
   Richard Nixon debió renunciar para evitar una destitución inminente. La causa que desató ese proceso fue un caso de espionaje menor sobre la oposición. En otro momento hubiera sobrevivido, pero uno de los políticos más hábiles de la historia había descuidado al Parlamento: cayó. Ronald Reagan, en cambio, había aprendido la lección y, veinte años después, no fue ni despeinado por el Irangate, un caso gravísimo de contrabando de armas que lo involucraba. Controlaba a los legisladores y, por lo tanto, no fue destituido.
   Hasta las últimas semanas, Ibarra había quedado solo. Su repetición hasta el hartazgo de que era víctima de un golpe de ultraderecha no resistía ninguna prueba de realidad: el macrismo, sin duda, impulsaba su destitución pero también una cadena inmensa de kirhneristas, ex aliados, ex subordinados, ultraizquierdistas y francotiradores. El dictamen de la comisión acusadora fue acompañado por Mauricio Macri pero también por Luis Zamora, Elisa Carrió, Ricardo Lopez Murphy, Patricia Bullrich y hasta Rafael Bielsa, quien envió a su mujer para respaldarlo. Todo el arco político, de izquierda a derecha y de Este a Oeste opinó que Ibarra merecía, como mínimo, ir a juicio. Treinta votos sobre cuarenta y cinco eran muchísimos, y se juntaron: el ibarrismo argumentó que eso se debió al miedo al huevazo. En todo caso, era un grito de ahogado contra su propia fuerza política, muchos de cuyos ex miembros, que entraron a la legislatura de la mano de Ibarra, levantaron la mano en contra.
   ¿Eran miedosos, oportunistas, complices de la derecha? ¿Quién los incluyó en su lista?
   Ahora, todo parece darse vuelta, sobre todo por la manifestación clara de apoyo de la Casa Rosada. Si dos de los cuatro legisladores kirchneristas atienden, como es de prever, las señales que llegan desde Balcarce 50, Ibarra permanecerá hacia fines de su mandato. Cambió la relación de fuerza. Hace un año nadie lo acompañó en la idea de plebiscitar el juicio político. Ahora, lo acompañan muchos políticos de primera línea –el Presidente, para empezar a hablar–  y entonces los números seguramente dirán otra cosa.
    Por tercera vez consecutiva, Ibarra podría triunfar de la misma manera: no arma nada en el territorio que gobierna pero lo salva su ubicación en la política grande. Ganó en el 2000, gracias a que era el candidato de Fernando de la Rua y Carlos Chacho Alvarez, entonces de moda. En el 2003, era respaldado por Nestor Kirchner y Elisa Carrió. Y ahora, otra vez, el salvavidas viene desde arriba.
   La derrota que lo llevó al juicio político era una demostración de culpabilidad sino de aislamiento.
   Si ahora sobrevive, no será una demostración de inocencia, sino de habilidad para remontar una situación política adversa, un talento que a Ibarra, una vez más, no se le puede negar.
   En el medio, quedan tantas palabras.
   Ibarra contó en su alegato que durante toda su vida pública, primero como fiscal, luego como concejal luchó por los derechos humanos y contra la corrupción. Fue efectivamente así. También recordó que en todo el juicio político, pese a que los acusadores eran impiadosos, jamás se pudo probar corrupción en su Gobierno. También tiene razón.
   El problema es que nada de eso es materia de discusión.
   Lo que se está discutiendo es si la tragedia de Cromagnon, en alguna medida, se produjo por el mal funcionamiento de un área de su Gobierno y si, en ese caso, el jefe de ese Gobierno merece la destitución.
   De lo primero no hay duda, desde el momento en que el propio Ibarra descabezó a todo el área de Seguridad a día siguiente de la tragedia. Si no cometieron errores, no habría motivos para esa decisión. Además, fue el propio Ibarra quien dijo que se asumía la responsabilidad política por lo sucedido, una afirmación –a esta altura—vaga, ambigua, a medida para salir del paso, sin consecuencias concretas.
    Lo segundo, si merece por ello ser destituido, es mucho más discutible. Como lo recuerda siempre Ibarra, nunca antes, un jefe de Gobierno –de cualquier Gobierno, en toda la historia, en todo el planeta—cayó luego de una catástrofe porque los mecanismos de control no funcionaron como debían.
   Hay tres casos muy recientes.
   El Congreso de la Nación ni siquiera inició un juicio político contra Carlos Menem luego de la explosión de la AMIA, cuando resulta obvia la desidia oficial, ya que el ataque, luego de la bomba contra la embajada de Israel, era una posibilidad más que cierta. A la legislatura santafecina ni se le ocurrió iniciar un proceso de destitución contra Carlos Reutemann por las inundaciones que causaron decenas de muertes, pese a que hay evidencias de que se produjeron por obras programadas pero no realizadas por ese Gobierno. Y Felipe Solá salió indemne de la masacre de la cárcel de Magdalena, que ocurrió luego de múltiples advertencias sobre la situación de todos los presidios que dependen de su Gobierno.
   Nadie, en Estados Unidos, tuvo la ocurrencia de pedir el juicio político a George Bush porque sus recortes presupuestarios agravaron el desastre de Nueva Orleáns.
   En todos los casos se habla de decenas o cientos de muertes.
   En todos los casos existían advertencias previas.
   Pero los tcuatro controlaban sus respectivas legislaturas.
   Ibarra no, y por eso, solo él llegó casi al límite de la destitución.
   Si sobrevive, como todo parece indicarlo, la situación se empareja.
   Para bien o para mal, Bush, Menem, Reutemann, Solá y él habrán tenido el mismo tratamiento, habrán sido medidos con la misma vara.
   Quizá sea justo.
   Ecuánime.
   Equilibrado.
  Quizá los gobernantes no debieran pagar con la destitución ante tragedias de las que son responsables, así sea indirectamente.
   Pero es muy difícil no sentir un regusto amargo.
  ¿Qué los obliga entonces a proteger la vida de la gente?
  ¿Cuál es el castigo que les toca por ser cómplices o haraganes o, simplemente, por haber aplicado políticas incorrectas?
  Como si todo fuera muy justo, pero nada estuviera demasiado bien.
  Como si quedara un enorme y amargo sabor a nada.

Isabel cittadini 1555233123

Ohiggins 2371 8 B

Date: Tue, 28 Feb 2006 19:16:18 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
Subject: Re: consultaaaaaaaaaaaaaaaa
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Aqui van 6000 caracteres sobre Ibarra, para mentir dignamente una doble.

Volanta:
Ibarra, cerca de la absolución

Título:
El último sobreviviente de Cromagnon

Por Ernesto Tenembaum
   En las últimas semanas, Anibal Ibarra rompió su aislamiento político y social. Primero, gracias a una reunión muy impactante con personajes de la cultura que, en su mayoría, no le deben nada ni necesitan pedìrselo: es gente íntegra que, simplemente, consideró injusto que se lo destituyera por la tragedia de Cromagnon. Luego, consiguió una demostración notable de apoyo político por parte de socialistas, radicales y – sobre todo– kirchnernistas: con la aislada excepción de Elisa Carrió, se trata de la misma coalición que lo llevó al poder en 1999 y defendió su reelección en el 2003.
   Seguramente, eso le alcance para sobrevivir a la avalancha Cromagnon, que lo tapó –a él como a todos los responsables directos o indirectos de la tragedia—durante el último año largo.
   Un juicio político es eso: una pelea que no se define por la justicia o injusticia de la causa. Lo que cuenta es, lisa y llanamente, el número y no la gravedad de los hechos.      
   Richard Nixon debió renunciar para evitar una destitución inminente. La causa que desató ese proceso fue un caso de espionaje menor sobre la oposición. En otro momento hubiera sobrevivido, pero uno de los políticos más hábiles de la historia había descuidado al Parlamento: cayó. Ronald Reagan, en cambio, había aprendido la lección y, veinte años después, no fue ni despeinado por el Irangate, un caso gravísimo de contrabando de armas que lo involucraba. Controlaba a los legisladores y, por lo tanto, no fue destituido.
   Hasta las últimas semanas, Ibarra había quedado absolutamente solo. La repetición hasta el hartazgo de que era víctima de un golpe de ultraderecha era disparatada: el macrismo, sin duda, impulsaba su destitución pero también una cadena inmensa de ex aliados, ex subordinados, ultraizquierdistas y francotiradores. El dictamen de la comisión acusadora fue acompañado por Mauricio Macri pero también por Luis Zamora, Elisa Carrió, Ricardo Lopez Murphy, Patricia Bullrich y hasta Rafael Bielsa, quien envió a su mujer para respaldarlo. Todo el arco político, de izquierda a derecha y de Este a Oeste opinó que Ibarra merecía, como mínimo, ir a juicio político. Treinta votos sobre cuarenta y cinco eran muchísimos, y se juntaron: el ibarrismo argumentó que eso se debió al miedo al huevazo. En todo caso, era un grito de ahogado contra su propia fuerza política, muchos de cuyos ex miembros, que entraron a la legislatura de la mano de Ibarra, levantaron la mano en contra.
   ¿Eran miedosos, oportunistas, complices de la derecha? ¿Quién los incluyó en su lista?
   Ahora, todo parece darse vuelta, sobre todo por la manifestación clara de apoyo de la Casa Rosada. Si dos de los cuatro legisladores kirchneristas atienden, como es de prever, las señales que llegan desde Balcarce 50, Ibarra permanecerá hacia fines de su mandato. Cambió la relación de fuerza. Hace un año nadie lo acompañó en la idea de plebiscitar el juicio político. Ahora, lo acompañan muchos políticos de primera línea –el Presidente, para empezar a hablar–  y entonces los números seguramente cambiarán.
   Lo primero, no era una demostración de culpabilidad sino de aislamiento polìtico.
   Si ahora sobrevive, no será una demostración de inocencia, sino de habilidad para remontar una situación política adversa, un talento que a Ibarra, una vez más, no se le puede negar.
   En el medio, hay dos preguntas muy dolorosas que nadie responderá nunca:
•        ¿Qué significa “asumo la responsabilidad polítca por lo ocurrido”? Esas fueron las palabras textuales de Ibarra durante la primera interpelación. Está claro que su Gobierno tuvo alguna responsabilidad, porque él mismo descabezó un área entera en los días posteriores a la tragedia. Pero, ¿cómo evitar la sensación de que sus palabras fueron un mero formalismo, para ganar tiempo, un artilugio político menor? Asumir la responsabilidad política por las 200 muertes, hasta aquí, tiene un significado vago, etéreo, impreciso, algo que se dice para salir del paso.
•        Y luego, ¿por qué no se inspeccionó Cromagnon como correspondía? ¿Tan complicado era, teniendo en cuenta la multitud que se reunía allí, las características del grupo convocante?
    Durante toda la discusión, Ibarra tuvo un argumento indiscutible: nunca antes, un jefe de Gobierno –de cualquier Gobierno, en toda la historia, en todo el planeta—cayó luego de una catástrofe durante la cual los mecanismos de control no funcionaron como debían.
   Hay tres casos muy recientes.
   El Congreso de la Nación ni siquiera inició un juicio político contra Carlos Menem luego de la explosión de la AMIA, cuando resulta obvia la desidia oficial, ya que el ataque, luego de la bomba contra la embajada de Israel, era una posibilidad más que cierta. A la legislatura santafecina ni se le ocurrió iniciar un proceso de destitución contra Carlos Reutemann por las inundaciones que causaron decenas de muertes, pese a que hay evidencias de que se produjeron por obras programadas pero no realizadas por ese Gobierno. Y Felipe Solá salió indemne de la masacre de la cárcel de Magdalena, que ocurrió luego de múltiples advertencias sobre la situación de todos los presidios que dependen de su Gobierno.
   En todos los casos se habla de decenas o cientos de muertes.
   En todos los casos existían advertencias previas.
   Pero los tres controlaban sus respectivas legislaturas.
   Ibarra no, y por eso, solo él llegó casi al límite de la destitución.
   Si sobrevive, como todo parece indicarlo, la situación se empareja.
   Para bien o para mal, Menem, Reutemann, Solá y él habrán tenido el mismo tratamiento, habrán sido medidos con la misma vara.
   Quizá sea justo.
   Ecuánime.
   Equilibrado.
   Quizá los gobernantes no debieran pagar con la destitución ante tragedias de las que son responsables, así sea indirectamente.
   Pero es muy difícil no sentir un regusto amargo.
   ¿Qué los obliga entonces a proteger la vida de la gente?
   ¿Cuál es el castigo que les toca por ser cómplices o haraganes o, simplemente, por haber aplicado políticas incorrectas?
   Como si todo fuera muy justo, pero nada estuviera demasiado bien.

El día 28/02/06, Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com> escribió:
Dear Ernesto,
¿tiene idea sobre qué versará su columna de mañana? Seríame útil saberlo para encarar la sección. Cha gracias.
Roberto

Date: Tue, 28 Feb 2006 17:13:55 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>
Subject: Bono
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Guille: te mando lo de Bono. No tengo el mail de andrea.

Por Ernesto Tenembaum
   ¿Se puede, al mismo tiempo, hacer el bien y ser amigo político de George Bush? Ese es el dilema –con otros nombres, tan habitual en la política de todos los tiempos—que plantea una mirada crítica sobre el recorrido de Bono. Por ejemplo, en el año 2001, el movimiento globalifóbico concentró su furia contra la reunión del G8. Las manifestaciones fueron recibidas con una represión cruenta. Bono no estaba en las calles sino dentro de la cumbre, donde le presentaron a la ultraconservadora Condoleeza Rice. De ese encuentro, surgieron multimillonarios proyectos de ayuda a los países más pobres del mundo, pero también Bono aceptó compartir conferencias de prensa con el presidente norteamericano, quien –salvo por él—está prácticamente aislado en el mundo de la cultura. Bono es la celebridad que, por lejos, más dinero ha conseguido para los más pobres de la tierra. Todas las crónicas de su vida reflejan un compromiso genuino que lo llevó a vivir varios meses en campos de refugiados, a dedicar gran parte de su tiempo y energía a su causa, a estudiar economía, en general, de mano de teóricos del establishment. No es un referente que impugne a la globalización ni dude a la hora de reunirse con los líderes de los países más poderosos de la tierra –aun los más guerreros. En su mirada religiosa, la pregunta podría traducirse en: ¿hasta dónde debe uno convivir con el mal cuando quiere hacer el bien? Nadie tiene una respuesta. Como mínimo, el activismo de Bono contrasta con el individualismo de la mayor parte de las celebridades de todo el mundo. En eso, hace una diferencia gigante.

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
From: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: consultaaaaaaaaaaaaaaaa
Date: Tue, 28 Feb 2006 17:13:43 -0300
Dear Ernesto,
¿tiene idea sobre qué versará su columna de mañana? Seríame útil saberlo para encarar la sección. Cha gracias.
Roberto

Date: Tue, 28 Feb 2006 16:53:53 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: mgarciascarano@hotmail.com
Subject: Bono
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
MM: te mando el texto para seis plaquitas sobre Bono. Si pdoés, haganlas linda, con la figura de él, etc. Son solo disparadores para conversar sobre el tema.

Placas para Bono:

1. Es amigo de Bush

2. Gracias a su presión logró la condonaciòn de deuda a cuarenta paìses extremadamente pobres.

3. Tiene un compromiso completamente genuino.

4. Su economista de cabecera es neoliberal y privatista.

5. Vive como un bacán.

6. Según The New York Times es “el personaje políticamente màs eficiente que ha dado la cultura contemporánea”.

Date: Tue, 28 Feb 2006 06:27:51 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: sb282
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
• Baja Javier Collado. Fue un error muy grosero y eso es muy grave, de lo peor que me puede pasar. Es la peor jugada que le puede tocar a un árbitro”, dijo el árbitro Javier Collado quien reconoció su error luego de que el sábado no le sancionó dos goles legítimos a Estudiantes en su visita a Quilmes, y donde finalmente el local se llevó la victoria por 1-0. A los 38 segundos de juego le cobró una posición adelantada a Carrusca que no existió y luego Lugüercio mandó la pelota al fondo del arco. Y a los 26 del primer tiempo Pablo Alvarez remató desde afuera del área, la pelota pegó en el travesaño, picó casi 50 centímetros después de la línea de gol y, por el efecto, salió hacia las manos del arquero José Ramírez. “Acudo al asistente (Carlos Borgarello) porque en esa jugada yo estoy dos metros fuera del área y a pesar de que mido 1,85 no veo el pique ya porque el arco ese está en una zona muy abovedada”, dijo Collado ayer. Además, un jugador de Estudiantes contó que el árbitro le reconoció el error: “Antes de empezar el segundo tiempo le dije: ‘qué macana te mandaste’, y me contestó: ‘Tenés razón, me mandé una cagada bárbara'”.
• Sube, baja, sube, baja, Alicia Di Tulio. Extorsionadora, buchona. Mujer golpeada, traicionada, amenazada. Vìctima, victimaria. Yo no lo quise delatar. Pero tenía miedo que le hiciera algo a mis hijos, al nene y a mi hija que está embarazada de ocho meses. El me pegó, me amenazó “.  “Habíamos ido a tomar helado con nuestro hijo y mi nieto. Y cuando volvimos le agarró el ataque. Empezó a pedirme que le devolviera aritos y pulseras que me había regalado y hasta unos 1.000 pesos que me había dado para arreglar mi auto. No lo conocía, estaba como un verdadero loco”, repitió una y otra vez. —¿El era cariñoso con usted y de repente cambió?—Bueh, mimoso y cariñoso no fue nunca. Pero no era el hombre que yo conocí hace 15 años. “Yo no sabía nada de todo eso. Conocía a esa chica porque era la mujer de un compañero y mi marido la ayudaba económicamente cuando estuvo preso. No tenía idea de otra relación. Yo me la pasaba en mi negocio (un locutorio) todo el día”. —¿Pero usted supo alguna vez del robo? —De eso ya no puedo hablar, tengo que cortar. Lo que le puedo decir es que me siento desprotegida. A mi no me defendió nadie, ni la Policía ni la delincuencia.
• Sube Julio Pereyra. Presidente de la Federación Argentina de Municipios. Solidaridad con Gualeguaychú. Bárbaro, pero miren el conurbano.
• Sube Hermes Binner: juntò a Sabatella, Stolbizer y Juez.
• Hace reìr Luciando Benjamín Menendez. el ex represor reitera su posición de que se lo debió haber juzgado de acuerdo con el Código de Justicia Militar. Afirma, además, que “los terroristas subversivos” de los años sesenta y setenta, ahora, “usan esas mismas instituciones democráticas que atacaron, para juzgarnos a quienes las defendimos”.
• Baja Josè Pinto.
• Baja la agencia
• Baja la desocupación. 10,1 más 2 o 2,5.

Ben Bernanke’s maiden Congressional testimony as chairman of the Federal Reserve was, everyone agrees, superb. He didn’t put a foot wrong on monetary or fiscal policy.

But Mr. Bernanke did stumble at one point. Responding to a question from Representative Barney Frank about income inequality, he declared that “the most important factor” in rising inequality “is the rising skill premium, the increased return to education.”
That’s a fundamental misreading of what’s happening to American society. What we’re seeing isn’t the rise of a fairly broad class of knowledge workers. Instead, we’re seeing the rise of a narrow oligarchy: income and wealth are becoming increasingly concentrated in the hands of a small, privileged elite.
I think of Mr. Bernanke’s position, which one hears all the time, as the 80-20 fallacy. It’s the notion that the winners in our increasingly unequal society are a fairly large group — that the 20 percent or so of American workers who have the skills to take advantage of new technology and globalization are pulling away from the 80 percent who don’t have these skills.
The truth is quite different. Highly educated workers have done better than those with less education, but a college degree has hardly been a ticket to big income gains. The 2006 Economic Report of the President tells us that the real earnings of college graduates actually fell more than 5 percent between 2000 and 2004. Over the longer stretch from 1975 to 2004 the average earnings of college graduates rose, but by less than 1 percent per year.
So who are the winners from rising inequality? It’s not the top 20 percent, or even the top 10 percent. The big gains have gone to a much smaller, much richer group than that.
A new research paper by Ian Dew-Becker and Robert Gordon of Northwestern University, “Where Did the Productivity Growth Go?,” gives the details. Between 1972 and 2001 the wage and salary income of Americans at the 90th percentile of the income distribution rose only 34 percent, or about 1 percent per year. So being in the top 10 percent of the income distribution, like being a college graduate, wasn’t a ticket to big income gains.
But income at the 99th percentile rose 87 percent; income at the 99.9th percentile rose 181 percent; and income at the 99.99th percentile rose 497 percent. No, that’s not a misprint.
Just to give you a sense of who we’re talking about: the nonpartisan Tax Policy Center estimates that this year the 99th percentile will correspond to an income of $402,306, and the 99.9th percentile to an income of $1,672,726. The center doesn’t give a number for the 99.99th percentile, but it’s probably well over $6 million a year.
Why would someone as smart and well informed as Mr. Bernanke get the nature of growing inequality wrong? Because the fallacy he fell into tends to dominate polite discussion about income trends, not because it’s true, but because it’s comforting. The notion that it’s all about returns to education suggests that nobody is to blame for rising inequality, that it’s just a case of supply and demand at work. And it also suggests that the way to mitigate inequality is to improve our educational system — and better education is a value to which just about every politician in America pays at least lip service.
The idea that we have a rising oligarchy is much more disturbing. It suggests that the growth of inequality may have as much to do with power relations as it does with market forces. Unfortunately, that’s the real story.
Should we be worried about the increasingly oligarchic nature of American society? Yes, and not just because a rising economic tide has failed to lift most boats. Both history and modern experience tell us that highly unequal societies also tend to be highly corrupt. There’s an arrow of causation that runs from diverging income trends to Jack Abramoff and the K Street project.
And I’m with Alan Greenspan, who — surprisingly, given his libertarian roots — has repeatedly warned that growing inequality poses a threat to “democratic society.”
It may take some time before we muster the political will to counter that threat. But the first step toward doing something about inequality is to abandon the 80-20 fallacy. It’s time to face up to the fact that rising inequality is driven by the giant income gains of a tiny elite, not the modest gains of college graduates.

Date: Mon, 27 Feb 2006 07:44:06 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: sb272
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
• subiría Nestor Kirchner. La Corte, los dos miembros que quedan.
• bajaría Nestor Kirchner. El barrio de San Juan.
• Baja Buquebus.
• Sube la relación entre Kirchner y Morales Solá.
• Baja la relación entre Carrió e Ibarra.
• ¿Sube o baja? Jorge Jacobson.
• Baja España

Date: Wed, 22 Feb 2006 14:11:56 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>,
        “Dolores Bosch” <doloresb@veintitres.com>
Subject: Duval duval
¿Se acuerdan de un tal Duval?

Por Ernesto Tenembaum

Hubo una vez un general
que se llamaba Duval.
Era un militar cabal
con una mente colosal.
Cuando el país andaba mal,
sin esperar ninguna señal,
con un esfuerzo monumental
deshizo el berenjenal.

Es raro lo que le pasa a algunos seres humanos que, en algún momento, tienen poder. De repente, les agarra algo así como un ansia de inmortalidad. O se creen que son tan, pero tan importantes que necesitan que los demás se lo recuerden todo el tiempo y, sobre todo, necesitan ellos recordárselos a los demás. Eso es lo que quiso decribir, hace ya muchísimos años, el genial publicista Jorge Schuscheim, que escribió la maravillosa letra, que seguía más o menos así.
Justo en el centro de la capital
a una avenida llamaron Duval,
y a la provincia mas meridional
la bautizaron igual.

Una ley gubernamental
que más tarde seria fatal.
llamó al país por decreto oficial
los Estados Unidos Duval.

Naturalmente, el tema de Schuscheim podía aplicarse a tantísimos líderes con problemas de autoestima. En general, se trataba de dictadores como Francisco Franco o Joseph Stalin. En la historia argentina es imposible omitir que esa tendencia existió en la liturgia que rodeó a Juan Perón, un presidente democrático, y también en sus opositores que, adjudicaban a su nombre tanto poder como su propietario y, directamente, lo prohibieron.   El hombre siempre corrió tras la ilusión de la inmortalidad y mucho más lo hicieron los hombres con poder. Es verdad que, a la distancia, todo parece patético: ni a la muerte, ni al tiempo, se lo pueden vencer. Pero vaya usted a explicarle eso a un presidente o a un emperador.

En homenaje al hombre genial
todo empezó a llamarse Duval
de una forma artificial
y totalmente anormal.
Fue Duval el problema sexual
y la brecha generacional
¡muero contento mi general!
dijo el sargento Duval.
En la Argentina hubo muchos casos graciosos pero ninguno como el del señor Lalo Cáceres. Era el secretario privado de Ramón Hernández, el secretario privado de Carlos Menem. Es decir, no era nadie. Pero el tipo se creyó que, como le abría y cerraba las puertas a Hernández, era muy importante y también reclamó su pedacito de inmortalidad. En su pequeño pueblo riojano, Aminga, Cáceres bautizó a la única avenida como “Avenida Señor Lalo Cáceres”. Pobre. Necesitaba explicar que era un señor.   ¿Dónde andará ahora con su bigotazo?

Hizo el anuncio el nuncio papal,
por orden del poder celestial,
decir en la misa ya era legal:
en el nombre del padre y de Duval.
Que un tipo le diga a otro tipo animal
fue una costumbre inmoral y amoral
ahora el insulto más original
es Duval que te re-Duval
Una de las noticias de esta semana es que, en San Juan, el gobernador José Luis Rioja, bautizó “presidente Kirchner” un nuevo barrio de viviendas. Seguro que el presidente Kirchner no sabía nada, porque de otro modo lo hubiera desautorizado. Nadie duda de que el presidente es un hombre muy inteligente y de un pensamiento sofisticado. Seguramente le ha dado vergüenza ajena la autohumillación del tal Rioja. Nadie puede pensar que Kirchner crea que ese detalle le agrega algo a su imagen, a su autoestima o a su posibilidad de perpetuarse en el poder.

Bacanal fue Duval, bestial fue Duval
luminal, letal, rival fue Duval,
fecal fue Duval, astral fue Duval,
timbal, canal, barrial fue Duval,
matinal fue Duval, laboral fue Duval,
mortal, vital, real fue Duval,
basural, estatal, informal, delantal,
todo fue Duval, Duval, Duval, Duval, Duval.

Al enterarse, Luis D´Elía dijo que “el culto a la personalidad nunca fue bueno”. Felipe Solá sostuvo que rechazaría bautizar con su nombre a un barrio bonaerense en caso de que un grupo de vecinos se lo ofrendara. “El Presidente va a corregir ese desliz”, se esperanzó. Y luego bromeó: “Lo que sí vamos a inaugurar es la autopista Felipe Solá que unirá las ciudades Alberto Balestrini con José Manuel de la Sota. Y al acto de inauguración irán todos los alumnos con el uniforme de nuestro partido. Tomorrow belongs to me”.
Hubo una vez un general
que se llamaba Duval.
Era un militar Duval
Duval una mente colosal.
Ojalá Nestor Kirchner no sea Duval. Porque, entonces, este país se pondrá demasiado Duval. Y los países duvales siempre terminan duval. Ojalá se trate de una actitud duval, de esos gobernadores duvales de una argentina que supo ser tan duval y se resiste a dejar de serlo. De todos modos, que Gioja sea tan Duval es preocupante porque no es el único, y cuando el poder está lleno de duvalitos, la gente la pasa realmente Duval. ¿No hay demasiada duvalidad en las provincias, en el parlamento, en las intendencias? ¿Crecen los países duvales cuando se instala el duvalismo duval?

Cuando el Duval andaba Duval
Duval Duval monumental,
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval.
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval.

Que gran artista que es Jorge Schuscheim, no le parece?
Es re-Duval

Tiempo, forma y demás.

Por E.T.
   En noviembre del año pasado, Horacio Verbitsky –un periodista de manifiesta simpatía con el Gobierno—concurrió al programa “Periodistas. La era del hielo”. Verbitsky sostuvo allí que la designación de Felisa Miceli era un hecho positivo. Cuando uno de los conductores le preguntó qué diferencias reales existían con Roberto Lavagna, teniendo en cuenta que la ministra había postergado una vez más la implementación de una reforma impositiva, Verbitsky fue contundente:
   –Yo tengo por el contrario la información de que una de las cosas en las que
trabajó la Ministra en estos días fue la formación de una comisión asesora
para impulsar una reforma tributaria.
   Esta semana, el presidente Kirchner se enojó porque el diario Clarín publicó, en su tapa, la existencia de esa misma comisión. Todos los miembros del Gobierno admiten que esa comisión existía. El Presidente decidió desarticularla apenas vio la publicación, se enfureció con Miceli por la supuesta filtración y cuestionó duramente a los distintos medios y periodistas que dijeron la verdad. “P ero a todos los argentinos el día que empecemos a trabajar en una reforma de impuestos, que hay que hacerla con tiempo, con forma y demás, se lo vamos a comunicar”, agregó.
   Más allá de las clásicas peleas públicas de K. con los medios ese es justamente el tema de fondo: el tiempo y la forma en que este Gobierno finalmente implementará la reforma impositiva que prometió en la campaña electoral.
   En mil días de gestión, aun no lo hizo.
   Luego de mil días, millones de argentinos pobres aun pagan el 21 por ciento por todo lo que consumen mientras los que perciben renta financiera no pagan absolutamente nada. En esos mil días, el presidente Kirchner toleró que centenares de miles de trabajadores comenzaran a pagar impuesto a las ganancias –o ¡impuesto a la riqueza!—por el solo hecho de que sus salarios crecieron al ritmo de la inflación: es decir, ganan lo mismo pero pagan. Pero la herencia o el aumento de capital no pagan impuestos.
   La lista de injusticias podría ser interminable, y lo es.
   Como antes de K., el sistema impositivo es uno de los más regresivos que existen.
   Pese a las promesas, aun no se ha encontrado el tiempo y la forma para revertirlo.
   La ultima modificación seria de ese statu quo fue la imposición de retenciones a la exportación durante la gestión de Eduardo Duhalde y Roberto Lavagna. 
  En el Gobierno sostienen que es una cuestión de seriedad fiscal.
  Que no se puede tirar manteca al techo ni ser imprudentes.
   Pero se le pagaron casi diez mil millones de dólares al FMI de un plumazo.
   Con tiempo, con forma  y demás.
   Miceli asumió con la idea de implementar la necesaria reforma impositiva.
   Por eso puso en marcha esa comisión.
   Kirchner anda a los tumbos en el tema impositivo. Se enfurece cuando avanza la reforma—y la frena—pero luego también se enoja cuando se conoce que durante su gestión aumenta la injusticia y la desigualdad.
   Eso debe querer decir “con tiempo, con forma y demás”: andar a los tumbos.

Date: Wed, 22 Feb 2006 07:54:42 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: “Guillermo Alfieri” <guax25@hotmail.com>
Subject: Carrió
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Acabamos de entrevistar a Carrió (7.48 am la reputa que lo re mil pario) y le pregunté por el tema:

“No hice ninguna imputación. Y si la hice pido disculpas”.

Hablemos al mediodía.

Date: Wed, 22 Feb 2006 06:30:50 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: duval, duval
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
¿Se acuerdan de un tal Duval?

Por Ernesto Tenembaum

Hubo una vez un general
que se llamaba Duval.
Era un militar cabal
con una mente colosal.
Cuando el país andaba mal,
sin esperar ninguna señal,
con un esfuerzo monumental
deshizo el berenjenal.

Es raro lo que le pasa a algunos seres humanos que, en algún momento, tienen poder. De repente, les agarra algo así como un ansia de inmortalidad. O se creen que son tan, pero tan importantes que necesitan que los demás se lo recuerden todo el tiempo y, sobre todo, necesitan ellos recordárselos a los demás. Eso es lo que quiso decribir, hace ya muchísimos años, el genial publicista Jorge Schuscheim, que escribió la maravillosa letra, que seguía más o menos así.
Justo en el centro de la capital
a una avenida llamaron Duval,
y a la provincia mas meridional
la bautizaron igual.

Una ley gubernamental
que más tarde seria fatal.
llamó al país por decreto oficial
los Estados Unidos Duval.

Naturalmente, el tema de Schuscheim podía aplicarse a tantos pero tantos líderes. El generalísimo Franco podía ser Duval, pero también el general Perón o tantos otros militares sin la sensibilidad social de este último. Hubo una época donde estaba de moda. El hombre siempre corrió tras la ilusión de la inmortalidad y mucho más lo hicieron los hombres con poder. Es verdad que, a la distancia, todo parece patético: ni a la muerte, ni al tiempo, se lo pueden vencer. Pero vaya usted a explicarle eso a un presidente o a un emperador.

En homenaje al hombre genial
todo empezó a llamarse Duval
de una forma artificial
y totalmente anormal.
Fue Duval el problema sexual
y la brecha generacional
¡muero contento mi general!
dijo el sargento Duval.

En la Argentina hubo muchos casos graciosos pero ninguno como el del señor Lalo Cáceres. Era el secretario privado de Ramón Hernández, el secretario privado de Carlos Menem. Es decir, no era nadie. Pero el tipo se creyó que, como le abría y cerraba las puertas a Hernández, era muy importante y también reclamó su pedacito de inmortalidad. En su pequeño pueblo riojano, Aminga, Cáceres bautizó a la única avenida como “Avenida Señor Lalo Cáceres”. Pobre. Necesitaba explicar que era un señor.   ¿Dónde andará ahora con su bigotazo?

Hizo el anuncio el nuncio papal,
por orden del poder celestial,
decir en la misa ya era legal:
en el nombre del padre y de Duval.
Que un tipo le diga a otro tipo animal
fue una costumbre inmoral y amoral
ahora el insulto más original
es Duval que te re-Duval
Una de las noticias de esta semana es que, en San Juan, el gobernador José Luis Rioja, bautizó “presidente Kirchner” un nuevo barrio de viviendas. Seguro que el presidente Kirchner no sabía nada, porque de otro modo lo hubiera desautorizado. Nadie duda de que el presidente es un hombre muy inteligente y de un pensamiento sofisticado. Seguramente le ha dado vergüenza ajena la autohumillación del tal Rioja. Nadie puede pensar que Kirchner crea que ese detalle le agrega algo a su imagen, a su autoestima o a su posibilidad de perpetuarse en el poder.

Bacanal fue Duval, bestial fue Duval
luminal, letal, rival fue Duval,
fecal fue Duval, astral fue Duval,
timbal, canal, barrial fue Duval,
matinal fue Duval, laboral fue Duval,
mortal, vital, real fue Duval,
basural, estatal, informal, delantal,
todo fue Duval, Duval, Duval, Duval, Duval.
Hubo una vez un general
que se llamaba Duval.
Era un militar Duval
Duval una mente colosal.
Ojalá Nestor Kirchner no sea Duval. Porque, entonces, este país se pondrá demasiado Duval. Y los países duvales siempre terminan duval. Ojalá se trate de una actitud duval, de esos gobernadores duvales de una argentina que supo ser tan duval y se resiste a dejar de serlo. De todos modos, que Gioja sea tan Duval es preocupante porque no es el único, y cuando el poder está lleno de duvalitos, la gente la pasa realmente Duval. ¿No hay demasiada duvalidad en las provincias, en el parlamento, en las intendencias? ¿Crecen los países duvales cuando se instala el duvalismo duval?

Cuando el Duval andaba Duval
Duval Duval monumental,
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval.
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval Duval
Duval Duval Duval.

Que gran artista que es Jorge Schuscheim, no le parece?
Es re-Duval.

• Sube el pueblo pincharrrata.
• Baja Alberto Fernandez y antes Alberto Iribarne y antes Carlos Kunkel y mucho antes que todos ellos Cristina Fernandez de Kirchner. El CELS, Human Rights Watch. Los argumentos son forzados, ridículos, mentirosos.
• Sube Luis Barrionuevo. Sin su apoyo, el Gobierno no lograría el número. Cuando uno suma como aliados a Barrionuevo y Ruckauf pierde a Verbitsky, queda algo más que decir?
• Cae la democracia. Costó mucha pelea, muchas denuncia, mucha investigación denunciar el funcionamiento de la justicia en la década del noventa. Este Gobierno se hizo cargo del reclamo pero ahora da marcha atrás. Hay dos Kirchner. Uno, el que reformó la Corte Suprema. El mejor. Otro, el que sujetó al poder judicial de Santa Cruz, o, a nivel nacional, la Sindicatura General de la Nación o la Oficina Anticorrupción.
• Cae el presidente Kirchner. El discurso que hizo ayer para desmentir una verdad es impresionante.

Date: Tue, 21 Feb 2006 06:34:32 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: sb212
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
• Sube Lorena. Es la mujer del policía asesinado en Santa Cruz. Ayer encabezó la marcha de silencio contra la impunidad. Uno puede imaginarse su soledad, su angustia, ahí, en el fin del mundo. Sube porque está haciendo lo que corresponde. En este caso es: pelear, pelear, ganar la calle, tratar de que la misma sociedad de Las Heras rompa el pacto de silencio acerca de quien o quienes fueron los asesinos..
• Suben los cuernitos. La mayor amenaza sobre la candidatura presidencial del ministro francés Nicolás Sarkozy no es el poder del voto en las elecciones del 2007 sino su delicado equilibrio matrimonial. Una vez más, su esposa, Cecilia, lo ha vuelto a abandonar para vivir en Nueva York con su amante, el hombre de negocios marroquí Richard Attias, ex jefe de imagen de su marido. Nicolás y Cecilia se habían reconciliado el mes pasado, cuando ella llegó junto a su hijo Louis y su amante en un avión al aeropuerto parisino Charles De Gaulle. El ministro del Interior la esperaba en una limusina presidencial en la escalerilla del avión. El publicitario permaneció en el interior del aparato y los pasajeros vieron un beso de despedida. Pero como un buen amante, Richard Attias se dedicó a esperar… hasta la semana pasada. Cecilia se mudó del avión al palacio ministerial y muchos de los funcionarios la vieron, sin que ejerciera sus habituales funciones de jefa de gabinete. Pero desde hace semanas, en todas las comidas sociales de París no se habla de otra cosa: “El matrimonio de Sarko y Cecilia está irremediablemente roto.”
• Baja Fidel. Cuba expulsó ayer al escritor Ignacio García Hamilton, que pensaba pasar una semana de vacaciones allí. ¿Cuál es el miedo a la libertad, cual es la estupidez, cual es la imbecilidad?
• Baja Cristina Kirchner. El Gobierno hizo saber que no aceptará reformas al proyectp de ley del consejo de lamagistratura que logrará aprobar mañana gracias al apoyo clave de los duhaldistas liderados por Luis Barrionuevo. Que lindo todo, no?
• Baja Nestor Kirchner. La paralización del equipo que analiza la reforma impositiva.
• Sube el H5N1. Alemania, Austria, Italia, Grecia, Bulgaria, Rumania, Bosnia, Hungría, Eslovenia y, el domingo, Francia, el punto más occidental de penetración.
• Sube el costo de la guerra de Irak. Entre mil y dos millones de millones  de dòlares.
• Sube Charlize Theron. Un oscar por Monster otro por guerra fría. Todo actor siente que tiene que probarse a sí mismo, especialmente si venís de una carrera de modelo. La gente cree que una no sufre porque es linda. Es una tontería. No lo entiendo. Yo fui muy afortunada por tener un montón de directores que me dieron oportunidades. Oportunidades por las que tuve que pelear también para romper ese prejuicio. Para mí lo importante es la longevidad, trabajar mucho tiempo, tener una carrera. No estar en películas que desaparecen. Tardé bastante en darme cuenta que lo que quería hacer era contar historias, ser actriz.

COLUMA: ADONDE VA EL GOBIERNO.

PRIMERA ENTRADA CON MAGDALENA. TODAS LAS MENTIRAS DEL GOBIERNO SOBRE EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA.

1. Lo que cuesta.
2. El proyecto de agilidad a la designación de jueces.
3. El Consejo es ineficiente.
4. El proyecto amplía la representatividad popular.
5. El oficialismo fue flexible al discutir este proyecto.
6. Es constitucional.

Las reformas constitucionales.

Una tendencia cíclica

Once provincias preparan reformas constitucionales

En varios casos es para promover la reelección de los gobernadores; críticas de la oposición

Casi la mitad de los distritos del país se propone reformar este año sus respectivas constituciones provinciales. Mendoza y Santiago del Estero marcaron el camino con sendos textos ya aprobados en los últimos meses, mientras que otras once provincias pretenden seguir su paso. En algunos casos con el fin de promover la reelección de sus gobernadores.
El grueso de las provincias reformaron por última vez sus constituciones durante la década 1986-1996, oportunidad que aprovecharon para modernizar sus textos ante el florecimiento de la democracia. Así, se incluyeron importantes innovaciones (derechos sociales, representación democrática, nuevas instituciones) que darían una impronta renovadora a las respectivas cartas magnas.
Así lo apunta Delia Ferreira Rubio, especialista en temas institucionales que, sin embargo, no se muestra demasiado optimista sobre el actual proceso de reforma que se aprestan a vivir varias provincias. “Hay que esperar al debate en las respectivas legislaturas, pero en principio en algunos casos las reformas son simple maquillaje”, sostiene la especialista.
Salvo once distritos –Formosa, Río Negro, Salta, Córdoba, San Luis, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Capital Federal, Buenos Aires, Chaco y La Pampa–, los restantes avanzarán en sus respectivas reformas constitucionales o tienen intenciones de hacerlo.
Las motivaciones son diversas y varían según la realidad provincial. Pero hay un denominador común en buena parte de los casos: la oposición local rechaza el proceso.
Hay provincias donde la reforma constitucional ya está en marcha: es el caso de Tucumán, cuyo gobernador, José Alperovich (PJ), se propone incorporar -y se estima que lo logrará-, la reelección del mandato.
El 19 del actual se elegirán los 40 convencionales constituyentes que realizarán ésta y otras enmiendas, como la bicameralidad de la Legislatura y la inamovilidad de los jueces.
Tercer mandato
La reelección del gobernador también sería el punto central de la reforma constitucional de la provincia de Jujuy.
Si bien el proceso formal no comenzó todavía, el entorno oficialista se entusiasma con poder darle al gobernador Eduardo Fellner (PJ), que cumple su segundo período consecutivo, la posibilidad de postularse a un tercer mandato en fila. La oposición, encarnada por la Unión Cívica Radical (UCR), ya anticipó su rotundo rechazo al anhelo del justicialismo.
En Misiones tampoco se presentó aún el proyecto de reforma de la Carta Magna, pero la intención del oficialismo es avanzar en la discusión este año, confirmaron a LA NACION fuentes parlamentarias.
El objetivo, al igual que Jujuy, es posibilitar un tercer mandato seguido para el gobernador Carlos Rovira (PJ).
Tanto en Jujuy como en Misiones, la situación política y la relación de fuerzas parecen favorables al oficialismo.
En Entre Ríos y Corrientes, el panorama aparece más complicado, pero no se descarta que sus gobernadores intenten durante este año reformar sus respectivas constituciones para quedarse otros cuatro años en sus cargos.
En Entre Ríos, el justicialista Jorge Busti instrumentó incluso una consulta popular voluntaria, y aunque el resultado positivo fue del 43 por ciento, el voto negativo y la abstención superaron ese porcentaje.
Para colmo, los legisladores de la oposición se niegan a brindar la mayoría en la Legislatura para la reforma. No obstante, el justicialismo no bajó los brazos.
En Corrientes, el radical Ricardo Colombi fracasó cuatro veces en impulsar la reforma para lograr su reelección; su sucesor, su primo Arturo Colombi, anunció que este año volverá a la carga, previa búsqueda de un consenso político. Su objetivo será también la reelección.
Catamarca es un caso curioso. Allí rige la reelección indefinida, pero en el Frente Cívico y Social -el partido gobernante-, anticipan que se impulsaría una reforma de su constitución para limitar esta facultad. Sin embargo, por ahora, no es más que una promesa.
En Neuquén ya comenzó el proceso de reforma constitucional (que finalizará el 23 del actual), pero aquí no está en juego la reelección del gobernador Jorge Sobisch (Movimiento Popular Neuquino), que ya está en vigencia en el distrito.
Cambios en la Justicia
En el caso neuquino la reforma constitucional está vinculada con la renovación de la Justicia y con la creación del Consejo de la Magistratura.
“Aquí se da una paradoja: mientras el gobernador Jorge Sobisch propicia un Consejo dominado por el poder político, en el Congreso Nacional los legisladores rechazan el proyecto de Cristina de Kirchner, que, en suma, apunta a lo mismo”, se quejó el diputado nacional Oscar Massei (Frente para la Victoria-Neuquén).
En Santa Fe también está pendiente la modificación del Consejo de la Magistratura, un largo reclamo de la oposición.
El oficialismo prometió avanzar en una reforma constitucional para incluir este tema tanto como las autonomías de las municipalidades y la creación de la Fiscalía Provincial de Investigaciones Administrativas, entre otras cuestiones.
“Vamos a ver si cumple, pero soy escéptica”, expresó la diputada nacional Alicia Tate (UCR-Santa Fe) ante la consulta de LA NACION.
En las provincias de Mendoza y de Santiago del Estero la Justicia también fue motivo de reformas constitucionales.
En el primero de esos distritos, el proceso tuvo un tinte polémico a partir de la pretensión del gobernador radical Julio Cobos de eliminar la cláusula que garantizaba la indexación automática de los salarios de los jueces, lo que generó la airada reacción de la justicia local.
La pulseada la ganó el mandatario que, apoyado en su buena imagen pública, consiguió un amplio triunfo en el plebiscito que tuvo, además, un carácter histórico: fue la primera vez, en casi un siglo de vida, que la constitución mendocina logró ser modificada.
En Santiago del Estero, la reforma de la Carta Magna fue menos traumática: en el texto, que ya fue aprobado y está en vigencia, se otorgó autarquía financiera al Poder Judicial y se creó el Consejo de la Magistratura.
Pero sin duda uno de los cambios más importantes del proceso de reforma santiagueño -impulsado, además, por la caída del matrimonio Juárez del poder provincial-, tiene que ver con un importante avance en materia de reforma política: derogó la polémica ley de lemas.
En La Rioja, donde también se habla de modificar por enmienda la constitución provincial, nada se dice sobre derogar este polémico sistema electoral que, en definitiva, permite al oficialismo de turno obtener una hegemonía casi total de los poderes legislativos. A tal punto es así que en la Legislatura local el total de 23 legisladores, es justicialista.
Por Laura Serra
De la Redacción de LA NACION

Date: Mon, 20 Feb 2006 06:35:15 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: sb202
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
1. Sube Donald Paterson. El vecino que logrò que cambiara la ruta del helicóptero presidencial.
2. Baja Elisa Carrió. Sus denuncias de corrupción contra Hebe de Bonafini y Estela Carlotto.
3. Baja Jorge Busti. ¡Cómo se la puso Benedetti!. Los problemas de tener una dirigencia poco creíble.
4. Baja Roberto Lavagna. Está sensible porque nadie menciona que el 9,1 por ciento de crecimiento se produjo durante su último año de gestión.
5. Sube Gerardo Hochman. El espectáculo “sanos y salvos”.
6. Sube Ramzy Baroud. En el periódico Al Ahram. Su posición sobre las caricaturas. No al concurso sobre el holocausto. El orden de prioridades de las protestas.
7. Baja Diego Maradona.
8. Sube Paola Kulliok

RUBEN DE LA TORRE Y SILVIA FERNANDEZ
•        LAS LLAMADAS. Según aseguran los investigadores, la clave inicial estuvo en el análisis de las comunicaciones durante las horas que duró el robo. De un total de 25.000 llamadas que entraron por la antena –técnicamente se la llama celda– que correspondía a Acassuso, se descartaron las que correspondían a ciudadanos identificables, algo que se realizó con el software llamado VAIC II Telemétrico. Siempre según la versión oficial, el procedimiento permitió detectar los teléfonos celulares que usaba la banda y por esa vía se descubrieron algunos domicilios.
•        LA   ESPOSA DESPECHADA. Cuando todo ese proceso estaba avanzado, apareció una testigo de identidad reservada, esposa de un allegado a la banda, que dio una versión de los hechos que confirmaba los datos que surgían de la investigación. La mujer exhibía un fuerte rencor porque su marido, después del asalto, abandonó el hogar, presuntamente para irse al exterior con otra mujer. El avance de la pesquisa se hizo entonces más veloz, ya que se detectaron dos domicilios en la Capital Federal usados por integrantes de la banda y, además, se identificó a ocho sospechosos, seis de los cuales habrían entrado al banco.
•        LA DETENCION. Finalmente, cuando De la Torre salió al Gran Buenos Aires, a Avellaneda, se lo abordó en la camioneta 4×4 Hyundai que conducía y que compró a 30.000 dólares para fugarse a Paraguay. Junto a él estaba su amante, Fernández, que, luego, según confirmó el fiscal Apolo, resultó ser la mujer que entró dos veces al banco, antes y durante el asalto. En el vehículo se encontraron casi 160.000 dólares. Una vez capturados De la Torre y Fernández se hizo el allanamiento en la calle Portela, en Flores, donde se encontró el grueso del dinero, mientras que las herramientas para hacer el túnel, varias armas y un total de 20 teléfonos celulares aparecieron en otros domicilios del Gran Buenos Aires.
•        SE FUE DEL PAIS O NO?
•        EL HIJO. está la sospecha de que Gastón de la Torre, el hijo de Alberto, es quien aparece en las imágenes con un chaleco de pesca, capucha y gorro. En un momento del video se ve al de delantal blanco dar un reto al joven del chaleco. A Gastón de la Torre se le encontraron dos pistolas 9 milímetros y una granada en su habitación de la calle Portela, además de una caja empotrada en la que había 75.000 dólares. Hasta hoy está detenido por tenencia de armas de guerra, pero el fiscal Apolo le pedirá al juez de garantías que extienda la detención por ser parte de la banda que entró al banco.
•        LA CANTIDAD DE PLATA. El ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian, evaluó ayer que del Banco Río se habrían llevado siete u ocho millones de dólares como mínimo, aunque hay cálculos que llevan esa cifra a 20 millones. El juez que estuvo a cargo del caso de los boqueteros del Banco de Crédito Argentino de Recoleta sostuvo que aquella vez se llevaron unos 25 millones de dólares, robados de 160 cajas de seguridad. Esta vez, las cajas abiertas fueron 145, de manera que la proporción apunta a los 20 millones en Acassuso, algo que nunca se sabrá ya que suele haber damnificados que tienen dinero en negro y no pueden declarar una cifra real de lo robado. Por la cantidad de plata que encontraron parece que los detenidos son de un nivel inferior del banco.
•        LOS JEFES. El ex comando de la SIDE conocido como “Tango” está sospechado de haber participado en el golpe. Otros ex integrantes de la SIDE también están en la mira y lo mismo ocurre con un ex policía. El jefe de toda la organización es un extranjero que ya se fue de la Argentina, pero –según los investigadores– está identificado y se pedirá su captura. El rumor más insistente habla de un uruguayo que participó del robo de los boqueteros al Banco de Crédito Argentino. Esa misma versión indica que en aquella oportunidad huyó hacia su país en una lancha Pagliettini y que esta vez usó el mismo procedimiento.
OJO CON LA NOTA DEL CELS SOBRE LA JUSTICIA.
Date: Fri, 17 Feb 2006 20:50:37 -0300
From: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: bpaletta@cponline.org.ar
Subject: pedestal
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Por fin me caì, ya me estaba contracturando. La reacción contra las caricaturas, en mi opinión, no es una defensa de los musulmanes explotados y asesinados sino una amenaza de miles de fanáticos contra la libertad de expresión. No veo por qué hay que enfrentar a Bergoglio cuando pide que censuren a León Ferrari y tolerar que se amenace de muerte a un dibujante. Uno empieza a prohibir por miedo algo y luego termina prohibiendo cualquier cosa. Si podés, lee la contratapa de página que escribió el sábado Osvaldo Bayer, quien es insospechado de ser proimperialista.
Gracias por el mail. No respondo todos. Pero justo me agarraste con tiempo y me dio ganas.
Chau

Date: Wed, 4 Jan 2006 07:26:14 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>
Subject: Re: Consulta
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
No. Escribirè sobre el NYT.
El día 3/01/06, Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com> escribió:
Compañero Tenembaum,
quería consultarle si en su columna va a tocar, mínima o máximamente, el affaire Eliaschev,para ver si hago algo al margen o no.
Abrazo,
Roberto

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
From: “Roberto Caballero” <robertoc@veintitres.com>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: Consulta
Date: Tue, 3 Jan 2006 13:37:44 -0300
X-Mailer: Microsoft Outlook Express 6.00.2800.1106
Compañero Tenembaum,
quería consultarle si en su columna va a tocar, mínima o máximamente, el affaire Eliaschev,para ver si hago algo al margen o no.
Abrazo,
Roberto

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Sat, 31 Dec 2005 20:45:04 -0300
From: Jorge Wenger <jorgewenger@gmail.com>
To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: saludos de fin de año
Bam bam antes que nada quiero agradecerte no haber abusado de mi nuevo sub campeonato jajajajaj.
Que termines muy bien este 2005 y que el 2006 sea mejor que este año que se va

Un abrazo enorme

El flaco
Date: Thu, 29 Dec 2005 12:33:12 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Francisco Valero-Cuevas <fv24@cornell.edu>
Subject: Re: From Kitzbuehel: Feliz Navidad
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Cuando vengan, los llevamos a ver a Boca. Eso es lo más impactante que tiene este país.
El día 29/12/05, Francisco Valero-Cuevas <fv24@cornell.edu> escribió:
Pero como se divierten! Vimos “motorcycle diaries” y nos encanto.
>No existen los argentinos emprendedores.
>Es una raza de haraganes y malvivientes
>
>
>El día 29/12/05, Francisco Valero-Cuevas
><<mailto:fv24@cornell.edu> fv24@cornell.edu>
>escribió:
>
>Pues sigo buscando argentino emprendedor que
>quiera entrarle al toro en el cono sur 
>
>En Europa y EEUU hemos vendido, pero poco. Falta
>capital para mercadotecnia, estamos enfocandonos
>en la produccion.
>
><http://www.multiarc.com>http://www.multiarc.com
>
>
>
>>solo digan cuando. En que quedó lo de multiarch?
>>
>>El día 28/12/05, Francisco Valero-Cuevas
>><<mailto:fv24@cornell.edu><mailto: fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>
>>escribió:
>>
>>Wau!… otra vez? Espero no les pegue muy duro.
>>
>>El plan B es que los visitemos nosotros en un
>>futuro no muy lejano…  nos quedaron muchas
>>ganas de estar mas tiempo en la cuenca del rio de
>>la plata.
>>
>>Muchos saludos de todos nosotros.
>>
>>-Fco
>>
>>>No te enteraste que aquí devaluaron?
>>>
>>>El día 28/12/05, Francisco Valero-Cuevas
>>><<mailto:<mailto:<mailto: fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu ><mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu><mailto:<mailto: fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu >
>>>escribió:
>>>
>>>Hola Che!
>>>Espero si nos puedan visitar en Europa si planean darse una vuelta por aqui.
>>>
>>>-Francisco
>>>
>>>
>>>>Gracias, chicos. Siempre los recordamos.
>>>>
>>>>Un beso enorme de Gastón, Juan, Ale y Ernesto
>>>>
>>>>
>>>>2005/12/21, Francisco Valero-Cuevas
>>>><<mailto:<mailto:<mailto:<mailto:fv24@cornell.edu>
>>>>fv24@cornell.edu><mailto: fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>
>>>><mailto:fv24@cornell.edu ><mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu ><mailto:<mailto:<mailto:fv24@cornell.edu >fv24@cornell.edu><mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu ><mailto:<mailto: fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu><mailto:fv24@cornell.edu>
>>>>fv24@cornell.edu >:
>>>>
>>>>
>>>>Best wishes from the Marco, Eva, Erika and Francisco!
>>>>
>>>><<<< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg&gt;
>>>>< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>><< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>&lt; http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>><<< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg&gt;
>>>>< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg><< http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
>>>>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>&lt; http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg

Delivered-To
: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Thu, 29 Dec 2005 14:20:15 +0100
To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
From: Francisco Valero-Cuevas <fv24@cornell.edu>
Subject: Re: From Kitzbuehel: Feliz Navidad
Pero como se divierten! Vimos “motorcycle diaries” y nos encanto.

No existen los argentinos emprendedores.
Es una raza de haraganes y malvivientes
El día 29/12/05, Francisco Valero-Cuevas <<mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu> escribió:
Pues sigo buscando argentino emprendedor que
quiera entrarle al toro en el cono sur 
En Europa y EEUU hemos vendido, pero poco. Falta
capital para mercadotecnia, estamos enfocandonos
en la produccion.
<http://www.multiarc.com>http://www.multiarc.com

solo digan cuando. En que quedó lo de multiarch?
El día 28/12/05, Francisco Valero-Cuevas
<<mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>
escribió:
Wau!… otra vez? Espero no les pegue muy duro.
El plan B es que los visitemos nosotros en un
futuro no muy lejano…  nos quedaron muchas
ganas de estar mas tiempo en la cuenca del rio de
la plata.
Muchos saludos de todos nosotros.
-Fco

No te enteraste que aquí devaluaron?
El día 28/12/05, Francisco Valero-Cuevas
<<mailto:<mailto:fv24@cornell.edu ><mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu><mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>
escribió:
Hola Che!
Espero si nos puedan visitar en Europa si planean darse una vuelta por aqui.
-Francisco

Gracias, chicos. Siempre los recordamos.
Un beso enorme de Gastón, Juan, Ale y Ernesto
2005/12/21, Francisco Valero-Cuevas
<<mailto:<mailto:<mailto:<mailto:fv24@cornell.edu> fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu>
<mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu ><mailto:<mailto:fv24@cornell.edu>fv24@cornell.edu ><mailto:fv24@cornell.edu><mailto:fv24@cornell.edu> fv24@cornell.edu>:
Best wishes from the Marco, Eva, Erika and Francisco!
<<<<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg> http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
<<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg> http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
<<<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg> http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>
<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg><<http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg> http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg>http://www.mae.cornell.edu/valero/Navidad-05.jpg

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Date: Thu, 29 Dec 2005 10:09:44 -0300
From: Luis Balaguer <luisbalaguer@speedy.com.ar>
Subject: novedades sobre el grupo Vila-Manzano
Sender: luisbalaguer@speedy.com.ar
To: Guillermo Alfieri <guillermoa@veintitres.com>,
 Guillermo Alfieri <gua@alternativagratis.com>,
 ‘Jorge Cicuttin’ <jorgec@veintitres.com>
Cc: ‘Ernesto Tenembaum’ <ernesto.tenembaum@gmail.com>,
 ‘Zloto’ <zloto@arnet.com.ar>
Una oscura trama del grupo Vila-Manzano
La causa judicial iniciada en 2002 por amenazas contra periodistas de Canal 9, LV 10 y El Sol podría dar un giro en las próximas horas. Un testigo reconoció la similitud de un policía en actividad, que trabaja como custodio del grupo Vila, con el identikit de uno de los autores del atentado contra Sigifredo Alonso en diciembre de ese año, informa hoy EL SOL DIARIO. 
Una complicada y oscura mezcla de mujeres que ejercen la prostitución, hombres que las regentean, lo peor del fútbol mendocino, funcionarios policiales que deberían encargarse de combatir el delito, empresarios de medios que hasta sueñan con ser artífices del traslado del Congreso nacional al interior del país y resabios irresueltos de aquella grosera campaña sucia de la publicación de Raúl Moneta, El Guardián, recorre por estos días los pasillos de los tribunales de Mendoza.
Los orígenes de esta historia se remontan a noviembre del 2002, cuando en concordancia con la sucia campaña de El Guardián, periodistas de LV 10, Canal 9 y El Sol recibieron correos electrónicos intimidatorios con amenazas a familiares y claras referencias a sus investigaciones periodísticas sobre las actividades de Raúl Moneta, sus socios en el Banco de Mendoza y la caída de la entidad crediticia y financiera de la provincia.
Pocos días después, a principios de diciembre, el empresario Sigifredo Alonso sufrió un extraño ataque, a la entrada de su finca en Maipú, por parte de dos sujetos que interceptaron su camioneta e intentaron abrirla para obligarlo a bajar a punta de pistola. Alonso alcanzó a escapar en aquella oportunidad y, a las pocas horas, repuesto del incidente, incorporó la denuncia del hecho a la causa por amenazas y trazó el identikit de los dos agresores que hoy está en el expediente judicial, esperando, tres años después, que alguien los encuentre.
APARICIÓN. Meses después, a mediados de mayo del 2003, una mujer se presentó en Canal 9 pidiendo hablar con su titular para denunciar que un par de sujetos la habían contactado en una esquina de la Cuarta Sección para ofrecerle “hacerle una cama a Alonso, para filmarlo en un hotel en compañía de mujeres”.
La mujer pidió la reserva de su identidad y se avino a declarar a la Justicia y contar, de espaldas a las cámaras, el hecho.
A partir de las declaraciones de esta mujer, se identificó a uno de los personajes que la habían contactado: Cristian Pérez Barceló, un pseudoperiodista que se desempeñaba como colaborador de El Guardián.
Pérez Barceló fue detenido por unas horas y quedó imputado por coacción contra Alonso.
Después de estos hechos, la mujer, Mónica Cristina Ruarte, siguió apareciendo periódicamente por el edificio de Canal 9, algunas veces en compañía de su pareja, Vicente Quiroga, alias El Bolsa, uno de los hombres fuertes de la barra brava de Independiente Rivadavia.
Ruarte siempre fue atendida telefónica o personalmente por un custodio del canal y el mensaje que dejaba era siempre del mismo tenor: pedirle a Alonso ayuda económica para algún emprendimiento, cosa que nunca ocurrió.
Con el tiempo, la desaparición del El Guardián, el escarnio público de Moneta y los nuevos aires políticos, las cosas se calmaron y, como suele suceder, la causa cayó en el terrible laberinto de la Justicia, que nunca encontró a los autores de los ataques ni siguió la investigación por la punta de Pérez Barceló.
OTRO INTENTO. En los primeros días de julio de este año, apareció en Canal 9 la madre de El Bolsa y le aseguró al custodio de la emisora que necesitaba hablar con él porque un tal Salcedo –al que describió como un policía de malos hábitos (para decirlo académicamente)- se habría peleado con su hijo por el control de Mónica.
Días después, la propia Mónica ubicó al custodio del canal para advertirle que el tal Salcedo estaría tramando algo contra el dueño de la emisora.
La versión fue desechada por Alonso con el ánimo de alejarse de ese submundo que parecen manejar algunos sectores dispuestos a todo para lograr sus objetivos.
Sin embargo, la cosa tomó color el domingo pasado con la confusa publicación del diario Uno, que por momentos parecía remedar las viejas notas de El Guardián, donde se intentaba difamar a la gente a partir de su vida privada.
La nota intentaba cambiar la versión de la historia, que consta con pelos y señales en el expediente judicial. Según el diario, y tal como lo habían adelantado la mujer y la madre del reconocido barra brava de Independiente, club que comanda Daniel Vila, la prostituta que antes pedía reserva de identidad se había vuelto a presentar ante la Justicia, dos años después, admitiendo ser una mujer que trabajaba en la calle y sin negar los hechos ocurridos en el 2003.
Sólo amplió su declaración asegurando que Sigifredo Alonso le había dado una insignificante cifra para que negara que lo conocía y se expuso sola al falso testimonio.
Lo extraño de la situación es que la mujer parece recordar el “nuevo” dato, dos años después, de la mano del doctor Alejandro Poquet, ex subsecretario de Justicia de la provincia, actual profesor de la Universidad de Congreso y abogado del Grupo Vila-Manzano. Y, según ella misma, confiesa por sugerencia de un policía amigo llamado Marcelo. Marcelo no sería otro que Marcelo Eduardo “El Negro” Salcedo, hombre que habría renunciado a la fuerza a fines de los 90 y ahora reviste en la Policía nombrado por un decreto de la época de Leopoldo Orquín, según confirmó a El Sol el subsecretario de Seguridad, Omar Pérez Botti.
La mujer, además, indicó como el lugar de parada del supuesto policía un café ubicado en Entre Ríos y San Juan, a escasos 50 metros del domicilio que Mónica declaró en el expediente judicial (Entre Ríos 73).
Efectivamente, el tal Salcedo, según varios testimonios de habitués del café, suele llegar a bordo de una Nissan Frontier 4×2, la estaciona frente al local, toma su café y se retira en la misma camioneta, patente EAK299.
El dato revelador es que la camioneta japonesa está a nombre de Alfredo Luis Vila.
Según los datos recogidos, Salcedo sería uno de los tantos custodios del grupo Vila-Manzano, lista en la que habría que incluir a otros dos policías, que serían de apellido Rivera y Páez.
Pero las sorpresas no terminaron con el descubrimiento de la movilidad de Salcedo, sino que un testigo le vio al supuesto policía un notable parecido con uno de los identikit de los agresores en la finca que confeccionó Alonso en diciembre del 2002.
La justicia tiene mucho por averiguar a medida que todos estos datos le lleguen.
Las tramas de nombres y situaciones cruzadas, que desembocaban siempre en la misma tranquera amparada por la impunidad, parecen ser una constante.

Fuente. EL SOL DIARIO.

“Dalvian, donde viven tantos jueces y legisladores, sería moneda de cambio” dijo Sigifredo Alonso
“Hay jueces que todo el mundo dice que trabajan para Vila. Explíquenme por qué en Dalvian hay tantos jueces y legisladores viviendo allí. Si Dalvian es un reducto, un barrio privado, entonces es una moneda de cambio. Juzgaron cosas y terminaron en Dalvian” dijo Sigifredo Alonso luego de manifestar que los jueces en Mendoza “son timoratos”. Es que en la causa judicial por el atentado que sufrió Alonso en su finca de Maipú, se aportó la prueba de que uno de los delincuentes sería un policía en actividad de acuerdo a lo que dice hoy EL SOL DIARIO. 
Un informe de diario El Sol denuncia que en diciembre de 2002, hubo amenazas telefónicas y por correo electrónico a periodistas de LV 10 por sus investigaciones y luego descubrieron detrás de esta trama a algunos pseudoperiodistas como Cristian Pérez Barceló, quien trabajaba para Raúl Moneta, según el contexto que detalla Radio de Cuyo.
Señala LV 10 que lo novedoso es que un testigo, custodio de Sigifredo Alonso, habría reconocido a uno de los personajes o delincuentes que atentó contra el empresario en su quinta de Maipú. Se trata de Marcelo “El Negro” Salcedo, efectivo policial que está en actividad. Formaría parte del grupo de tareas de la familia Vila, dentro del grupo de custodios. Y a este Salcedo se lo habría visto en una camioneta propiedad de Alfredo Luis Vila.
El empresario de Canal 9, Sigifredo Alonso, dio a conocer los detalles de las múltiples denuncias ante la justicia local que no han tenido resultados. “Es muy lamentable y es una realidad que estamos viviendo los mendocinos desde hace años. Me cansé de hacer denuncias, sobretodo en el expediente Alonso y complementarios. Denuncié gente que nos seguía, a periodistas míos que estaban involucrados con amenazas permanentemente. A gente que se apostaba a sacar fotos para intimidarme y me cansé de denunciar.
“Estoy con una mezcla de bronca, porque cuando a uno le ponen una pistola en la cabeza, cambia la vida de uno y de la familia. Y siempre tiene la esperanza de que aparezca algo y está el temor. Desgraciadamente, estamos saltando a algo que siempre sospechamos: aparentemente parece que viene del mismo lado. Parece un ataque de Moneta y sus amigos locales, que dejan rastros y esto es lo preocupante.
“Un señor lleva a una prostituta para tirarme mierda encima, esto es reírse de la sociedad, sobretodo cuando con tanta gente desprotegida en la esquina y estos señores tienen un séquito de policías para que los cuiden. Sin embargo, creo que hay una cosa mucho más grave: hacen logística, operativos intimidatorios. Estoy molesto y alterado, porque me pregunto a quién recurrimos para que nos cuiden e investiguen. Entonces, no podría hacer un listado.
“Los jueces en la provincia no son malos, son timoratos, que es más grave, no tienen problemas y están expuestos a las amenazas permanentes, y quien no es amigo del grupo. Hace tres años di un identikit, he luchado y por azar y coincidencia, cuando este señor Salcedo lleva a esta prostituta a embarrarme nuevamente a Tribunales, allí a aparece un custodio que se da cuenta por un identikit viejo en 2002, que este Salcedo habría tenido participación en los hechos de la finca en Maipú. ¿Qué seguridad tenemos para seguir haciendo denuncias?. Esto no es un problema personal de fulano contra fulano, sino un problema mucho más grave.
“Remontémonos más. Acá quieren romper el equilibrio de los medios de difusión. Si se rompe este equilibrio, quedan con el poder absoluto. Y de ser así, se termina rápidamente el negocio del agua, el petróleo y la energía. ¿Quién les da la energía, el agua? Estos grupos dan aumento de tarifa. Luego está la connivencia del Estado. Es un negocio de muchos millones de dólares, que han querido frenar para evitar esto.
“Los periodistas embroman por decir la verdad, y este es el principio de Moneta y todos sus amigos: el poder económico cueste lo que cueste. Aparte de la impunidad, soy omnipotente, lo puedo hacer y me río de la justicia. Yabrán lo hacía así, manejaba los hilos del poder.
“Hay jueces que todo el mundo dice que trabajan para Vila. Explíquenme porqué en Dalvian hay tantos jueces y legisladores viviendo allí. Si Dalvian es un reducto, un barrio privado, entonces es una moneda de cambio. Juzgaron cosas y terminaron en Dalvian. He peleado mucho para defender la provincia.
“¿Cómo puede ser que señores con tantos intereses se presenten en convocatoria? Siguen teniendo intereses en las empresas de servicio, y me pregunto si no se estarán riendo de los ciudadanos. Tengo un expediente de más de 400 fojas. Hay un manual de Moneta que dice como se hace esto. Han desbancado a políticos, a empresarios, y nadie le pregunta el origen de los fondos. Trabajan a cara descubierta y esto es la impunidad de los años ´90”.

Fuente. LV 10

Delivered-To: ernestotenembaum@gmail.com
From: “Silvina Yutzis” <SilvinaYutzis@arnet.com.ar>
To:
Subject:  Camino al 2006
Date: Wed, 21 Dec 2005 15:40:36 -0300
X-Mailer: Microsoft Outlook Express 6.00.2900.2180

¡¡¡¡¡EMPECEMOS EL 2006 DESDE EL CUERPO!!!!
Que nuestros PIES nos lleven por el camino más largo hacia la felicidad, porque la felicidad son solo puntos en el mapa de la vida, y el verdadero disfrute está en buscarlos.
Que nuestras MANOS se tiendan generosas en el dar y agradecidas en el recibir, y que su gesto más frecuente sea la caricia para reconfortar a los que nos rodean.
Que nuestros OIDOS sea tan fieles a la hora del reproche, como deben serlo a la hora del halago, para que podamos mantener el equilibrio en cualquier circunstancia.
Que nuestras RODILLAS nos sostengan con firmeza a la altura de nuestros sueños y se aflojen mansamente cuando llegue el tiempo de descanso.
Que nuestra BOCA refleje la sonrisa que hay adentro, para que sea una ventana de nuestro sentir y pensar y no la vidriera de los dientes.
Que nuestros DIENTES nos sirvan para aprovechar mejor el alimento, y no para conseguir la tajada más grande en desmedro de los otros.
Que nuestra LENGUA encuentre las palabras más exactas para expresarnos sin herir a nadie y sin que nos malinterpreten.
Que nuestra PIEL nos sirva de puente hacia los otros y no de valla.
Que nuestros BRAZOS sean cuna de abrazos y no camisa de fuerza para nadie.
Que nuestros CORAZONES toquen su música con amor y respeto, para que nuestra vida sea un paso del UNIVERSO hacia delante.

CON ESPERANZAS RENOVADAS EN NUESTRO CRECIMIENTO  Y COMPROMISO COTIDIANO
¡¡¡Felicidades!!!!

Silvina Yutzis y flia
________________________________________
No virus found in this incoming message.
Checked by AVG Free Edition.
Version: 7.1.371 / Virus Database: 267.14.1/206 – Release Date: 16/12/2005

Date: Fri, 16 Dec 2005 08:12:28 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>
Subject: Aqui tienen 4000
El que tiene plata, hace lo que quiere

Por Ernesto Tenembaum
   A comienzos de la década del 50, el gobierno de Juan Domingo Perón nacionalizó los ferrocarriles que, en esos momentos, eran británicos. La decisión fue presentada como una bisagra en la historia argentina, como la necesaria afirmación de un derecho patriótico que dejaba atrás para siempre décadas de expoliación imperialista. Perón era un maestro para estas cosas. Los ingleses no dijeron nada. Pero años después, cuando se abrieron los archivos del Foreign Office, se pudo conocer el telegrama cifrado que enviaron los negociadores británicos al cerrar el acuerdo. Solo contenía tres palabras: “We did it!” (Lo logramos!!). En la versión inglesa, habían logrado cobrar una fortuna por un servicio viejo y deficitario.
   ¿Còmo podía ser que las dos partes de un conflicto presentado como irreconciliable estuvieran eufóricas por la solución acordada?
   ¿Tenía razón la nación o el imperio?
   El presidente Nestor Kirchner acaba de presentar al país, en un discurso repleto de referencias a la autodeterminación nacional, su decisión de cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Esta vez no habrá que esperar varias décadas para saber qué opinaba la contraparte sobre esa decisión.
   Están eufóricos.
   No lo pueden creer.
   En julio de este año, el FMI difundió un documento donde se recomienda a los países deudores que paguen con sus reservas.
   Es, exactamente, lo que acaban de hacer la Argentina y Brasil.
   ¿Qué pasó el jueves? ¿Hubo un acto de independencia nacional o un gesto de obediencia más a los reclamos de los poderosos, adornado con un discurso nacionalista? ¿O es que, por una vez, los intereses del FMI y los argentinos son los mismos, y cada cual lo celebra con su folklore?
   En los últimos meses, se ha tornado un poco complicado entrevistar a miembros del Gobierno sobre cualquiera de las decisiones que toman. Eso no está ni mal ni bien: los funcionarios tienen todo el derecho de comunicarse con la gente solo a través del discurso presidencial. Pero ese mecanismo impide despejar algunas dudas, sobre todo en momentos cruciales, donde es necesario desconfiar de cualquier intento de simplificar decisiones sumamente complejas.
   La pregunta más obvia es: ¿Era necesario pagarle al Fondo más de diez mil millones que se podrían haber derivado, al menos en parte, hacia urgencias sociales?
   De las declaraciones oficiales no surge ninguna respuesta clara. El presidente sostiene que es intolerable la injerencia del FMI. Eso es inobjetable. Pero la verdad es que, en los últimos años, la influencia del Fondo en las decisiones argentinas era entre relativa e inexistente. El FMI impone condiciones cuando presta o refinancia. Cuando la situación fiscal de un país entre en crisis, allí crece su influencia, porque se lo necesita. Cuando se recupera, el país gana autonomía. Lo que importa, en este caso, no es el monto de la deuda sino su necesidad de refinanciación. Argentina no la tiene, y por lo tanto el FMI ya estaba afuera antes de pagarle los diez mil millones.
   La segunda respuesta a la misma pregunta es que la Argentina se ahorra cerca de 800 millones. También es discutible, porque para cancelar esta deuda se ha contraído nueva deuda, a través de la emisión de letras de tesorería cuyos intereses son más caros que los exigidos por el FMI. Es decir: se ahorra por un lado en el corto plazo, se compromete el país a pagar más en el largo plazo.
   En cualquier caso, lo que ha ocurrido refleja el estado saludable de la macroeconomía argentina. Después de décadas, este es un país donde el Estado tiene muchísimo dinero: tanto que se de el lujo de cancelar deuda anticipadamente.
   Juan Domingo Perón, al asumir, en los años cuarenta, decía que los lingotes de oro impedían caminar por los pasillos del Banco Central. Es el antecedente más cercano de esta situación privilegiada.
   Hay plata.
   Y el que tiene plata, como dice el dicho, hace lo que quiere.

Date: Wed, 7 Dec 2005 15:56:19 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Atajenla
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Salchichas
(tambièn se puede titular como “Puras pavadas”)

Por Ernesto Tenembaum
   En una de las fotos en las que aparece retratado durante sus recientes vacaciones en España, Mauricio Macri lleva en sus manos un libro. Es un episodio para destacar: políticos y libros no suelen llevarse muy bien. Además, el libro es muy bueno. Se trata de La Silla del Aguila, una novela política con algún toque de erotismo, escrita por el ya consagrado Carlos Fuentes.
   Solo los especialistas podrán explicar la razón, pero lo cierto es que la ficción mexicana ha aportado mucho más que la argentina en la descripción de fenómenos políticos que se reproducen en toda la región.
   La Silla del Aguila es un ejemplo, como también el muy reciente La Conspiración de la Fortuna, escrito por Hector Aguilar Camín, un autor poco conocido aquí, pero notablemente prolífico –y talentoso—para construir thrillers políticos.
   El tema excede el espacio de esta columna, pero algunos fragmentos, permiten percibir todo lo que se puede entender de la naturaleza del poder en la Argentina, leyendo estos dos magníficos textos.
   Fuentes, por ejemplo, imagina a un ex presidente mexicano que aconseja por escrito al que está en funciones. Y le hace decir:   
   “Pues bien, señor Presidente, ya que me pide hablar con franqueza, este es el mensaje.
   Aunque haya ganado las elecciones, jamás olvide que finalmente va a perder el poder.
   Se lo digo yo.
   Preparese usted.
   La victoria de ser Presidente desemboca fatalmente en la derrota de ser expresidente.
   Preparese usted. Hay que tener más imaginación para ser expresidente que para ser Presidente. Porque fatalmente deja detrás de sí un problema con nombre: el suyo.
   Los problemas de México vienen de varios siglos atrás. Nadie ha sido capaz de resolverlos. Pero la gente siempre hará responsable de todos los males del país al que detenta –y sobre todo al que abandona—el poder.”
  
   Cualquier semejanza con el drama de los expresidentes –y actuales—de otras regiones, es pura coincidencia.
   Aguilar Camín describe la tendencia del poder a manipular las ansias de Justicia de sociedades ingenuas y maniqueas.
   El fragmento es realmente notable:
   “Era un viejo rito nacional. Cada cierto tiempo, luego de una revuelta fallida, de un motín o de un cambio de Gobierno, el país y sus gobernantes sentían la necesidad de quemar un puñado de infidentes en la hoguera de la indignación pública. Los dueños del poder daban así una prueba de rigor contra el abuso, con bajo costo para ellos y alto para sus rivales elegidos…Aquella manía sacrificial había dado a luz a una opinión pública insaciable en materia de castigos y deshonras. Entre más castigos ejemplares había, más insuficientes parecían los castigos, entre más muestras de rigor daban los Gobiernos, más sospechas de culpables impunes había en el aire. Una vez que se suelta, la inquisición pública tiene más sed de culpables que de justicia, pero su rabia no lleva a la justicia sino a la manipulación”.

   La relación entre un Presidente y su ex es abordada por Fuentes como si conociera a fondo la psicología de los presidentes argentinos.
   “Uno desea y acaba eligiendo a Zutano porque solo tiene mi apoyo, porque está a la cola en todas las encuestas, porque me sucederá y me lo deberá todo a mi. Porque será, en consecuencia, el más leal. Ay, señor Presidente. Grave. Gravísimo error. Si escoge al que más le debe a usted, puede usted tener la seguridad de que lo traicionará para demostrarle que no le debe nada a usted. Es decir, el que más le deba será el más obligado a demostrar su independencia. En otras palabras, su deslealtad…El acto propiciatorio del nuevo presidente, es matar al predecesor. Prepárese señor presidente. Cuídese… La oportunidad o virtud que nos queda es la muy difícil de ser el mejor expresidente –no dejar que se nos escape una sola queja, pasar por alto que hirieron a los nuestros, borrar todas las afrentas, ser leal al nuevo jefe de Estado. Se lo advierto: es la parte más difícil”.

   Aguilar Camín, describe la experiencia del columnista político que cede ante la presión de un amigo y salta hacia un cargo público.
   Estas son sus conclusiones:
   “Al principio me negué a colaborar con él. Quería seguir mi camino de opinador independiente, presto a denunciar los agravios de la patria, ya que no a corregirlos. Al final, cedí a su ruego, fui su jefe de prensa. Me entregué entonces a la ilusión del servicio público y de la salvación de mi país, con enjundia novata que no volví a tener. No me arrepiento, aunque por las malas razones. Aprendí tanto en esos años sobre la verdad efectiva de la cosa pública que perdí toda inocencia sobre los medios y casi toda sobre los fines del gobierno, sus laberintos, su fauna, sus secretos. Perdí también la fe en que es posible servir al país desde los puestos públicos sin torceduras ni complicaciones. Supe todo lo que hay que saber. Desde entonces, no puedo sino aceptar la paradoja esencial del arte de la política, a saber, que tratándose de la más seria y noble de las ingenierías, la ingeniería destinada a ordenar las pasiones humanas, no puede ejercerse ni en el más alto de sus momentos sin una dosis de perversidad o de malicia. La política vista de cerca, aún la política más alta, es siempre pequeña, mezquina, miope, una riña de vecindario. Solo el tiempo da a los hechos políticos la dignidad distante, el sentido superior que es su justificación y, con suerte, su grandeza. Se ha dicho que al que le gustan las salchichas y las leyes no vaya a ver como se hacen. El que tenga algún respeto por la política, no debe tampoco asomarse a sus cuartos reservados”.

   La ficción es siempre más agradable y, muchas veces, más aguda que cualquier análisis político.
   La regla es no olvidarse que se trata de ficción.
   Nada que ver con la realidad.
   Puras pavadas.
 Salchichas.doc

Date: Fri, 2 Dec 2005 12:50:14 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Mcarpovich@radiomitre.com.ar
Subject: Mandáselo, eh?
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Era un chiste, Bernardo, de esos que le escuché hacer usted durante tantos años. Si me apura, me obliga a contestarle que Grondona hizo peores cosas que robar: fue golpista, antisemita, loperreguista, justificó con seudónimo torturas de detenidos indefensos, robos de niños, pidió la vuelta de los militares ante los saqueos del 89.

No quiero abundar.

Pero sepa que lo cortés no quita lo valiente.

Pero creo que Grondona es un canalla, palabras más palabras menos.

Le podrìa contestar con una carpeta de notas mías que han molestado mucho al Gobierno.

No pretenda que me sume al proyecto de la Unión Democrática que proponen desde La Nación.

¿No le da, al menos, vergüenza intelectual, que califiquen a Kirchner como “izquierdista?

¿No se da cuenta que ya le han hecho demasiado daño al país con esas cosas?

Creo que hay que ser rigurosos con este Gobierno como con cualquier. Riguroso no significa miserable, ni golpista, ni revolcarse con el menemismo.

No se moleste en contestarme.

Se que lo entiende.

Date: Wed, 30 Nov 2005 17:27:33 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>
Subject: Version definitiva
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Esta es la que va. Hay sutiles diferencias.
 No es tan así1.doc

Date: Wed, 30 Nov 2005 17:19:24 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>
Subject: No es tan así
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Aquì va. Por favor, subrayen como esta en el tecto la palabra “tan”, cada vez que aparece. Y separen, si pueden, los párrafos de la misma manera.
Abrazos para todos.
ET
 No es tan así.doc
Date: Wed, 23 Nov 2005 16:24:01 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Viva Chavez
Cc: ertenembaum@hotmail.com
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Volanta:
Kirchner, Chavez y los sueños de la derecha argentina.

Tìtulo:
¿Venezualización?

Por Ernesto Tenembaum
   “La clase empresaria era de una arrogancia que chocaba a cualquier visitante. Durante un viaje a Caracas, me había tocado entrevistar a un empresario de una de las familias más adineradas de Venezuela, los Boulton. El hombre, muy ocupado, me había citado en la peluquería de su club privado. Cuando llegué, estaba sentado en el sillón del barbero, con tres personas a su alrededor: mientras una le cortaba el pelo, dos manicuras le hacían las manos, una a cada lado. Me presenté y le dije que esperaría para hacer la entrevista apenas terminara. Para mi sorpresa, el hombre me contestó en inglés, diciéndome que me colocara frente al espejo, e hicieramos la entrevista allí mismo. “Okay, no hay problema”, le contesté en español. Cuando le hice la primera pregunta, me volvió a responder en inglés. Incómodo por hablar en un idioma extranjero frente a las tres personas que tenía ante mis narices, seguí haciendo la próxima pregunta en castellano, pero él volvió a contestar en inglés, ya fuera porque le era más fácil, o porque no quería que los demás entendieran lo que estaba diciendo –cosa rara, porque aparecería en el periódico a los pocos días–, o porque quería establecer su pertenencia a una clase social que lo separaba hasta en el lenguaje de los empleados que lo estaban atendiendo…De alguna manera, ilustraba la prepotencia de no pocos miembros de la oligarquía venezolana”.
   El delicioso fragmento pertenece al muy interesante libro Cuentos Chinos, que escribió Andrés Oppenheimer, un periodista insospechado de ser pro-Chavez, a tal punto que el capítulo donde está incluido el párrafo se denomina “Venezuela: el proyecto narcisista-leninista”. Su descripción es coincidente con la de cualquier observador desapasionado de la realidad venezolana: la “oligarquía” local –según los términos de Oppenheimer—es ignorante, rapaz, racista, intolerante. En los últimos meses la han descripto así desde encuestadores argentinos que van y vienen de Caracas, hasta algún director de la CEPAL, o miembros del Fondo Monetario Internacional. Amantes o detractores de Chávez coindicen en la misma caracterización: es de las peores clases dominantes del continente. Venezuela antes de Chávez, describe Oppenheimer, “había sido durante décadas un modelo de cleptocracia, donde gobiernos corruptos y empresarios cortesanos se habían dividido el producto petrolero a su antojo y con absoluto desprecio a las mayorías empobrecidas”.
   Cualquiera que lo desee podrá leer en esa descripción objetiva las razones del enfrentamiento que divide hoy a los venezolanos: la ruptura de aquel esquema no podía ser sino traumática, desprolija, con un liderazgo que rompa con todos los libretos y se maneje con cierto autoritarismo ante los desafíos que le plantea el poder anterior.
   Y entonces, se trata de una sociedad dividida, casi en guerra.
   De aquellos polvos, como quien dice, estos lodos.

   Es inevitable tentarse con las analogías que sugiere la foto que ilustra esta nota.
   ¿Venezuela es la Argentina?
   O, para ser hablar con más precisión: ¿Hasta que punto Venezuela es la Argentina?
   Hay un sector del poder en la Argentina que nunca toleró a Nestor Kirchner y que, cíclicamente, alienta esperanzas de desestabilización. Antes de las elecciones del 2003, Mariano Grondona había sostenido que no había que votarlo porque Kirchner sería el chirolita de Eduardo Duhalde –en uno de los papelones más vergonzosos de la historia del análisis político argentino. Antes de la asunción, José Escribano había escrito que, en los Estados Unidos, consideraban que Kirchner no duraría un año. Hubo dos obispos que pidieron echar al mar a un ministro del Poder Ejecutivo y un tercero que convocó a la “desobediencia civil”. Cada vez que pueden, algunos o todos estos sectores –que representan simbólicamente gran parte de las causas de la debacle argentina—se esperanzan con la articulación de una alianza social que evite la “chavización” de Kirchner.
   Todo lo que hace el Gobierno –haga lo que haga—está mal a priori, tiene como objetivo final la construcción de un poder dictatorial, que no les molesta obviamente por esa condición –ya que han apoyado a todas las dictaduras—sino porque no los incluye.
   Esos personajes pueden ser irritantes para cualquier Presidente pero, en realidad, hay que reconocerles su real magnitud: son cada vez más marginales, gerontes, y carecen del más absoluto predicamento social. No tienen expresión política que los contenga, ni personaje carismático que los expresa. Los militares, además, ya no existen como factor de poder respetable,
   Los conspiradores existen.
   Pero es como si la conciencia social argentina hubiera progresado tanto que Menem, Grondona, Escribano o Giaquinta son voces que emergen de un tren fantasma ajado, pobre, patético.

   Lo mejor que les podría pasar es que Kirchner tuviera las características que ellos atribuyen a Chavez. Cada vez que el Presidente sobreactúa su reacción contra cualquier crítica a su gestión, todos ellos festejan: les conviene un Kirchner intolerante, destemplado, amoral. Sueñan con el momento en que decida implantar, aunque sea moderadamente, algún mecanismo de censura. Porque, de esa manera, lograrían ser más escuchados y recibirían la compañía de personas más respetadas por la sociedad.
   La semana previa a su viaje a Venezuela, el Presidente reaccionó violentamente contra un documento de la iglesia –que básicamente alertaba contra la escandalosa distribución del ingreso que existe en la Argentina—y contra las críticas por su acercamiento al ex pattista, Eduardo Lorenzo Borocotó.
   Algunos funcionarios de su Gobierno, intentaron justificarlo en privado: “Kirchner vio que la derecha venía por él. Y cuando ocurren esas cosas, reacciona así. No les va a dar ninguna posibilidad de cercarlo”.
   Es curioso, porque las críticas por el caso Borocotó provinieron de todos los sectores, y el documento de la Iglesia –por cierto, discutible—ubica en un lugar prioritario de la agenda a la distribución del ingreso, algo que eriza la piel de la derecha.
   La verdad es que “la derecha” no va por Kirchner porque está aislada, porque es un fantasma de lo que fue en otros tiempos.
   Su única esperan es lograr el desequilibrio de Kirchner. Sueñan con una sociedad dividida, con en los años cincuenta.
   Hasta ahora, Kirchner –pese a sus raptos o tropiezos—no les ha dado ese gusto.

   La Argentina no es Venezuela, entre otras razones, porque este país está tan vacunado contra la dictadura, como aquel contra una democracia donde los políticos y los ricos se repartieron el petróleo durante décadas.
   La Argentina, entonces, es un país más tolerante.
   Y Venezuela es un país más dividido.
    En la Argentina hay paz, y no es necesario tomar cualquier crítica como si fuera todo lo mismo, como si solo persiguieran la desestabilización, aunque algunas de ellas sí las busquen.
   En Venezuela hay guerra, y cuando es así, no hay espacio para una critica medida: a los tibios, los vomita Dios.
   Y todo vale, cuando se trata de derrotar al enemigo.
   En los dos casos, toda la sociedad está sentada sobre un barril de pólvora: hay una escándalosa distribución del ingreso, que no necesariamente es culpa de los gobiernos actuales.

   Venezualización.
   Linda palabra para el ahorcado, no?     

Date: Wed, 16 Nov 2005 17:10:18 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Roberto Caballero <robertoc@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: El Alberto
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Aquì va chochamus. Por favor, no se olviden de separar pàrrafos. Abrazos

El hombre del Presidente

Por Ernesto Tenembaum
   Cualquiera que lo conozca sabe que Alberto Fernández, el hombre de mayor confianza del Presidente, tiene una inteligencia bastante superior al promedio de los dirigentes políticos. ¿Por qué, entonces, condujo la operación de cooptación de Eduardo Borocotó? ¿Qué es lo que lleva a un hombre inteligente como él hacia una conducta tan evidentemente reñida con la más elemental ética política y, mucho más curioso aún, tan perjudicial para su imagen, la de su Gobierno, la de su jefe el Presidente? Es posible entender que un político intente favorecerse con un procedimiento inmoral. En cambio, solo un imbécil intenta perjudicarse de esa manera. Y Fernandez es una persona inteligente. Es la mano derecha del Presidente.
  ¿Qué le habrá ocurrido?
   Vale la pena analizar las distintas respuestas posibles a esas preguntas, porque quizá permitan entender algo de las características de la gestión K., o por lo menos de la etapa poselectoral.
   La hipótesis oficial es sencilla: Borocotó y Fernández son patriotas que no hicieron nada mal.
   Es curioso.
   La imagen no podìa ser más revulsiva: Presidencia distribuyó una foto en la que Nestor Kirchner se regocijaba con un personaje que, hasta hace muy poco había sido seguidor de un torturador confeso, homofóbico, fascista y traidor a sus propias fuerzas. Alguien que habìa ocultado sus intenciones antes de los comicios para acceder a una banca gracias al prestigio de otro, y robársela. Es difícil encontrar un símbolo tan reñido con el discurso K. que el propio Borocotó.
   Pero en la Casa Rosada se ofenden ante el planteo de la más mínima suspicacia, como si hubiera que creer cualquier versión oficial sin repreguntar nada. “Es un hombre de bien (sic)”, dijo Fernandez. “Viene a trabajar para transformar el paìs”.
   Borocotó descubrió que Macri era quien era justo el día de la elección –cuando ya había ganado la banca   gracias a él– y saltó de bando. Kirchner se conmovió ante su conversión y lo recibió con algarabía.
   Fueron felices y comieron perdices.
   Heidi.
   La gente buena, tarde o temprano, se encuentra.
   Esa hipótesis ofende el sentido comùn –la inteligencia– de quien la difunde. Ni Fernández ni Borocotó son gente ingenua, ni tampoco quienes escuchan esas pavadas.
  
  La segunda hipótesis es la del escorpión: es la que más se escucha en algunos despachos oficiales que intentan defender al jefe de Gabinete y al Presidente. Según esta percepción, el Gobierno dio vuelta a Borocotó porque la política sucia está en su naturaleza, por más esfuerzos que haga por despegarse de su pasado.
   Son eso aunque, por momentos, no quieran serlo.
   Fernandez, dicen, está haciendo un honesto proceso de alejamiento de las pràcticas polìticas clàsicas, pero cae en ellas como un adicto. Entonces, ante cualquier duda, convoca a Martín Redrado al Banco Central, financia al PJ porteño gracias al favor de un sindicalista procesado por estafa en primara y segunda instancia por la Justicia, coloca a quien fue segundo de Corach en el Ministerio de Justicia, tiende puentes con Daniel Hadad. Así, como antes trabajó para Duhalde, se alió con Domingo Cavallo y compartió una lista con Elena Cruz, ahora recae en el vicio y se regodea con Borocotó.
   A él le gustaría ser distinto y que la gente crea que es un hombre de convicciones.
   Pero le acercan un vaso de vino y prueba: es su debilidad.
   Siempre estuvo rodeado por la ética del todo vale.
   Es difícil ser distinto al esquema donde uno desarrolló toda su vida política.
   Y entonces uno recae en sus propias trampas, por más que los tiempos hayan cambiado, por más que la sociedad esté cada vez menos tolerante a las transfugueadas.

   La tercera explicación es más preocupante para el país. Sostiene que el Gobierno, eufórico por el triunfo electoral, perdiò cualquier aspiraciòn de transformar nada y solo corre destrás del poder: una banca, un municipio, lo que sea. Argumenta un funcionario oficial: “Kirchner se exhibió no menos de tres veces con cada uno de los intendentes más cuestionados del conurbano y con sindicalistas de la peor calaña como Juan José Zanola o Gerardo Martinez. Y arrasó. ¿Por qué habría de cambiar ahora de táctica?. Está visto que la gente no le reclama ética sino crecimiento y que adhiere a su figura por encima de cualquier pequeñez.”. Esa idea explicaría varios episodios de las últimas semanas: la innecesaria bienvenida a los intendentes duhaldistas derrotados, el aumento de los subsidios a trenes sin que mediara una mínima explicación, la difusión de acusaciones sin pruebas contra grupos de izquierda como consecuencia de la quema de trenes de Haedo, la compra de Borocotó, la burda operación contra Enrique Olivera.
   Si la primera hipótesis  describe el salto de Borocotó como un arreglo limpio entre hombres limpios,  y la segunda refleja una tensión entre la historia de Fernández y su voluntad de cambio, la tercera expresa algo distinto: el Gobierno estarìa pensando solo en el poder, y habría abandonado cualquier intento de reconciliación de la política con la sociedad.
   Ojalá no ocurriera esto último.
   Fernandez es una persona inteligente.
   Sabe, sin dudas, que estas historias, tarde o temprano, terminan mal.
   Cuando lo gobernantes se creen más allá de todo,    cuando parece que nadie quiere ponerle límites y entonces los transgreden como si tal cosa, terminan mal.
   Les bastaría con mirar de cerca la cara de Anibal Ibarra, el muchacho que siempre tenía suerte.
   Pero lo peor es que la historia termina mal no solo para ellos: mucha gente sufre por su soberbia, su ceguera, sus concesiones y su incapacidad para escuchar a quienes los critican.

   Quizá Fernandez sea el segundo: el que cae en el vicio pero lucha por dejar el alcohol.
   Ojalá.
   Si la tentación se frena a tiempo, un trago de Borocotó no siempre equivale a la cirrosis.
  Tampoco un trago de Otahacé.
  Ni uno de Redrado.
  Ni uno de Pereyra.
  Ni uno de Jorge Brito.
  Ni uno de Zanola.
  Al fin y al cabo, vicios son vicios.
  Hic.
  No es sencillo abandonarlos.
  Salud.
  El problema es que producen mareo.
  Chin-chin.
  Y hay un momento donde uno ya no sabe ni quien es.
  O para qué está en el lugar donde está.
  Y pierde registro de la mirada ajena, sobre todo de la mejor gente, que empieza a abandonarlo.
  Entonces se pone triste, se siente solo, y pide otra copa.
  Hic.
  Y siempre aparece algún Borocotó que se la acerca.
 
  Urgente.
  Una brigada de alcohólicos anónimos ahí.

Date: Thu, 10 Nov 2005 12:15:32 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Leopoldo Kulesz <lk@delzorzal.com.ar>
Subject: Aquí va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Ernesto Tenembaum es argentino. Nació en 1963 en la ciudad de La Plata, donde en 1978 comenzó su carrera periodística, al fundar un pequeño periódico de un club judío local. Varios años después fue contratado por el quincenario judío Nueva Sión, donde llegó a ser secretario de Redacción. Estudió dos años de ciencias económicas y se recibió como Licenciado en Psicología. En 1987 fue contratado por Página/12, el diario de centroizquierda que fue clave en la construcción del periodismo independiente en la transición democrática argentina. En 1989 publicó el libro Identidad. Despojo y restitución,  sobre la experiencia de restitución a sus familias de los niños desaparecidos durante la dictadura militar. En 1995 comenzó una carrera de periodismo radial que se continúa hasta el día de hoy. Participó de Rompecabezas, un programa que recibió todos los premios otorgados por los periodistas especializados de la Argentina. En ese año también fue elegido como uno de los seis periodistas extranjeros premiados por la prestigiosa Universidad de Stanford con un año sabático en esa institución académica. Al regreso al país participó de programas periodísticos televisivos sumamente pretigiosos –y también premiados—como “Día D”, “Detrás de las Noticias” y “Periodistas”. En 1998, además participó de la fundación de “Veintiuno”, el segundo semanario en circulación de la Argentina, donde fue jefe de redacción durante cuatro años y actualmente es columnista. Tenembaum es miembro del Internacional Consortium of Investigative Journalists, con sede en Washington. Su libro “Enemigos” ha tenido una amplia repercusión nacional e internacional.
Date: Wed, 9 Nov 2005 19:23:55 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Mosqueteros
Cc: robertoc@veintitres.com
El laberinto de los mosqueteros

Por Ernesto Tenembaum
   “Tenemos treinta países que están dispuestos a firmar nuestra declaración”, es lo que dicen que dijo el embajador norteamericano Lino Gutierrez.
   “Los que mo estàn de acuerdo representan el setenta por ciento del PBI latinoamericano”, es lo que dicen que respondió el jefe de Gabinete, Alberto Fernandez. “El MERCOSUR no puede quedar afuera de una declaración de Presidentes”.
   “Son el diez por ciento del PBI de todo el continente”, es lo que dicen que replicó entonces el embajador, que se habría comunicado inmediatamente con Condoleeza Rice, para que esta le transmitiera la situación a Bush, para que este accionara el botón que motivó al mexicano Vicente Fox a mocionar la inclusión del ALCA en la declaración final.
    La Argentina y el Brasil se opusieron, nadie intentó llegar seriamente a una formulación de consenso, que privilegiara coincidencias y subordinara los puntos en discusión.
   Y la cumbre se fracturó.
   Las lecturas ideologizadas, a partir de allí, se reprodujeron hasta el infinito. Para el venezolano Hugo Chavez había sido un triunfo de cinco mosqueteros contra el imperio: él, Tabaré, Kirchner, Lula y Frutos habían decretado la tumba del Alca   en Mar del Plata. Para el establishment argentino todo había sido una muestra más de la terca voluntad kirchnerista de aislarse del mundo, privilegiando un discurso de consumo interno.
   Entre ambas versiones de la historia, quizá haya un enorme espacio para tratar de entender, repleto de ambigüedades, trampas, exploraciones interesantísimas y reflexiones sumamente abiertas acerca de cómo encarar el futuro de la región.
   La ruptura en la cumbre de las Américas refleja, en realidad, la caída de todas las religiones que gobernaron la región durante el último medio siglo. Desde la segunda guerra mundial, los Estados Unidos miraban este continente como uno más de los territorios donde se desarrollaba la guerra fría. Cada país que planteaba reparos al esquema impuesto por Estados Unidos era sospechoso de connivencia con el enemigo y su gobierno era sometido a un proceso de desgaste que, gran parte de las veces, terminaba con un golpe de estado sangriento. Concluida la guerra fría, la región vivió una fiebre de alineamiento automático y relaciones carnales, que permitió pensar como inevitable la instalación de un regimen de librecomercio, donde las fronteras y los subsidios y las barreras a la libre circulación de personas existieran en un sentido pero no en el otro.
   El fracaso de las reformas de la década del noventa –y la inexistencia de una fórmula que las reemplazara—generan un espacio abierto, de exploración por la vía del ensayo y el error, que quizá es lo que explica la falta de consenso en la cumbre, y las diferentes posiciones de cada país, los matices que existen entre aliados e incluso los repentinos cambios que se producen dentro de cada administración: Estados Unidos tiene otras prioridades de seguridad y por lo tanto tolera más los gestos de disenso, los países de la región se aventuran hacía fórmulas moderadamente distintas a las que les dictan, envìan señales en muchas direcciones al mismo tiempo y se concentran en planteos básicamente comerciales acerca de cómo estructurar procesos de integración donde se defiendan los intereses de cada uno.
   Es un fenómeno nuevo y, por lo tanto, puede estar colmado de errores, exageraciones, sobre todo cuando del otro lado del mostrador hay un personaje tan irritante como George W. Bush.
   Pero nada de lo que ocurrió en Mar del Plata parece una situación terminal ni dramática: apenas un paso de un largo proceso que recién comienza, el inicio de una etapa diferente a los noventa en las relaciones entre América Latina y la primera potencia mundial.
   El discurso inaugural de Nestor Kirchner, por ejemplo, fue presentado como una muestra de su falta de tacto como anfitrión, de su pasión por el aislamiento, de su “ombliguismo”. Cualquiera que lo lea serenamente, percibirá que no es así. Para empezar, Kirchner hizo una manifestación clara de adhesión a la lucha contra el terrorismo en el mundo, sin ninguna aclaración sobre la inmoralidad de recurrir a actos criminales como parte de esa batalla. En este contexto mundial, parece un gesto de alineamiento y no de independencia. Luego recordó los horrores que provocó en este continente el consenso de Washington, reconoció el liderazgo de los Estados Unidos en la región y señaló que ese rol incluye la responsabilidad de construir un continente integrado, con derechos igualitarios, que no es lo que hizo Washington en las últimas décadas. Kirchner se manifestó partidario de la integración bajo ciertas condiciones.
   Es un discurso donde un presidente sienta una posición y plantea alternativas de futuro. Se acerca por momentos a la potencia y luego se distancia, para volver a acercarse. Toda una señal de los tiempos que corren, y de las distintas ideas que tiñen su Gobierno y el de sus vecinos.
   Lo mismo hizo Lula Da Silva, el principal inspirador en las sombras de la postura rupturista, que al día siguiente recibió al presidente norteamericano para firmar una declaración conjunta mucho más cercana al ALCA, casi en mismo momento en que Buenos Aires aclaraba que no había ninguna discusión de fondo con los Estados Unidos.
   Por si faltaba un ejemplo de las características sinuosas y ambiguas de la época, Nestor Kirchner y Vicente Fox se cruzaron violentamente en público, apenas horas antes de que las cancillerías mexicana y argentina emitieran un comunicado para bajarle el tono a una disputa que no enturbiará la firma de un tratado de libre-comercio entre la Argentina y México.
   Es como si fuera una situación  de empate: Estados Unidos ya no hace lo que quiere en las cumbres de presidentes, que nadie hace lo que no quiere Estados Unidos ni está dispuesto a discutir aspectos centrales de la política de la principal potencia del mundo.
   En este contexto, Fox desde México y Chavez desde Venezuela tironean hacia un lado o hacia el otro del mapa.
   Solo alguien con mentalidad extorsiva, puede cuestionar las posiciones del Cono Sur como aislacionistas o extremas. En realidad, se trata de gobiernos moderados, que intentan mantener buenas relaciones con las potencias, que no han hecho reformas revulsivas para el poder económico fronteras adentro, aunque discuten aspectos puntuales, como tarifas, marcos regulatorios, patentes o participación estatal en las riquezas naturales, con cierta convicción. Ni Tabaré, ni Lula, ni Kirchner son antiimperialistas, ni estatistas, ni aislacionistas, ni marxistas socializantes: apenas están recorriendo un camino donde no hay certezas, salvo aquella que recuerda los frutos podridos que generó el seguidismo de la década del noventa.
   Hay quienes creen que todos estos debates lograrán que la región pierda el tren de la historia al cual, presumiblemente, se ha subido todo el resto del mundo.
   Están apurados.
   La verdad es que no existe el tren de la historia y es discutible si conviene subirse a cualquier precio: quienes se maravillan con China se olvidan de todo lo que demoró en aceptar inversiones, Europa del Este, España o la República Checa solo se sumaron cuando recibieron un apoyo muy importante de los paìses más poderosos de Europa. Y cada uno de esos países –incluido Chile—mantuvo siempre márgenes de autonomía, impuso condiciones, similares a las que plantea hoy el Cono Sur.
   Más que hacer las cosas rápido conviene hacerlas seriamente.
   Nadie, naturalmente, puede asegurar que eso es lo que estén haciendo los cuatro mosqueteros.
   Quizá ni ellos mismos.
   Pero, quién puede asegurar algo, seriamente, en los tiempos que corren?
  
 El laberinto de los mosqueteros.doc
Date: Tue, 18 Oct 2005 08:22:39 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: animados@radiomitre.com.ar
Subject: acàestàplomazo
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
En el día de la madre la tele nos bombardea durante una semana con
imágenes de electrodomésticos y de mujeres con chicos en los brazos y
frases de posters. Mentiras.
Las mamás no somos amantes del sacrifico y guerreras que todo lo pueden…
Las mamás lloramos abrazadas a la almohada cuando nadie nos ve,
pedimos la peridural en el parto y protestamos en 17 idiomas cuando
tenemos que poner el despertador a las 2 de la mañana para ir a
buscarlos a una fiesta…
Cuando les decimos que no se peleen con ese compañerito que les dice
enanos o cuatro ojos, y les damos toda clase de explicaciones
conciliatorias, en realidad querríamos tener el cogote del pequeño
verdugo entre nuestras manos…
Y también pensamos que la vieja de geografía es un mal bicho cuando
les baja la nota porque no se saben cuantos metros mide el Aconcagua
que al final, a quien cuernos le importa.
No es que nos encante pasarnos horas en la cocina tratando de que el
pescado no tenga gusto a pescado y disimulando las verduras en toda
clase de brebajes en lugar de tirar un Patty a la plancha…. Es que
tenemos miedo de que no crezcan como se debe…
No es que nos preocupe realmente que se pongan o no un saquito….. Es
que tenemos miedo de que se enfermen…
No es que los queramos más cuando se bañan….. Es que no queremos que
nadie les diga roñosos…
No lo hacemos por ustedes. Lo hacemos por nosotras…
Porque ser una mamá no tiene que ver con embarazos, pañales y sonrisas
de aspirinetas. Tiene que ver con querer a alguien más que a una
misma. Con ser capaz de cualquier cosa con tal de que ustedes no
sufran.
NADA, nunca, jamás.
Ustedes nos hacen felices…. cuando les encantan nuestras milanesas,
cuando nos consideran sabias por contestar todas las preguntas de los
concursos de la tele. Cuando vienen llorando a gritos porque se
rasparon la rodilla y nos dan la posibilidad de darles consuelo.
Ustedes nos hacen mejores. Nos dan ganas y fuerzas.
Nos comeríamos un gurka crudo antes de que les toque un dedito del pie.
Nos lavamos la cara y salimos del baño con una sonrisa de oreja a
oreja para hacerles saber que la vida es buena, aunque nos vaya como
el reverendo…
Cantamos las canciones de Chiquititas y vemos Gran Hermano y
escuchamos a Los Piojos y compramos Nopucid y repasamos 500 veces la
tabla del 9 y arreglamos el carburador para llevar a los chicos a
fútbol…
Y armamos 24 bolsitas con anillitos y pulseritas y tratamos de que la
torta parezca un Pikachu y nos buscamos otro trabajo y sacamos
créditos y nos compramos libros y vamos al psiquiatra y al pediatra y
a los videos, y negociamos con los maestros y los acreedores y
recortamos figuritas y nos ponemos lindas y nos enojamos y nos reímos
y nos salimos de quicio y nos convertimos en la bruja y la princesa de
todos los cuentos…. Para verlos felices.
VERLOS FELICES ES LO QUE NOS HACE FELICES.
Ojalá pudiéramos pegar el mundo con cinta scotch (como el velador que
cayó en combate en la última guerra de pijamas party), para que fuera
un lugar mejor para ustedes.
GRACIAS POR HACERNOS MAMÁS.
GRACIAS POR HACERNOS TAN IMPORTANTES.
Gracias, por esas porquerías que hacen en el colegio con corchitos y
escarbadientes (que casi nunca entendemos para qué sirven pero que
guardamos religiosamente), gracias por los abrazos, los besos, las
lágrimas, los dientes de leche, las cartitas, los chupetes resecos, el
Amoxidal de tantas noches sin dormir, los boletines, las fotos de la
primaria… Son nuestras mejores medallas.
Gracias porque LOS AMAMOS.
Y ése es el amor que nos hace grandes. Lo demás, es marketing…

Date: Sat, 15 Oct 2005 22:00:29 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Lalo MIr <lalomir@sion.com>
Subject: A ver si te sirve
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Esto se lo mandò una amiga a mi jermu por el dìa de las madres. Se que
llega un dìa tarde. Pero es inteligente y sobre todo muy efectista:
hace llorar a las piedras, como quien dice. Me lo imagino leido por
vos. Te van a adorar las viejas.

En el día de la madre la tele nos bombardea durante una semana con
imágenes de electrodomésticos y de mujeres con chicos en los brazos y
frases de posters. Mentiras.
Las mamás no somos amantes del sacrifico y guerreras que todo lo pueden…
Las mamás lloramos abrazadas a la almohada cuando nadie nos ve,
pedimos la peridural en el parto y protestamos en 17 idiomas cuando
tenemos que poner el despertador a las 2 de la mañana para ir a
buscarlos a una fiesta…
Cuando les decimos que no se peleen con ese compañerito que les dice
enanos o cuatro ojos, y les damos toda clase de explicaciones
conciliatorias, en realidad querríamos tener el cogote del pequeño
verdugo entre nuestras manos…
Y también pensamos que la vieja de geografía es un mal bicho cuando
les baja la nota porque no se saben cuantos metros mide el Aconcagua
que al final, a quien cuernos le importa.
No es que nos encante pasarnos horas en la cocina tratando de que el
pescado no tenga gusto a pescado y disimulando las verduras en toda
clase de brebajes en lugar de tirar un Patty a la plancha…. Es que
tenemos miedo de que no crezcan como se debe…
No es que nos preocupe realmente que se pongan o no un saquito….. Es
que tenemos miedo de que se enfermen…
No es que los queramos más cuando se bañan….. Es que no queremos que
nadie les diga roñosos…
No lo hacemos por ustedes. Lo hacemos por nosotras…
Porque ser una mamá no tiene que ver con embarazos, pañales y sonrisas
de aspirinetas. Tiene que ver con querer a alguien más que a una
misma. Con ser capaz de cualquier cosa con tal de que ustedes no
sufran.
NADA, nunca, jamás.
Ustedes nos hacen felices…. cuando les encantan nuestras milanesas,
cuando nos consideran sabias por contestar todas las preguntas de los
concursos de la tele. Cuando vienen llorando a gritos porque se
rasparon la rodilla y nos dan la posibilidad de darles consuelo.
Ustedes nos hacen mejores. Nos dan ganas y fuerzas.
Nos comeríamos un gurka crudo antes de que les toque un dedito del pie.
Nos lavamos la cara y salimos del baño con una sonrisa de oreja a
oreja para hacerles saber que la vida es buena, aunque nos vaya como
el reverendo…
Cantamos las canciones de Chiquititas y vemos Gran Hermano y
escuchamos a Los Piojos y compramos Nopucid y repasamos 500 veces la
tabla del 9 y arreglamos el carburador para llevar a los chicos a
fútbol…
Y armamos 24 bolsitas con anillitos y pulseritas y tratamos de que la
torta parezca un Pikachu y nos buscamos otro trabajo y sacamos
créditos y nos compramos libros y vamos al psiquiatra y al pediatra y
a los videos, y negociamos con los maestros y los acreedores y
recortamos figuritas y nos ponemos lindas y nos enojamos y nos reímos
y nos salimos de quicio y nos convertimos en la bruja y la princesa de
todos los cuentos…. Para verlos felices.
VERLOS FELICES ES LO QUE NOS HACE FELICES.
Ojalá pudiéramos pegar el mundo con cinta scotch (como el velador que
cayó en combate en la última guerra de pijamas party), para que fuera
un lugar mejor para ustedes.
GRACIAS POR HACERNOS MAMÁS.
GRACIAS POR HACERNOS TAN IMPORTANTES.
Gracias, por esas porquerías que hacen en el colegio con corchitos y
escarbadientes (que casi nunca entendemos para qué sirven pero que
guardamos religiosamente), gracias por los abrazos, los besos, las
lágrimas, los dientes de leche, las cartitas, los chupetes resecos, el
Amoxidal de tantas noches sin dormir, los boletines, las fotos de la
primaria… Son nuestras mejores medallas.
Gracias porque LOS AMAMOS.
Y ése es el amor que nos hace grandes. Lo demás, es marketing…

Date: Fri, 14 Oct 2005 07:46:42 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: SB
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
•       Baja Nestor Kirchner. Los episodios de Quilmes son graves no solo por el nivel de violencia, sino por los personajes involucrados. Por un lado, el presdiente de la Càmara de Diputados, Eduardo Caamaño, elegido para el cargo por el bloque del PJ unido, incluso por los diputados nacionales del Presidente. Por el otro, Anibal Fernandez, una de las principales espadas del Presidente. ¿Alguien puede explicar si esto es la nueva polìtica? Imagino dìas difíciles para el ministro del Interior. •    Sube Hugo Moyano. Lo anticipamos varias veces en esta secciòn. Ahora ganò el conflicto con las embotelladoras. ¿Vieron que cuando paran los enfermeros del Garraham los medios los tratan como delincuientes pero con Moyano son mucho màs cuidadosos? •        Baja Lòpez Murphy. Dice que tiene muchas sorpresas para cuando llegue al Senado, pero que “pa ver hay que votar”. Esto sì que es nuevo. Miràndolo bien, por lo menos es sincero: nos hemos llevado cada sorpresa con Menem o De la Rua sin que nadie avisara antes. •   Bajan Marìa Fernandez y Tomàs Inda. Son los jueces chaqueños que liberaron a militares por la masacre de Margarita Belèn. Se inició su juicio político. •       Sube la gripe del pollo. Ya hubo casos en Rumania, Turquía y uno en Colombia. Es la nueva amenaza de epidemia que sacude al mundo. Ojo, Ginés: es imporante que los argentinos estemos preparados. •    Sube el dòlar. Sube en todo el mundo. Sube porque, a contramano de lo que pasò en los ùltimos meses, en la regiòn hay slida de capitales y no ingresos. Pero eso, de alguna manera, significa mayor recaudación, màs competitividad y menos presiòn inflacionaria porque elGobierno no debe emitir para mantenerlo alto. •      Sube Aljandra Di Zeo. Es la madre del joen asesinado en el peaje de la autopista. “No tengo sed de sangre ni de venganza”, dijo. Hay que decir eso cuando te matan un hijo. En esos casos, todas las reacciones son comprensibles. Pero cuanto ayuda a construir un paìs distinto, la reacción de Alejandra Di Zeo. •   Baja Bush. Su popularidad cayò al 39 por ciento.

Date: Wed, 5 Oct 2005 08:35:19 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject:
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Sube Pablo Moyano. Ya lo hemos destacado en esta secciòn. Los MOyano estàn conformando el poder sindical que se viene. Hoy se pelean con Cavalieri, mañana coto, pasado con la SMATA de Josè Rodríguez, hoy con la Coca Cola. Kirchner cree poder manejarlos, pero ¬creanme—este es un proyecto de poder que, para bien o para mal, trasciende de a Kirchner. ¿Còmo decirlo? Ojo con Moyano. Sube y baja Horacio Guarany. Fue comunista en los tiempos de “Si se calla el cantor, calla la vida, porque la vida misma es todo un canto”. Fue menemista en la época de la pizza con champagne. Fue tan pero tan fonetista, que le compuso una chacarera en homenaje al ex banquero pròfugo Raùl Moneta. “A don Raùl”, se llamaba. Ayer estuvo en el acto de Cristina Kirchner con los artistas. ¿Cuándo sube y cuando baja? A mi don Horacio me marea. Hic. Ah! Tambiènm estuvo con Cristina Leonor benedettp. En la pròxima ¿estarà tambièn la Goris? Baja Luis Barrionuevo. Quieren una extoriòn clarita, clarita, clarita. Escuchen lo que dijo ayer Luis Barrionuevo. “Ese hombre (por el presidente) me va a necesitar a mí para llegar al 2007. La CGT estabiliza o desestabiliza, porque yo me paro en la central obrera y digo que vamos por más aumentos salariales y empezamos con las huelgas”. Ecuchen lo que luego pronosticò: “El Presidente se va a abrazar con todos los gobernadores, con el peronismo, con la CGT, para poder terminar su mandato, así que vamos a tener que apoyarlo porque se vienen dos años muy difíciles”. Me tienta decir que no se dio cuenta que el pasado ya pasò y que èl no fue pero, de repente, recuerdo que es el principal aliado de Moyano en la CGT. Y me acuerdo del bloque a la Coca Cola. En fin, mejor ni pensar ciertas ideas. Sube Michelle Bachellet. “En Chile hemos avanzado en materia de crecimiento económico, y también hemos fortalecido las políticas sociales obteniendo logros notables: la población bajo línea de pobreza disminuyó de un 40% al 18%. Sin embargo, persiste una gran desigualdad en la distribución del ingreso. Mi propuesta tiene dos planos. Por un lado, he señalado que podemos terminar con la indigencia dentro de los próximos años. Y por el otro, también podemos avanzar rápidamente apuntando a las causas que reproducen la desigualdad. Y eso significa poner el foco en más y mejor educación, previsión, salud, y apoyo al emprendimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas. En educación he propuesto que bajo mi gobierno alcancemos cobertura universal en la educación preescolar. Ahora, hay otras inequidades que es importante enfrentar por lo que me he comprometido a una reforma provisional. Y a eso me voy a abocar”. Baja Nestor Rojas Es el lider piquetero del grupo de Luis D Elìa que fue descubierto ayer por La Naciòn repartiendo electrodomèsticos entre gente humilde. “Camas, armarios, cocinas, lavarropas, secarropas, colchones, membranas y chapas”, es lo que recibiò en su local para repartir. Es gracioso que se queje Mussi, el intendente de Berazategui, que era ministro de Salud cuando Ruckauf repartìa zapatillas con su firma. La ayuda social debe ser del Estado, planificada, institucional y limpia. Debe haber un registro ùnico. Cuando uno construye poder con pràcticas que dan vergüenza,  lo único que hace es degradarse a sì mismo. Baja Patti. El candidato a diputado pidiò una medalla para un comerciante de Bahìa Blanca que baleò a dos delincuentes. Ya sabemos la tendencia de este personaje a la bestialidad. Solo un consejo: en general, estas historias de justicia por mano propia terminan mal. No se dejen llevar por malos consejos. 40 mil muertos en Brasil el ùltimo año porque los particulares manejan armas. Suben los chicos. Bajó la mortalidad infantil al 14,4 por mil. Sigue siendo una cifra espeluznante. Pero es uina tendencia para celebrar. 118 en Jujuy. 192 en Misiones

Date: Wed, 28 Sep 2005 17:54:31 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Rosa, rosa
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Que optimista me despertè hoy, no? La semana que viene vuelve el
gorilismo habitual.
 La vida color de rosa.doc

Date: Wed, 21 Sep 2005 18:23:29 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>
Subject: Allì va
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

 campañas.doc

Date: Wed, 14 Sep 2005 17:20:24 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
To: Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>
Subject: Caniches
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Que os aproveche. Creo que está buena. Vale por dos.
 Vida de perros.doc

Date: Sun, 4 Sep 2005 21:21:59 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: cosaspasan
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

 Las cosas pasan.doc

Date: Thu, 1 Sep 2005 11:39:38 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ralvarado@hotmail.com
Subject: Se agradece
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Gracias por el mail, Raquel. Conozco, no con tanto detalle, pero
conozco la trayectoria de Astori. Solo lo comparé en el rol de
“garante” que le otorgan desde los sectores financieros y por eso
destaqué que me parece positivo que las políticas públicas se
discutan, sobre todo en el terreno educativo, con más libertad. A
veces, es difícil expresar matices como corresponde.
No soy ni de lejos el mejor periodista político.
Otra vez gracias.

Date: Wed, 31 Aug 2005 19:12:44 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>
Subject: Van dos páginas
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Título:
Espejismos
Bajada o recogido principal:
Nunca, desde 1983, el Congreso fue tan inútil. Nunca se lo inundó
tanto con familiares. La complicidad de Kirchner y Duhalde en la
construcción de un poder legislativo repleto de hombres grises,
mediocres, que son solo tropa de uno u otro y ya no hacen otra cosa
que obedecer o silbar bajito.
Segundo recogido:
Como ocurre con todo, no es responsabilidad solo del Gobierno. Si
Cristina Kirchner fuera opositora, seguramente encontraría la manera
de hacerse oir. Pero es oficialista
   Por Ernesto Tenembaum
   El Congreso no existe.
   Parece que existe.
   Miles de personas encuentran allí una manera de vivir.
   Pero, en realidad, no existe.
   Es una ilusión.
   Carísima.
   Pero apenas una ilusión.
   En todo el año, la Cámara de Diputados se reunió en sesión apenas
nueve veces. Es decir, que batió el record de inactividad de las
peores épocas de Raúl Alfonsín o Carlos Menem. El control que la Casa
Rosada ejerce sobre el Poder Legislativo a través de los bloques del
PJ ha provocado que, cuando se necesita reunir gente para derrocar a
José María Diaz Bancalari, los soldados se juntan, pero solo en ese
caso.
   No es lo peor que le puede pasar a un sistema republicano.
   En la provincia de Buenos Aires, la situación es exactamente
inversa. El gobernador Felipé Solá denunció que duhaldistas y
radicales traban permanentemente la acción de su Gobierno: la última
desobediencia consiste en trabarle sistemáticamente a los candidatos
que Solá mandó para reemplazar al frente del Banco Provincia a Jorge
Sarghini, quien renunció para incorporarse a la lista de Chiche
Duhalde. No es un tema pequeño. La conservación de la banca pública
depende de su administración eficiente: el duhaldismo, primero, vació
el Banco Provincia, y ahora lo toma como rehén de una interna.
   Son como espejos invertidos.
   Cuando Kirchner controla el Congreso, no solo lo transforma en
oficialista: lo silencia para que nada lo fastidie.
   Cuando Duhalde, ahora opositor, controla la legislatura, la
transforma en un bastión de resistencia al Poder Ejecutivo.
   Para ninguno de los dos el Poder Legislativo es un ámbito de
discusión de las políticas públicas o de diseño del país a largo plazo
o de surgimiento de propuestas que complementen la gestión del Poder
Ejecutivo.
   El Congreso es una amenaza: se la desactiva, desde el kirchnerismo,
o se la ejerce contra Solá, desde el duhaldimo.
   Cualquiera que conozca la historia de las carísimas legislaturas de
provincia podrá llegar a la misma conclusión: se trata de un depósito
de hombres grises, tristes, mediocres, que difícilmente tendrían éxito
en la actividad privada, a los que casi ningún votante conoce, y que
cuidan su quintita para sobrevivir el mayor tiempo posible, agarrados
de los pantalones de un jefe frente al cual tiemblan.
   Los concejos deliberantes funcionan de la misma manera, salvo
cuando el poder está dividido, como ocurrirá en distintos distritos
del conurbano después de octubre. Varios intendentes perderán entonces
sus mayorías y los concejos no serán amenazas sino campos de batalla:
la tropa de cada jefe peleará violentamente por su porción de la
bendita torta.
   Eduardo Bauzá, quien hace tanto tanto tiempo era el Maquiavelo de
Carlos Menem, lo supo expresar como nadie: “Cuando uno es diputado, se
despierta pensando “a quién puedo joder hoy”. En cambio, cuando uno es
ministro, lo que piensa es “quién me puede joder hoy”.
    Pero ni esas maldades ocurren hoy.
    Si el jefe ordena levantar la mano, lo hacen.
   Si les ordena trabar un proyecto, también.
   No es casualidad, en este contexto, la proliferación de familiares
que entrarán al senado y a Diputados este año. Al menos diez
provincias, serán representadas por hermanos, hermanas, esposos o
esposas de líderes políticos.
   El Presidente promueve a su esposa en Buenos Aires y a su hermana
en Santa Cruz.
   Un ex presidente a su esposa en Buenos Aires.
   Otro ex presidente llegará al Senado por San Luis, donde gobierna su hermano.
   El vicegobernador de Formosa ubicó a su mujer, lo mismo que el
Gobernador de Jujuy. El Gobernador de La Rioja, el jefe de Gobierno de
la Capital, el intendente de La Rioja a sus hermanas. El Gobernador de
San Juan mandó a uno de sus hermanos a Diputados y ahora manda a otro
al Senado. Los Saadi y los Barrionuevo desde Catamarca, los Cavallo y
los Zamora desde la Capital, son otros de los familiares de una
política que se ha vuelto cada vez más familiar, porque ya nadie puede
confiar en nadie que no sea vínculo de sangre.
   Los derechos de las mujeres y de los niños, las leyes de salud
reproductiva, la legislación laboral, el marco regulatorio de las
empresas de servicios, la coparticipación, la negociación de la deuda
externa, los decretos de necesidad y urgencia, de esta manera, no son
parte de la tarea de diputados y senadores.
   Es increíble que, por ejemplo, Gines González García haya propuesto
la despenalización del aborto y nadie en el Congreso, ninguna
integrante del 33 por ciento del cupo femenino, por ejemplo, haya
sumado su voz a esa iniciativa.
   Todos están esperando el chasquido de los dedos.
   Son, apenas, miembros de una tropa acostumbrada a obedecer.
   Para ningún presidente es un motivo de alegría tener que negociar
con un Congreso donde los legisladores piden explicaciones, sugieren
caminos alternativos, defienden a sus votantes, controlan.
   Por eso, por ejemplo, en las provincias, los caudillos como
Duhalde, Kirchner, o Rodríguez Saa, disciplinaron a los legisladores
para que les aprueben todo lo que les mandan desde el Ejecutivo, y
nada más que eso. Hasta les da una coartada: cada vez que no pueden
explicar algo, dicen: “lo aprobó la legislatura”, que es como decir
ellos mismos.
   Nunca antes ese fenómeno se había repetido al mismo nivel en el
Congreso, donde, mal que mal, el debate siempre existió.
   Como todo, no es responsabilidad solo del Gobierno.
   Si Cristina Kirchner fuera opositora, seguramente encontraría la
manera de hacerse oir.
   Pero es oficialista
   Y el oficialismo es tan poderoso, que mejor no discutir nada, no
proponer nada sin pedir permiso, no hacerse notar.
   Total: hay decenas de miles de personas que viven de lo que no se
hace en el Congreso, en las legislaturas, en los concejos
deliberantes.
   Viven de espejismos.
   De espejitos de colores.
   No es una mala manera de vivir.
 espejismos.doc

Date: Mon, 29 Aug 2005 11:36:48 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Leonora Djament <ldjament@kapelusz.com.ar>,
        Leonora Djament <ldjament@sion.com>
Subject: Preocupación
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Hola, Leo.
Tengo algunas dudas sobre la liquidación que me transmitió Silvana. El
número final es de 21 mil pesos, cuatro mil menos del que vos me
habías adelantado. Pero mis dudas no tienen que ver basicamente con
esa diferencia sino con una cuestión de mera lógica aritmética. Te lo
explico.
* Hasta aquí, entre adelantos y el pago de febrero, yo había cobrado
el equivalente a 5000 ejemplares (poco más de 15 mil pesos). Te
acordás que, cuando te pregunté cuanto cobraría ahora, yo calculé 27
mil pesos? Era, a ojo, lo que correspondía a una venta de 14000. 5000
ya habían sido cobrados, quedaban 9000, por tres = 27000.
* Vos me dijiste 25000. Me pareció razonable: refleja una venta de
13500: cinco mil ya habían sido cobrados, y ocho mil quinientos (por 3
da poco más que 25000) se cobraban ahora.
* La cifra de 21000, en cambio, no me cierra. Son siete mil ejemplares
nuevos liquidados, más los cinco mil previos, da un total de 12000
ejemplares. Cuando volví de vacaciones, en febrero, vos me dijista que
ya habíamos vendido esos 12000, y cada mes posterior, subía la
cantidad. Además, él grueso de la venta no fue en las últimas semanas
sino en los primeros meses del año: no hay posibilidad de retrasos.
¿No habrá alguien haciendo malabares en el área de la empresa donde
vos no trabajás?
Se que no tenés nada que ver con todo esto y que te va a llamar tanto
la atención como a mi y lamento tener que hablar de plata con vos.
Quizá hay alguna explicación que se me escape.
Nó sé.
Contame lo que puedas averiguar.
Un beso
Ernesto

Date: Wed, 17 Aug 2005 14:51:15 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: Feos sucios y malos
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Por Ernesto Tenembaum    Una cicatriz que recorre la mejilla, en diagonal, de lado a lado.    En el centro del escenario, hay generalmente un abogado de modales relativamente pulidos, que difunde los grandes lineamientos estratégicos para el futuro de la Nación, con cierto encanto, una sonrisa incomparable, que se conmueve cuando le alcanzan bebes para que los bese justo en el momento en que, oportunamente, aparece un fotógrafo.    Detrás del cortinado, en cambio, está ella. La cicatriz. La mueca que nadie quiere ver y mucho menos mostrar.    La cicatriz es un puntero, un matón, un pasador de quiniela clandestina, un proveedor del Gobierno que conduce una empresa negra, no declarada, ilegal, un tratante de  blancas, un intendente impresentable.    Esa horrible cicatriz.    La visita que Nestor Kirchner hizo este miércoles a Raúl Otahacé en Merlo es la expresión nueva de un fenómeno repetido en la política argentina: tarde o temprano, los líderes de la política grande ¬todos—bajan al barro a bendecir a los personajes más oscuros del conurbano bonaerense.    La historia es más o menos así.    Los caudillos bonaerenses son los recolectores de votos más eficientes de la Argentina. Nadie arrastra tanta gente como ellos. De allí su fuerza. Herminio Iglesias, Juan Carlos Rousellot, Mario Ishi, Manuel Quindimil, Alberto Pierri, Hugo Curto, Alejandro Granados. Raúl Otahacé, Luis Patti, Aldo Rico, entre tantos otros, son o han sido fuertes en las zonas más pobres, pobladas y violentas del país.    No es fácil ser un líder en esos conglomerados sociales.    Según quien lo cuente, se trata de conducir, de controlar, de ser la expresión de una compleja red donde se entremezclan dueños de empresas clandestinas, pasadores de juego, comisarios pesados que muerden su parte de la torta, punteros de la droga, todo tipo de vivillos y, últimamente, también líderes piqueteros.    Las reglas de juego que orientan, ahí abajo, la lucha por el poder son infinitamente menos sutiles, que en la así llamada “alta política”.    Para instalarse en la cúspide de esas pirámides, hay que ser un duro.    Saber sobrevivir en el barro.    Tener marcada en la mejilla esa horrible cicatriz que cae, en diagonal, de lado a lado.    Ellos manejan ese poder como nadie. Una vez que se instalan es muy difícil sacarlos. Pero, la misma razón que explica su eficiencia ahí abajo, permite entender por qué fracasan cuando pelean arriba.    Son feos, sucios y malos.    ¿Por qué razón Pierri o Herminio, fracasaron cuando quisieron trascender sus distritos? ¿Qué extraña lógica explica que Quindimil o Curto no quieran asomar la cabeza afuera de Lanùs o Tres de Febrero? ¿Cómo entender las caídas abruptas de Rousellot o Julio Carpinetti?    Los códigos que, en el barro, les permiten manejar el poder, los hace terriblemente vulnerables cuando son enfocados por las luces del centro.    Solo Eduardo Duhalde pude sobrevivir, y a medias, a ese maleficio.    El caudillo del conurbano está hecho para el conurbano.    Fuera de ese habitat, le pasa lo mismo que al pez fuera del agua: pierde el aire.    Herminio era el jefe de Avellaneda: cuando el país entero vio su horrible cicatriz, perdió. Es injusto pero es así: habitan los sótanos y es preferible que se queden allí.    Y, entonces, llegan los otros, los abogados, los señoritos, la gente bien: Antonio Cafiero llega desde San Isidro, Felipe Solá desde Barrio Norte, Carlos Ruckauf desde Caballito, o Nestor Kirchner desde Santa Cruz..    Son los abogados, los hombres de la alta política, los que tienen facilidad de palabra. No crecieron en el barro, pero lo necesitan o le temen. No tienen tantas marcas, pero sin los hombres marcados sienten que perderán las elecciones.    La relación entre la alta y la baja política es así de cínica: esta junta votos, la otra accede al gran poder; esta se asegura el dominio territorial, aquella la Casa Rosada. Detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer, y de todo presidente, una cicatriz, alguien que pelea en el barro, con las peores armas. Cuando cada uno ocupa su rol ¬nadie invade el terreno de nadie—la división de tareas es de lo más armónica: Kirchner le asegura a Otahacé la lista completa de concejales a cambio de que él junte votos para la senadora Cristina Fernandez.    Y todos contentos.     En una época, claramente hasta antes de la dictadura militar, esa era la relación que existía entre los políticos peronistas y los sindicatos. La “pesada” sindical apoyaba a tal o cual candidato o gobernador, que a su vez intentaba disimular su base de sustentación. Desde la llegada de la democracia, ese rol lo cumplen los caudillos bonaerenses.    Y está claro que ¬por táctica, por convicción, o por falta de voluntad– no ha cambiado mucho esa dinámica.    Si se tratara solo de un juego de poder, sería apenas una anécdota. Pero ese círculo vicioso ¬yo te apoyo porque es la única manera de construir poder, vos me apoyas porque es tu única manera de mantenerte en el poder—es letal para la construcción de una sociedad diferente. En el conurbano vive una proporción enorme de la población argentina. En ningún lugar hay tantos pobres, tantos marginales, tantos desahuciados. En ninguna otra parte se necesita tanta salud, tanta educación, tanta vivienda, tanta infraestructura.    La dirigencia local, en general, representa a esa estructura social y no pretende cambiarla, porque es el agua donde sabe nadar.    Y los referentes de la alta política tienen responsabilidad en que todo siga así. Uno de los argumentos más cansadores del kirchnernismo sostiene que todos esos intendentes son votados por la gente, algo que es cierto, ya que ¬entre otras cosas– son los dueños del aparato del Estado, pueden repartir favores y castigar opositores. Cada vez que, como ahora, desde el poder nacional se los respalda, la oposición ¬la posibilidad de formar nuevos dirigentes—languidece y tiende a morir. Los disidentes se entregan, se dan por vencidos, se apartan o se corrompen.    Y el círculo vuelve a empezar.    Y él  próximo líder que llegue para cambiar la Argentina explicará que no tiene otro remedio que pactar, porque de otra manera se le licuaría el poder: y además, la gente los vota.    Es curioso que esto sea así, porque los líderes locales fueron derrotados, hace solo ocho años, por Graciela Fernandez Meijide, una dirigente sin ninguna estructura en la provincia de Buenos Aires.    Las reverencias del poder nacional a los intendentes más cuestionables, ¿no reflejan cierta falta de audacia, el temor que los abogados de los círculos más selectos siempre le tienen a los hombres que llevan cicatriz en la mejilla?    ¿No hay, realmente, posibilidades de reformar de manera más audaz el estilo del poder en el conurbano?    Sea como fuere, las bases de la “alta” política argentina, están apoyadas en ese barro.    Sus raíces, sus fuentes de sustentación, su lógica más elemental se puede percibir en las caras de esos hombres que, enfocados por los reflectores del centro, provocan grititos de horror.    Son feos y sucios y malos.    Pero saben de qué se trata la cosa.    Qué es lo pasajero, y qué es lo permanente.    La naturaleza de la rosca.    Cuando escuchan a los abogados hablar, a su lado, sonrien.    Aunque no es exactamente una sonrisa, tipo JFK.    Es una mueca.    Son gente dura.    Y los duros no sonríen como los demás.

Date: Wed, 17 Aug 2005 14:50:07 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Feos sucios y malos
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

 Feos, sucios y malos.doc

Date: Wed, 10 Aug 2005 19:10:58 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: Recogido
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

 Recogido.doc

Date: Wed, 10 Aug 2005 18:55:35 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject:
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com

 Un presidente sitiado.doc

Date: Wed, 3 Aug 2005 15:10:55 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>,
        Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>
Subject: Cromagnon
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Que te garue finito. Alquilate six feet under. Si te bancas el primer
capítulo, no la dejás más. Un abrazo judeo-peronista.
 Título.doc

From:   “Mex Urtizberea” <mex@fibertel.com.ar>
To:     “Ernesto tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Subject: entrenete mequetrefe
Date:   Mon, 25 Jul 2005 18:58:41 -0300
ar
ahi va.

el tipo
 EL CRIMEN NO PAGA 2.zip

Date: Wed, 20 Jul 2005 16:08:46 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dolores Bosch <doloresb@veintitres.com>,
        Guillermo Alfieri <guax25@hotmail.com>
Subject: aqui van 7000

 La AMIA.doc

Date: Wed, 20 Jul 2005 12:37:45 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: fv24@cornell.edu
Subject: insisto
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Recibiste nuestra foto?

Date: Fri, 15 Jul 2005 19:14:43 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: fv24@cornell.edu
Subject: Fotito
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Que te parece esto? Ojalá te haya llegado bien.

Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Subject: RE: Vuelo
Date: Thu, 14 Jul 2005 19:10:07 -0300
From: “David Ramirez” <Dor@ElOsoProducciones.com.ar>
To: “Ernesto Tenembaum” <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Ernesto:
Tengo las notas. Ya hable con Dolores.
Saludos.
PD: te comento que se agoto con estos pasajes el saldo que disponías.
Lic. David Ramirez
  Administración
   & Finanzas
—–Mensaje original—–
De: Ernesto Tenembaum [mailto:ernesto.tenembaum@gmail.com]
Enviado el: Jueves, 14 de Julio de 2005 05:06 p.m.
Para: David Ramirez
Asunto: Vuelo
Codigo de reserva HPOJFR
Pasajero Alejandra Glombovsky
ida: 22/7 10.50 vuelo 2776 BSAS-Resistencia
vuelta 24/7 20.27 vuelo 1787 Rsistencia- Buenos Aires
Precio 480
Codigo de Reserva JWRFJF
Pasajeros Tenembaum Juan y Gaston
vuelta 24/7 20.27 vuelo 1787 Resistencia-Buenos Aires
Precio 335

Date: Thu, 14 Jul 2005 17:05:35 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: Dor@ElOsoProducciones.com.ar
Subject: Vuelo
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
Codigo de reserva HPOJFR
Pasajero Alejandra Glombovsky
ida: 22/7 10.50 vuelo 2776 BSAS-Resistencia
vuelta 24/7 20.27 vuelo 1787 Rsistencia- Buenos Aires
Precio 480
Codigo de Reserva JWRFJF
Pasajeros Tenembaum Juan y Gaston
vuelta 24/7 20.27 vuelo 1787 Resistencia-Buenos Aires
Precio 335
Date: Thu, 14 Jul 2005 12:12:18 -0300
From: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
Reply-To: Ernesto Tenembaum <ernesto.tenembaum@gmail.com>
To: ertenembaum@hotmail.com
Subject: cambio
Delivered-To: ernesto.tenembaum@gmail.com
cambie

<st

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s